Cuáles son las 4 preguntas que te debes hacer antes de cambiar de carrera según un estudio de Harvard

¿Consideras estudiar una nueva profesión?, te contamos sobre una eficaz técnica que podría ayudarte a tomar la mejor decisión.

Cambiar de profesión es un proceso complejo y desafiante. Abandonar una trayectoria laboral que ya comenzaste para adentrarte en una nueva puede generar una mezcla de emociones, desde la emoción de nuevos comienzos hasta la ansiedad por lo desconocido. Por ello te presentamos cuatro preguntas elementales que debes plantearte antes de cambiar de profesión, de acuerdo con los estudiosos de Harvard.

Este paso crucial requiere una reflexión profunda y medida combinada con un cuidadoso análisis para asegurarse de que es la decisión correcta, ya que implica no solo un cambio en la actividad de todos los días, sino también en la identidad profesional e individual que define nuestra identidad.

Además, es vital tener en cuenta que este cambio implica ajustarse a un escenario laboral distinto, con nuevas expectativas, dinámicas y respuestas. Esto puede generar estrés y ansiedad mientras te adaptas a tu nuevo contexto.

mujeres trabajando

Qué preguntas debés hacerte antes de cambiar de carrera según un estudio de Harvard

¿Qué motiva el cambio?

Es clave entender por qué deseas realizar el cambio profesional. A veces, la motivación es sólida, como convertir una pasión en una carrera. En otras ocasiones, el deseo de cambio puede ser impulsado por factores negativos en tu contexto laboral actual, como un jefe insoportable o una cultura empresarial escaza.

Antes de accionar una transición profesional relevante, asegúrate de que realmente buscas un cambio de campo y no solo huir de una situación puntual, ya que ciertas alternativas como una reasignación interna o un cambio de empresa podrían ser más que suficientes.

¿Cuál es la forma más fácil de comprobar que es la decisión correcta?

Cuando estás considerando un cambio de carrera es importante analizar tus suposiciones antes de tomar decisiones que tengan peso. Por ejemplo, en lugar de confirmar que te gustaría ser arreglista floral, podrías trabajar a la par de uno durante un día para ver si realmente disfrutas de esa tarea laboral.

Se aconseja explorar acciones paso a paso, como entrevistas informativas o investigación del campo, para explorar una comprensión más clara antes de comprometerte con un cambio profesional al 100%.

¿Cual es mi margen para hacer el cambio?

Cambiar de profesión suele implicar aceptar un recorte de salario o un descenso de categoría temporal. Si tienes ahorros o apoyo financiero, puedes permitirte realizar grandes saltos con un mayor grado de confianza y seguridad.

De lo contrario es mejor accionar cambios graduales, aprovechando tus cualidades y contactos actuales. Por ejemplo, si eres abogado y quieres ser director de cine, podrías primero trabajar en la ley del entretenimiento para edificar conexiones antes de llevar a cabo el cambio completo.

¿Cuál es mi plan alternativo?

Cambiar de carrera implica riesgos al igual que quedarse en la misma. Es primordial anticipar posibles conflictos y contar con estrategias para superarlos. Por ejemplo, es útil expandir las redes de contactos para contar con opciones alternativas si el primer trabajo no resulta exitoso.

Aunque a menudo evitamos hacer planes de respaldo por temor a arruinar la nueva oportunidad, conservar una visión realista de los problemas es esencial para adaptarte si las cosas no salen como planeabas.

DEJA TU COMENTARIO: