Crisis en la industria: la capacidad instalada tuvo el peor abril desde la pandemia

Según las cifras de Indec, pese a que hubo una leve mejora respecto al mes pasado, la industria manufacturera funcionó al 56,6% de su capacidad.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó que el uso de la capacidad instalada en abril fue del 56,6%, lo que representa una caída del 12,3% interanual, y el peor abril desde 2020, cuando la economía se encontraba totalmente paralizada por la pandemia.

El indicador de la utilización de la capacidad instalada en la industria manufacturera mide la proporción utilizada, en términos porcentuales, de la capacidad productiva del sector industrial en el país.

Según el informe, que toma en consideración a un panel de entre 600 y 700 empresas para su elaboración, el indicador mostró una mejora respecto a marzo último, cuando la cifra había sido de 53,4%.

El relevamiento señala que las principales repercusiones se observan en metalmecánica, edición e impresión, productos del tabaco e industria automotriz, las cuales quedaron por debajo del promedio general.

Los tres sectores que tuvieron más capacidad ociosa durante el cuarto mes del año fueron productos textiles (37,7%), productos de caucho y plástico (42,4%) y productos minerales no metálicos (42,7%).

En contraposición, el sector que produjo más próximo a su potencial máximo fue el de refinación de petróleo, que registró un 82,2%. Le siguieron papel y cartón, metálicas básicas, sustancias y productos químicos y productos alimenticios y bebidas.

Utilización de la capacidad instalada - Informe de Indec

El uso de la capacidad instalada desde enero de 2023

Uso de la capacidad instalada

Cómo se mide la capacidad instalada de la industria

El indicador de la utilización de la capacidad instalada en la industria mide la proporción utilizada, en términos porcentuales, de la capacidad productiva del sector industrial. El relevamiento comprende un panel de entre 600 y 700 empresas.

Para su cálculo, se tiene en cuenta cuál es efectivamente la producción máxima que cada sector puede obtener con la capacidad instalada. Se consideran criterios técnicos, como el aprovechamiento potencial de las plantas productivas, empleando el máximo de turnos posibles y las paradas necesarias para el mantenimiento apropiado de dicha capacidad.

DEJA TU COMENTARIO: