Histórica y multitudinaria marcha en defensa de la universidad pública y en contra del ajuste de Milei

Más de un millón de personas se movilizaron en distintos puntos del país para exigir mayor presupuesto para las universidades públicas y en contra del brutal ajuste del Gobierno. Estudiantes, docentes, diversos espacios políticos y ciudadanos de distintas partes dijeron presente en una de las movilizaciones más convocantes de los últimos años.

La comunidad educativa recorrió este martes las calles de todo el país en lo que se convirtió en una jornada histórica, de esas que quedarán seguramente en la memoria del pueblo argentino, en defensa de las universidades públicas frente al fuerte ajuste de Javier Milei. La Ciudad Buenos Aires fue el epicentro de la movilización que concentró a unas 800 mil personas a lo largo de un extenso recorrido que culminó en una Plaza de Mayo rebalsada. Se estima que a nivel nacional se movilizaron más de un millón de personas.

En la previa, cientos de estudiantes de distintas carreras de la Universidad de Buenos Aires se reunieron en Ciudad Universitaria para realizar una vigilia esperando el inicio de la marcha. Los videos en las redes dieron cuenta de como algunos aprovecharon a repasar apuntes con sus grupos de estudio y otros tantos usaron su creatividad para armar pancartas, pintar carteles y prepararse para la extensa jornada.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por C5N (@c5n)

Hasta el clima amenazaba con ser un impedimento pero este martes, pero curiosamente, el cielo de la Ciudad amaneció despejado y para el mediodía, un azul limpio cubría todo.

Cerca de las 14, las calles que rodean el Congreso se poblaron de las fuerzas de seguridad, tal como lo indica el protocolo “antipiquete” ideado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y ya utilizado en la movilización de la CGT de enero pasado y en cada protesta en torno al debate del DNU y la Ley Ómnibus en el Senado y la Cámara de Diputados.

En la Plaza y en las veredas, cientos de banderas de distintos colores políticos, organizaciones sindicales y movimientos sociales esperaban a la comunidad educativa que iba llegando. Para las 15.30, hora pactada para que el despliegue hacia Plaza de Mayo, la zona estaba desbordada y las calles paralelas y las que desembocan en el edificio del Parlamento solo mostraban a cientos que se iban acercando.

Marcha Universitaria

"Existen un montón de motivos pero no podes cuestionar esta marcha", reclamaba una mujer a su amiga mientras se aproximaban a la puerta del vallado Cine Gaumont. Personal policial cubría el frente del edificio y se extendía por toda esa cuadra, un día después de que el Gobierno anuncie el desmantelamiento del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), en otra provocación a la cultura. Incluso, algunos artistas se sumaron a la convocatoria por la educación y caminaron las calles junto a tantos otros.

Sin duda, los estudiantes fueron los protagonistas de la extensa jornada. De las más variadas carreras, de distintas facultades e incluso, de instituciones privadas, se sumaron a la convocatoria.

Universidades de Rosario, Santa Fe, Mar del Plata, La Plata y el Conurbano bonaerense dijeron presente y los conjuntos se fueron añadiendo, uno detrás del otro, formando una interminable columna sobre Avenida de Mayo. Mientras tanto, en distintos puntos del país, la imagen se repetía.

Marcha universitaria federal

Pero los jóvenes contaron en esta oportunidad con el apoyo de otros numerosos sectores: cientos de jubilados acompañaron el reclamo, a su ritmo, con sus carteles. Uno de ellos explicó que era hijo de inmigrantes europeos y que, gracias a la universidad pública, había podido formarse profesionalmente y ejercer la medicina durante cinco décadas. "Después me siguió mi hija y ahora mi nieto, todos en la educación pública. En mi familia sabemos en carne propia lo valiosa que es la universidad estatal”, expresó a C5N jubilado ante la atenta mirada de su hija y su esposa.

"Podés haber votado a este gobierno pero hoy tenés que estar en la plaza igual", aseguró Iara que estudió Economía en una universidad privada porteña y hoy trabaja en una multinacional del sector de seguros. “Vine con mis compañeros de trabajo, nos dejaron salir antes de la oficina para venir”, agregó, contenta por poder estar en una convocatoria de estas características.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por C5N (@c5n)

Minutos después de las 16, miles de personas comenzaron a movilizarse mientras otros cientos continuaban sumándose. Los autoconvocados, en grupos, con amigos, de diversas edades, familias enteras con hijos que, quizás en el futuro, quieran contar con el derecho a ser profesionales recibidos en una universidad.

La gran mayoría llegaban con un libro en la mano, sumándose a la iniciativa lanzada días antes en las redes sociales. Desde un balcón sobre Rivadavia, una abuela les arrojó un par de libros de su propia biblioteca para los que se habían olvidado el suyo.

Volvió a escucharse el “En Argentina nací” que cantó todo un país en diciembre de 2022 cuando la Selección argentina gritaba campeón en el mundial de Qatar. Pero en lugar de Diego y Lionel, en esta oportunidad fue la “tierra de Milstein y Houssay”, dos de los cinco ganadores de premios Nobel y exponentes del alto nivel científico del país.

Los profesionales, recibidos en distintas facultades privadas, se mezclaban entre los estudiantes. Docentes con sus guardapolvos y profesionales de la salud con sus ambos se reencontraban con el clima estudiantil en un escenario impensado.

Pero también estuvo presente, a lo largo de la tarde y de manera incansable, el grito que invita a saltar a aquellos que no votaron a Javier Milei.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por C5N (@c5n)

El mismo Milei, que ya había anticipado sus intenciones con la educación pública durante su campaña presidencial, ponía en duda la esencialidad de la educación. “No es un derecho porque alguien lo tiene que pagar”, justificaba durante una entrevista televisiva.

“Es una maquinaria que lava cerebros y que forma a la gente en ideas socialistas cuyos valores de fondo son la envidia, el odio y el resentimiento”, apuntó en aquel momento y esta tarde volvió a ratificarlo a través de las redes sociales.

Un cartel con letras rojas que rezaba “Cuando no naces rico, estudiar es el mayor acto de rebeldía contra el sistema”, era llevado por Joel, un joven de 20 años, estudiante de Ingeniería en la UTN. Hijo de un albañil y una ama de casa, se convirtió en el primero de su familia en ingresar al sistema universitario y sintió “la necesidad” de estar esta tarde.

El punto final del largo recorrido, que había iniciado en la mañana en Ciudad Universitaria y que contó con varios nodos, la Plaza de Mayo, se convirtió en un lugar inalcanzable para miles. A las 17 llegar era una tarea imposible y había que conformarse con escuchar desde las calles, incluso a un par de cuadras del escenario principal.

Pero sin importar la ubicación, la cantidad de cuadras caminadas o el lugar desde venían, el sentimiento en todos los que estuvieron fue el mismo: defender la educación pública, esa que salvó a cientos de familias, esa que brindó oportunidades a millones de argentinos y que hoy el Gobierno amenaza con hacer desaparecer.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: