Cuáles son las 3 innovadoras misiones que tiene la NASA para encontrar vida extraterrestre

La agencia espacial está trabajando en una serie de misiones para explorar evidencia de presencia alienígena.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) tiene como objetivo llevar adelante distintas misiones espaciales con el fin de determinar la existencia de vida extraterrestre, hallarla e identificar de qué tipo. Este 2024 está planificado el lanzamiento del Clipper Europa y en 2028 los de Dragonfly Titán y ExoMars Rover.

Las misiones tienen el fin de indagar en la potencial posibilidad de que los mundos oceánicos cubiertos de hielo ubicados en nuestro sistema solar sean habitados entre otro tipo de estudios según publicó el medio especializado Space.com.

La histórica filial espacial estuvo involucrada en la búsqueda de vida extraterrestre a través de varios programas y misiones espaciales a lo largo de los años. Aunque hasta el momento no se encontró una real evidencia, la entidad continúa explorando el universo en busca de señales de vida en otros planetas, lunas y cuerpos celestes.

Qué misiones tiene planificada la NASA para encontrar vida extraterrestre

Clipper Europa

El primero en la ansiada lista es el Europa Clipper de la Nasa, que ubicará una nave espacial en órbita alrededor de Júpiter. Pero su búsqueda es en realidad la Europa de Júpiter, una luna aproximadamente del mismo tamaño que la esfera terrestre. "El Europa Clipper de la Nasa realizará un reconocimiento detallado de Europa, la luna de Júpiter, e investigará si la luna helada podría albergar condiciones adecuadas para la vida", dijo la agencia espacial estadounidense.

Se trata de la nave espacial más inmensa jamás construida por la Nasa para este estilo de misión galáctica. La nave se lanzará el 10 de octubre de 2024, pero no desplegará su presencia en Europa hasta abril de 2030.

Europa fue identificada sistemáticamente como un terreno esencial en nuestro sistema solar para albergar potencialmente vida extraterrestre. Los científicos creen que organismos alienígenas pueden estar escondidos en un inmenso océano escondido debajo de la corteza helada de la luna. Y aunque es posible que no encuentre pruebas de seres extramundanos, sin dudas podrá darnos una idea mucho mejor de su capacidad de alojar vida.

Clipper Europa

Dragonfly Titán

El siguiente es Dragonfly, un helicóptero robótico que podrá despegar y aterrizar de manera vertical. Su destino es Titán, la luna más grande de Saturno y posible refugio de vida extraterrestre.

Parte del atractivo de Titán para el cuerpo de científicos es que la Luna alguna vez fue similar a nuestro propio planeta en sus primeros días. "Titán es un análogo de la Tierra primitiva y puede proporcionar pistas sobre cómo pudo haber surgido la vida en nuestro planeta", describió la agencia responsable de la exploración espacial. Además, durante su misión de referencia de 2,7 años, Dragonfly se aventurará en diversos entornos, desde dunas orgánicas hasta el suelo de un cráter de impacto donde el agua líquida y los materiales orgánicos complejos claves para la vida alguna vez convivieron juntos durante posiblemente decenas de miles de años. Se espera que Dragonfly sea lanzada en julio de 2028 y llegue a Titán en 2034.

Nasa busqueda extraterrestre

ExoMars Rover

El Rosalind Franklin ExoMars Rover es en realidad un proyecto creado por la Agencia Espacial Europea pero la Nasa aportó recursos y ayudó a diseñar elementos instrumentales claves para la misión. Es un rover de seis ruedas planeado para ir a Marte y se espera que cuente con un taladro de muestreo y un cajón de laboratorio para buscar signos de vidas pasadas.

"Un objetivo importante de la misión es buscar materia orgánica en muestras recolectadas por los esfuerzos de perforación del rover", explicó la Nasa.

Después de recolectar material prístino debajo de la superficie marciana, se agregarán muestras de particular interés científico en los hornos del MOMA. El vapor desprendido de las muestras calentadas se analizará a través de cromatografía de gases en busca de trazas de sustancias orgánicas, sustancias químicas que contienen carbono y no son en sí mismos señales de vida. Sin embargo, ciertas moléculas orgánicas puntuales se depositan en las células y, si se descubren, podrían brindar rastros sobre el potencial de vida en la esfera marciana.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: