La conmovedora historia de liberación de las zarigüeyas que cautivaron a las redes sociales

El relato que tocó a miles de personas llegó a su fin, la joven rescatista santafesina compartió en su cuenta de X cómo liberó a Sia y sus hermanos: “Hasta acá llegó nuestra historia juntas”.

Agustina, la joven rescatista santafesina, compartió cómo fue el proceso de liberación de Sia, la zarigüeya imparable, junto a sus hermanos Crash, Eddie y Gretel. La conmovedora historia que atrapó a cientos de usuarios en redes sociales llegó a su fin.

“Hasta acá llegó nuestra historia juntas”, escribió en un mensaje de su cuenta de X, Agustina Volpato como despedida. La joven santafesina rescató a Sia en noviembre de 2023, cuando su cuerpo era tan grande como un dedo y su historia cautivó a miles de usuarios en redes sociales.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/aaguvolpato/status/1757921886930080010&partner=&hide_thread=false

Como en su momento Agustina contó para C5N, la idea de liberarlas estaba firme desde un comienzo ya que “el cautiverio sólo es opción cuando por algún motivo físico la zarigüeya no pueda sobrevivir en libertad, si no, se tiene que hacer todo lo posible por que sean libres”.

“Este es el último reporte de Sia, Crash, Eddie y Gretel. En el día del amor, mi mejor regalo para ellas: el cielo entero y alas para hacerlo suyo”, mediante esta línea, Agustina informó a sus seguidores que el final estaba cerca.

El nuevo “hogar” de las comadrejas está lejos de los seres humanos y es perfecto para que puedan continuar con su vida. “Si me siguen saben que ellas pasaron por todo un proceso de adaptación. Están muy bien de peso y salud, y son perfectamente capaces de vivir en libertad”, aseguró.

Ante esta situación, a pesar de que Agustina está acostumbrada por su trabajo de rescatista, señaló que en la liberación sintió "una mezcla de felicidad y orgullo por la misión cumplida, tranquilidad por que ellas eligieron estar libres y seguir su camino, y un poquito de nostalgia al volver a casa y ver su jaula vacía".

Agustina Volpato - zarigüeyas liberación 15-2-24.png

Sin embargo, la tarea para que las zarigüeyas puedan valerse por sí mismas llevó tiempo, ya que en un principio compartieron varios días juntas en un recinto donde empezó el desapego de Agustina y tuvieron que buscar su propio alimento, que previamente ella dejaba escondido.

"Pero algo que es cierto es que el recinto más lindo es el que está vacío. Porque no hay nada más bonito que ver a un animal silvestre volver a su hábitat y ocupar el lugar que le corresponde en el ecosistema", añadió. Existe una gran diferencia entre liberar animales domésticos y silvestres, ya que con estos últimos no se puede hacer un seguimiento y evolución.

Sino que "con los silvestres tenemos que aceptar que somos una parte del camino y ya. Prepararlos lo mejor posible para ser libres, encontrarles un buen lugar, y cuando sea un buen momento dejarlos ser".

La liberación tomó por sorpresa a sus seguidores. Durante la tarde del 14 de febrero, Agustina se fue lejos de la ciudad pensando en no abandonarlos sino en "dejarlos elegir”. Ya que “es infinitamente mejor su libertad en este lugar que mi casa, fueron emociones encontradas, felicidad, tristeza, orgullo”.

Sia fue la única de las crías que sobrevivió de una gran camada. Lo que comenzó como una foto con información de un rescate agridulce, se transformó en una gran historia inesperada. En el caso de Crash y Eddie, ellos llegaron tiempo después y un poco más grandes de tamaño. Por último, Gretel fue la última zarigüeya rescatada que se sumó a la mini manada.

Sia - Agustina Volpato 15-2-24.png

Después de varias semanas, la mini manada de zarigüeyas llegó al peso ideal para ser liberadas y volver a un entorno natural. Llegado el momento, Agustina primero liberó a Gretel, la más salvaje de los cuatro: “Creo que me gritó gracias cuando estaba a 10 metros”, relató la joven.

Llegó después el tan esperado turno de Crash, Eddie y Sia: “Con los otros 3 estuvimos alrededor de 1 hora. Se iban un poquito y volvían. O me movía yo y me seguían. Casi me los traigo”, continuó.

Si bien se quedaron cerca de la joven por casi una hora, no porque estaban asustados sino que todo lo contrario, curiosos, olfateando todo ya que estaban rodeados de langostas, aves, chicharras, todo un mundo nuevo tras vivir tanto tiempo en cautiverio.

Pero eso no es todo, cuando pudo despedirse de todos “sus bebés” como los llamó en redes sociales, Agustina se dió cuenta que Sia volvió: “Mientras la filmaba pensé que si llegaba hasta mis pies la alzaba y nos volvíamos. Pero no llegó, se fue. La esperé casi 20 minutos y no volvió. Eligió la libertad, no esperaba menos de unstoppable Sia”, finalizó.

Poder ayudar en un rescate y no mirar para otro lado

La historia de Sia generó que otras personas se empezaran a interesar en las zarigüeyas y en poder ayudar en algún rescate. Las recomendaciones de Agustina a la hora de ayudar a un animal que está en apuros es “sacar una foto, o hacer un vídeo y consultarle a alguien de la zona que esté en el tema, pero de ninguna forma desentenderse de la situación, porque siempre ese 'alguien que está en el tema' tiene otros animales que atender”.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/aaguvolpato/status/1757927904355176472&partner=&hide_thread=false

Después ver si se puede hacer algo por medios propios o si se necesita de alguien capacitado para rescatar. Siempre dependiendo del animal que sea y la situación. “Y algo que siempre necesitamos los que estamos en los rescates es colaboración económica o difusión. Así que si realmente no podés hacer nada, siempre viene bien una ayuda en esos aspectos”, afirmó.

Aunque este rescate generó muchas emociones y ganas de salir a cuidar a una pequeña comadreja es importante recordar que este tipo de animal no es doméstico, por ello Agustina llama a reflexionar a todas las personas que la leen diariamente en redes que “los animales silvestres no son mascotas ni aunque no puedan ser liberados. No aceptar como algo tierno o divertido ver a los animales comer comida de humanos, usar ropa, manipularlos en exceso, entre otros”.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: