Las claves para entender la tensión entre Venezuela y Guyana por El Esequibo

La región, de 160 mil kilómetros cuadrados y rica en minerales, está controlada por Guyana, pero Venezuela la reclama como suya.

El domingo 3 de diciembre, los venezolanos fueron convocados a las urnas para un referéndum no vinculante que exprese su opinión acerca del Esequibo, una región de 160 mil kilómetros cuadrados rica en minerales que está controlada por Guyana, pero que Venezuela reclama como suya.

El presidente Nicolás Maduro calificó la votación como “un referendo histórico que ha puesto de pie a Venezuela”. El Consejo Nacional Electoral afirmó que más de 10 millones de electores emitieron su voto, en una jornada en la que se reportaron pocas filas en las escuelas, y lo que se desconoce es el porcentaje de abstención.

El Esequibo cuenta con importantes recursos hídricos, una importante mina de oro que se constituye como una de las principales fuentes de ingreso de Guyana, grandes reservas de otros minerales y una inmensa riqueza petrolera. En 2015, la multinacional ExxonMobil halló al menos 46 pozos de petróleo y gas, y con eso, las reservas de petróleo de Guyana alcanzaron unos 11 mil millones de barriles. Estos descubrimientos permitieron que el PBI de Guyana creciera más de 57% en 2022 y se espera que en 2023 alcance el 25%.

La disputa se remonta a la época colonial, cuando Venezuela era colonia de España. Tras independizarse del país europeo en 1811, El Esequibo quedó bajo su soberanía. Pero Gran Bretaña adquirió a los Países Bajos unos 51 mil kilómetros de tierra al este de Venezuela, en un tratado que no definía la frontera occidental. En 1840, Londres designó al explorador Robert Schomburgk para definirla y se estableció la llamada “Línea Schomburgk”, que reclamaba adicionar 80 mil metros cuadrados más. En la década de 1880, se publicó una nueva versión de la Línea, que reclamaba aún más territorio. La cuestión se zanjó con un arbitraje internacional.

En 1899 se emitió el Laudo Arbitral de París, que fue favorable para Reino Unido, pero cuatro décadas después, uno de los abogados de la defensa venezolana denunció que los jueces no habían sido imparciales. Venezuela terminó declarando la nulidad del laudo y retomó su reclamo.

En 1966, Guyana logró su independencia, pero tres meses antes, Reino Unido y Venezuela sellaron el Acuerdo de Ginebra, que reconocía el reclamo venezolano y se comprometía a los países a encontrar soluciones.

Entre 1982 y 1999, las naciones intentaron sin frutos resolver su disputa en la ONU. Durante el gobierno de Hugo Chávez la cuestión quedó paralizada, en gran medida por la buena relación que el entonces presidente mantenía con Guyana. Pero la situación volvió a cambiar a partir de los descubrimientos petroleros.

Desde 2020, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) estudia el caso, y ante el anuncio del referendo llamó a las partes a mantener el statu quo. Y mientras Venezuela no reconoce su jurisdicción, Guyana presentó sus alegatos. Por el momento se desconoce cuál será el próximo paso de Maduro tras la consulta.

DEJA TU COMENTARIO: