Gobernadores patagónicos advirtieron por el "estado de abandono" de las rutas nacionales y pidieron al Gobierno que se las transfieran

Alberto Weretilneck (Río Negro) y Rolando Figueroa (Neuquén) enviaron una nota a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) para proponer la transferencia del mantenimiento y la operación de rutas nacionales a sus provincias. Ignacio Torres (Chubut) se manifestó en la misma línea.

Los gobernadores de Río Negro, Alberto Weretilneck, y del Neuquén, Rolando Figueroa, enviaron una nota a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) para proponer la transferencia del mantenimiento y la operación de rutas nacionales a sus provincias.

Ambos mandatarios advirtieron por la "crítica situación" de las rutas nacionales que atraviesan sus territorios y solicitaron "medidas inmediatas" para abordar esta problemática.

Se trata de las rutas nacionales 22, 151, 231 y 242, a las que Weretilneck y Figueroa calificaron de "vitales para el desarrollo económico, industrial, turístico y social de la región del Comahue, así como para la integración de ambas provincias".

"Sin embargo, el estado de abandono en el que se encuentran estas carreteras está generando graves consecuencias, tanto en términos humanos como económicos", alertaron.

En un comunicado, el Gobierno de Río Negro aseguró que el deterioro de las vías ha provocado un aumento alarmante de accidentes de tránsito, con un número significativo de víctimas fatales cada año. Además, la situación está generando un cuello de botella logístico que afecta el desarrollo de importantes sectores económicos, especialmente la actividad petrolera en Vaca Muerta.

"No se observa ninguna acción concreta por parte del Estado Nacional para resolver esta situación. Ante esta falta de respuesta, la intervención de las provincias es indispensable e impostergable", señalaron los mandatarios provinciales.

En este contexto, los gobernadores propusieron la transferencia de responsabilidades de mantenimiento y operación de estas rutas a las direcciones provinciales de vialidad de Río Negro y Neuquén. Esta medida se complementaría con un esquema de financiamiento público y/o privado, que permita garantizar la conservación y mejora de las carreteras.

Las rutas nacionales que Alberto Weretilneck y Rolando Figueroa propusieron transferir a las provincias

  • Ruta Nacional 22: Desde el kilómetro 0 en el límite este con La Pampa (Río Colorado) hasta su intersección con la rotonda de Cipolletti, rotonda inclusive, con la Provincia de Río Negro. Además, desde el límite con la provincia de Río Negro (tercer puente) hasta su finalización en el empalme con la Ruta Nacional N° 40 en la localidad de Zapala, con la Provincia del Neuquén.
  • Ruta Nacional N° 151: Desde la rotonda de Cipolletti hasta el límite con la Provincia de La Pampa (kilómetro 149,74), con la Provincia de Río Negro.
  • Ruta Nacional N° 231: Desde su nacimiento en el empalme con la Ruta Nacional N° 40 en cercanías de Lago Espejo hasta su finalización en el límite con Chile (Paso Cardenal Samoré), con la Provincia del Neuquén.
  • Ruta Nacional N° 242: Desde su nacimiento en el empalme con la Ruta Nacional N° 40 en la localidad de Las Lajas, hasta el límite con Chile (Paso Pino Hachado), con la Provincia del Neuquén.

Ignacio Torres también pidió las rutas

En los primeros días de 2024, el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, ya había descripto un escenario similar al que describieron Weretilneck y Figueroa en su nota enviada a la DNV en la RN 3.

En aquella oportunidad, el gobernador chubutense realizó una propuesta para hacerse cargo de obras nacionales con la condición de que el Gobierno nacional se comprometa a reconocer la deuda por esas obras, pero no recibió ninguna respuesta de la Casa Rosada.

La semana pasada, Torres firmó un acta acuerdo junto a intendentes para pedir "acciones urgentes para mejorar el estado del tramo de la RN 40, que atraviesa el territorio del Chubut", ya que "el estado de la ruta turística es desastroso".

DEJA TU COMENTARIO: