Tradición cristiana: qué es lo que le pasa al alma una vez que pasan 40 días después de tu muerte

Las tradiciones que giran al rededor de las diferentes religiones varían de acuerdo a sus mandatos. Cuando una persona muere, se pueden realizar diferentes practica ceremoniales.

En muchas ocasiones se ha planteado el escenario posible luego de la muerte. Si bien para la tradición cristiana no existen dudas, para muchos otros es imposible imaginar qué puede llegar a suceder luego de la desaparición física de una personas. En este sentido, los creyentes explican qué es lo que le pasa al alma una vez que pasan 40 días de tu defunción.

Luego de la muerte de una personas, el entierro es un rito universal y que varía según las diferentes religiones porque tienen sus propias liturgias funerarias.

El judaísmo, lava y envuelve el cadáver en un sudario blanco y tiene prohibida la cremación y la sepultura es en tierra, sin flores, con piedras. El ritual de duelo abarca varias etapas: el entierro (aninnut); el lamento, que consiste en 3 días de encierro de los deudos; la shivá o 7 días posteriores al entierro, vistiendo prendas desgarradas por el dolor, sin afeitarse y recibiendo el pésame de los allegados; el sheloshim es un mes de transición antes de volver a la vida normal; y por último un año sin fiestas ni alegría.

El budismo cree en la vida eterna y considera la muerte como un pasaje a otra vida ya que el ser humano es un eslabón transitorio. Al muerto se lo vela durante 7 días en su casa antes de la cremación obligatoria. Para ellos, el fuego libera el espíritu.

En el islam, consideran a la muerte como un mandato divino: “todos somos de Dios y a él hemos de volver”. También creen en la resurrección, aunque, no en la reencarnación. La próxima vida será en el Jardín o en el Fuego. El cadáver yace y se entierra sobre su lado derecho orientado a la Meca. El funeral, rápido y sencillo, incluye la lectura del Corán.

Qué le sucede al alma 40 días después de morir según la tradición cristiana

Según la tradición cristiana, al enfermo terminal se le administra la unción o la extremaunción. Se trata de un sacramento para encomendar su alma a Dios.

Cuando una persona muere, se vela el cadáver. Una vez que culmina, el muerto es retirado con los pies hacia adelante. Esto se hace así porque este ritual fue absorbido por la Iglesia al incorporar tradiciones paganas que facilitaban la evangelización. En muchos pueblos se creía que de esta manera el muerto podía, en cierto modo, ver el camino y reconocerlo si su alma algún día deseaba regresar.

Luego del velatorio se lleva a cabo el entierro. Se practica una ceremonia de agradecimiento por la vida que tuvo la persona y los familiares esperan la resurección del difunto y la vida eterna.

El día 9 es considera fundamental porque simboliza las nueve filas de ángeles por las que el alma pasa antes de llegar a la vera del Señor. Los ángeles perdonan los pecados cometidos e interceden ante Dios para que la reciba. Durante esos días, los deudos rezan para acompañar el tránsito y piden su salvación.

Recién el día 40, el alma entra en el Reino Celestial para esperar con serenidad el día del Juicio Final. Los que no fueron perdonados, padecerán eternamente los tormentos del Infierno.

DEJA TU COMENTARIO: