Para el FMI, el tipo de cambio real debe asegurar la acumulación de reservas

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario, Rodrigo Valdés, evitó opinar sobre un supuesto atraso del dólar en la Argentina, aunque advirtió que "las políticas deben ser consistentes y que esto incluye el nivel del tipo de cambio real".

El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Valdés, consideró este viernes que el tipo de cambio real debe asegurar la acumulación de reservas para la Argentina, durante una conferencia de prensa realizada en Washington, en el marco de las Reuniones de Primavera del Fondo y del Banco Mundial.

A partir de una pregunta de la periodista Liliana Franco, de Ámbito, sobre si el FMI considera que el tipo de cambio actual en Argentina se encuentra en equilibrio o está atrasado y debe estar más alto, Valdés evitó meterse en el debate y dar una definición respecto.

"Como saben, es un ejercicio muy difícil en todos los sentidos. Lo que puedo decir es que es crítico, que las políticas deben ser consistentes y que esto incluye el nivel del tipo de cambio real, que es un resultado, no una política, para asegurar la durabilidad y la estabilidad en la acumulación de reservas".

Valdés dio a entender que la próxima revisión del programa de la Argentina con el FMI está encaminada, al indicar que las metas a fines de marzo se cumplieron con "márgenes importantes". También destacó que las conversaciones actuales entre el Gobierno y el Fondo están enfocadas en mejorar la "calidad y durabilidad" del ajuste fiscal, y en cómo adaptar la política monetaria para reforzar la caída de la inflación y la acumulación de reservas.

"Estos días estamos en conversaciones activas con las autoridades, estamos trabajando para completar la octava revisión del programa apoyado por el Fondo", dijo el funcionario.

"Nuestras discusiones se han centrado en políticas para mejorar la calidad y durabilidad del ajuste fiscal que todos conocen bien, y también en cómo ajustar mejor las políticas del Banco Central para continuar reduciendo la inflación y reconstruir las reservas", señaló.

El Gobierno pretende un nuevo desembolso del FMI

La exposición de Valdés llegó en medio de las especulaciones sobre un desembolso de fondos frescos para la Argentina -el funcionario evitó responder de manera directa sobre esa posibilidad, pero dejó en claro que las conversaciones actuales no pasan por ese lado- y una incipiente discusión acerca de la consistencia del marco de políticas del Gobierno.

El Banco Central ha recortado la tasa de interés -a contramano de lo que sugieren los libros para un plan de estabilización- y varios economistas advierten que el dólar ya está atrasado, porque la tasa de devaluación, el llamado crawling peg, corre detrás de la inflación mensual.

Valdés fue particularmente prudente a la hora de responder preguntas sobre la Argentina, leyendo una declaración que llevó preparada a la conferencia de prensa, y esquivando las definiciones tajantes sobre el dólar y el cepo, dos temas particularmente sensibles del programa económico, y en línea con la prudencia que suele empapar a los mensajes de los funcionarios a la hora de hablar de la Argentina, el principal país deudor del Fondo.

Con ese trasfondo, Valdés volvió a poner paños fríos a la salida del cepo. "Por supuesto, cualquier eliminación de los controles deberá considerarse cuidadosamente, teniendo en cuenta el alcance de los desequilibrios que aún tiene la economía y los colchones de reservas para fortalecer el marco de políticas", indicó Valdés.

DEJA TU COMENTARIO: