Condenaron a prisión perpetua al asesino de Ramallo por el crimen de su madre

Un tribunal oral de San Nicolás halló culpable a Pablo Damián Grottini del asesinato de Teresita Di Martino, pero lo absolvió por las muertes de su hermano, Germán Grottini, y su hija, Ailén Grottini.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°1 San Nicolás condenó este martes a prisión perpetua a Pablo Damián Grottini por haberlo hallado culpable del asesinato de su madre, y lo absolvió por las muertes de su hermano y de su hija, todas ocurridas en la localidad bonaerense de Ramallo.

El condenado estaba acusado de haber asesinado a su hermano Germán Grottini, de 32 años, en 2019, a su hija Ailén Grottini, de 10, en 2021, y a su madre Teresita Di Martino, de 61, en 2022. Por unanimidad, los jueces María Belén Ocáriz, Laura Mercedes Fernández y Cristian Ramos lo hallaron responsable del homicidio de su madre, pero lo absolvieron en los otros dos casos por el beneficio de la duda.

Embed - TOC Nº 1 de San Nicolás. Juicio en la causa Nº 532-2023 (“Grottini”). Lectura de Veredicto

Grottini fue encontrado culpable por el delito de "homicidio calificado por el vínculo, por su comisión con alevosía y por procedimiento insidioso empleado". El Tribunal entendió que el condenado "aprovechó el grado de vulnerabilidad e indefensión" de Di Martino y "logró que la víctima fuera internada y, al estar a solas a puertas cerradas, le permitió actuar sin testigos".

Para matar a su madre, Grottini inyectó "aire a las vías que tenía conectadas" y le provocó una asfixia.

"Tropiezo con el escollo de no poder concluir sobre la muerte de Ailén Grottini. Son muchas las dudas. No se conoce la causa de la muerte de Ailen, y manifiesto lo mismo que ante la muerte de Germán Grottini", expresó uno de los jueces, otorgando al imputado el beneficio de la duda, a lo que se sumaron sus colegas.

"En el caso de la muerte de Teresita di Martino puedo concluir que la muerte fue dolosa. En los casos de Germán y Ailén, el personal de salud se paralizó y, aun sin poder determinar la causa de muerte de ambos, que les parecieron dudosas; no se hizo la autopsia. No puedo suplir este paso, hacerlo sería fallar en contra de la magna procesal. Y, como dije, beneficia al imputado", añadió el magistrado.

El caso del asesino de Ramallo

Teresita Di Martino (61) murió en el hospital San Felipe de San Nicolás, adonde llegó por un mareo y un fuerte dolor en el pecho. Permaneció unas cuatro horas internada hasta que murió en la sala de guardia. Al momento de su fallecimiento, la mujer estaba al cuidado de su hijo, Pablo Damián Grottini, quien trabaja como empleado de una empresa de servicios funerarios.

Tras el deceso, los médicos desconfiaron de las causas ya que la mujer evolucionaba favorablemente e hicieron la denuncia al encontrar en un cesto quirúrgico ampollas de drogas psicotrópicas que no pertenecerían a los lotes registrados en el centro de salud.

Personal de enfermería informó que el hijo de la paciente internada les había dicho que había un problema con la vía intravenosa con la que le pasaban suero. La enfermera notó que estaba agujereada y que chorreaba y horas más tarde otro enfermero observó lo mismo.

La fiscal de la causa, María Belén Baños, dispuso la aprehensión de Grottini y lo imputó por el delito de "triple homicidio agravado por el vínculo" de su madre, su hermano y de su hija, ya que los investigadores determinaron que otros dos familiares del detenido habían fallecido bajo circunstancias similares.

De acuerdo a las fuentes, el acusado había tenido bajo sus cuidados en internación a su hija adoptada de 10 años con discapacidad en julio de 2021, también en el hospital San Felipe; y a su hermano Germán, en julio de 2019, en una clínica privada.

Una de las pruebas reunidas por la Fiscalía fue unas búsquedas que el hombre hizo en Google sobre cómo generar una embolia por vía venosa y sobre el suero.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: