Por qué es importante proteger la Clave Fiscal de AFIP y qué consejos debés seguir

La Administración Federal de Ingresos Públicos dio a conocer el paso a paso que se debe seguir para crear una clave segura y cómo protegerla.

La Clave Fiscal puede solicitarla cualquier individuo ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y, al ser de una contraseña de suma importancia, el organismo cuenta con una aplicación que permite generar esta combinación secreta que son de corta duración: el Token AFIP. Es fundamental protegerla y es por eso que el ente de recaudación da algunos consejos.

Esta aplicación reduce las posibilidades de que la Clave Fiscal sea robada y el mismo te permite incrementar el nivel de seguridad. Es de uso obligatorio para quienes operen con nivel 4 de seguridad. Conocé los detalles.

Clave Fiscal de AFIP: de qué se trata

La Clave Fiscal es una contraseña personal, segura e intransferible que se debe utilizar para los trámites y transacciones con la AFIP. También es necesaria para otros organismos nacionales, provinciales y municipales de manera segura.

Recordá que esta clave, bajo ninguna circunstancia, será solicitada por el organismo ni sus agentes, ya sea de forma verbal, telefónica, correo electrónico, rede sociales o WhatsApp.

Cómo proteger la Clave Fiscal de AFIP

La Clave Fiscal se puede proteger de dos maneras distintas. A continuación, los detalles:

Qué información evitar

  • Información personal como nombre, fecha de nacimiento, DNI, nombre de mascota, número de teléfono, etc.
  • El nombre de usuario asociado a la clave.
  • Contraseñas triviales o fáciles de descubrir. Tampoco las que se ofrecen en los ejemplos explicativos de construcción de contraseñas robustas.
  • Patrones de teclado (qwerty y/o qazwsx), números en secuencia (1234) o siguiendo un orden alfabético (abcde).
  • Los mismos caracteres, como por ejemplo "111222".
  • La misma clave para diferentes servicios de internet, como por ejemplo email, chat, homebanking, etc.

Prácticas recomendadas

  • Guardá o escribí la clave en archivos físicos o electrónicos que puedan ser leídos o vistos por otras personas.
  • Almacená la clave en el navegador web mediante la opción Recordar contraseña y deshabilitar la función Autocompletar formularios y contraseñas.
  • Compartí la clave con otras personas, ni enviarla por correo electrónico, SMS, mensajería o cualquier otro tipo de medio electrónico.
  • Accedé a los sistemas de la AFIP desde sitios públicos o computadoras de uso compartido.
  • Se sugiere cambiar la clave periódicamente, aún cuando el sistema no lo solicite.
DEJA TU COMENTARIO: