La confesión del asesino de la katana: "Me defendí, sino me iban a matar"

En indagatoria con el fiscal de la causa, José Ignacio Amayo, el sospechoso declaró inmediatamente que fue detenido y confesó el doble femicidio contra su madre y hermana.

"Todos los días peleábamos. Mi mamá era alcohólica, era agresiva. Me corrió con una pala y me pegó en una piera y en la rodilla. Mi hermana me pegó con un palo de escoba en la oreja, me salió sangre", alegó el acusado. "Sucedió en el patio. Lo mismo hizo con mi padrastro, al cual llegó a matarlo a palazos para luego prenderlo fuego (...) Corrió al galpón y agarré la espada que estaba sobre mi cama y me defendí sino me iban a matar a palazos", declaró Derderian.

Según el detenido, su madre habría prendido fuego a su padrastro y quería, junto a su hija, hacer lo mismo con él, lo que lo llevó a "defenderse" y asesinarlas. "Primero le di a mi mamá, cayó al piso y ahí quedó y luego agredí a mi hermana y también cayó al piso. A ambas les di cortes los cortes en el cuello", expresó asumiendo culpabilidad el acusado. Según el fiscal de la causa, el asesinato de la hermana del detenido tenía el objetivo de ocultar el primer asesinato, el de su madre.

El caso presenta similitudes con el tristemente célebre Caso Barreda, donde el femicida Ricardo Barreda alegó sufrir violencia de su esposa, Gladys McDonald (de 57 años), de su suegra Elena Arreche (de 86 años) y sus dos hijas Cecilia (de 26 años) y Adriana (de 24 años), a quienes mató con una escopeta.

"Seguramente me iban a prender fuego con la botella de nafta que me encontró la policía en la mochila. La conservé como prueba de ello", aseveró Derderian, aunque no hay pruebas de sus afirmaciones.

Con respecto al arma homicida, el acusado afirmó que "hace años" aprendió "algunas artes marciales como ser karate todo por fuera de instituciones y de manera amateur" y que la katana la aprendió a usar en kung fu y "la tiene hace 12 años". Según las autopsias de las víctimas, Derderian tenía habilidad con el sable de origen japonés, al observar cortes certeros en los cadáveres.

Para el detenido pesan las acusaciones de "homicidio agravado por el vínculo" ante el asesinato de su madre y el "homicidio crimis causa" por la muerte de su hermana, lo que le equivaldría una condena de cadena perpetua.

DEJA TU COMENTARIO: