La confesión de Dani Alves en prisión

El exfutbolista de Barcelona se encuentra detenido en el Centro Penitenciario Brians 2, acusado de haber abusado sexualmente de una joven de 23 años en un boliche de la ciudad de Cataluña.

Con nuevos abogados, la estrategia de la defensa es presentar este lunes un recurso contra la prisión y así tratar de convencer a la Justicia catalana que no existe riesgo de fuga, pese a que ya le rechazaron algunos intentos.

Cristóbal Martell, el representante legal del jugador explicó que el detenido está dispuesto a aceptar cualquier medida de control, es decir, una pulsera, retirada de pasaporte o firma cada día en el juzgado, para poder salir de prisión y permanecer en su domicilio de Barcelona hasta que se celebre el juicio por la supuesta violación que habría cometido en la discoteca Sutton.

El abogado, quien trabajó con Lionel Messi en 2013, propondrá, entre otras cosas, que Alves utilice una pulsera electrónica para garantizar su permanencia en Barcelona durante lo que dure el proceso penal.

Bajo ese contexto, el diario La Vanguardia aseguró que el campeón del mundo tuvo unos primeros acercamientos con sus compañeros de celda donde llegó a jugar un partido de fútbol y hasta hizo una confesión sobre su futuro tras la denuncia que pesa sobre él.

“Aceptaré lo que venga”, señaló y que a lo largo de su vida ya se tuvo que enfrentar “situaciones muy difíciles y complicadas”. “Me fui de casa con apenas 15 años. He superado en mi vida situaciones muy difíciles y complicadas. Esta será una más que pasará. No me asusta nada”, habría pronunciado Alves según el medio catalán.

El testimonio de la mujer que denunció a Dani Alves por agresión sexual

Según el testimonio que dio a conocer El Periódico sobre la víctima, la joven fue con unas amigas ese 30 de diciembre a la discoteca Sutton en Barcelona. Durante la madrugada, un hombre se les acercó para invitarlas a pasar tiempo en una parte VIP del boliche. Al principio se negaron, pero ante la insistencia del sujeto aceptaron acompañarlo.

Al llegar, se encontraron con otros tres hombres, uno de ellos el futbolista Dani Alves, quién en un momento les comentó a qué se dedicaba. Según el medio español, Alves empezó a molestar a las mujeres, acercándose a ellas y molestándolas. Hasta que, en un momento quedó a solas con la víctima y comentó que en ese momento “le agarró la mano con fuerza y Alves se la llevó a su pene”. Luego fueron al baño donde finalmente cometió la agresión sexual.

Tras ello, en las imágenes que llegó a la Justicia y complican al jugador se puede ver que primero sale el futbolista y segundos después la víctima quien pide ayuda a los empleados del local y a sus amigos.

En primera instancia, el exjugador del Barcelona negó conocer siquiera a la joven, pero con el correr de los días cambió su declaración: después reconoció que la vio esa noche y después terminó confesando que sí tuvo relaciones sexuales, pero asegura que fueron consentidas.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: