Detuvieron a un jefe carcelario de Batán acusado de abusar sexualmente de dos presos

El radiólogo Juan Carlos Salas es el jefe del área de Sanidad y está imputado por suministrar drogas o pastillas a los reclusos a cambio de sexo. Se negó a declarar y seguirá detenido en la Estación de Policía Comunal de Balcarce.

El jefe de Sanidad de la cárcel de Batán, Juan Carlos Salas, fue detenido acusado de abuso sexual contra al menos dos presos. En la denuncia se indica que el agente les suministraba pastillas y otros medicamentos a los reclusos a cambio de "favores sexuales".

La captura ocurrió este viernes, luego de que la fiscal Florencia Salas, lo investigara por haber abusado al menos a dos presos dentro del complejo Penitenciario donde él tenía a su cargo la sanidad en las unidades penales 44, 15 y 50. Según el expediente, les suministraba drogas o pastillas a los reclusos a cambio de sexo.

El imputado se negó a declarar ante la Fiscalía y seguirá detenido en la Estación de Policía Comunal de Balcarce, en la Provincia de Buenos Aires, tras negarse a declarar en la indagatoria por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante y abuso sexual con acceso carnal.

La Justicia otorgó una línea de comunicación para que lleguen más denuncias contra el acusado, ya que creen que no serían los únicos dos casos que cometió. Los hechos fueron denunciados inicialmente por la Comisión Provincial de la Memoria, aunque también tomó conocimiento el juez de ejecución, Ricardo Perdichizzi durante una audiencia, lo que llevó a que hiciera una presentación en la Fiscalía N°1.

El jefe carcelario quedó detenido en la Estación de Policía Comunal de Balcarce

La detención del radiólogo de la Cárcel de Batán

El radiólogo fue detenido el jueves, interceptado en Falucho y Santiago del Estero de la ciudad de Mar del Plata, mientras que otra comisión de la DDI junto con personal de la fiscalía requisaron su gabinete en la cárcel.

En el complejo penitenciario secuestraron evidencias que permiten probar los hechos (preservativos usados en el sector de ex sala de rayos a las que tenía acceso), gel íntimo en diferentes sectores, como en su oficina, y documentación que ahora la fiscal debe analizar.

En el caso se destacó que hubo un claro consentimiento viciado ante la vulnerabilidad de la víctima por la situación de poder al ser jefe de sanidad, sumado a la dependencia de pastillas que generaba.

DEJA TU COMENTARIO: