Caso García Belsunce: Irene Hurtig acusó a Molina Pico y al abogado de Pachelo de haber conspirado contra su familia

La mujer, que se recibió de abogada luego del crimen, declaró que tiene la seguridad de que "Pachelo tuvo algo que ver con el crimen" de María Marta. Y trató al fiscal de "delincuente y basura".

Irene Hurtig, hermana de María Marta García Belsunce, disparó munición pesada contra el fiscal Diego Molina Pico, quien llevó la instrucción original del caso, y el abogado defensor de Nicolás Pachelo, Roberto Ribas, a quienes acusó de haber conspirado contra su familia para encubrir al verdadero asesino.

Luciendo un saco verde, que luego dijo que le pertenecía a María Marta, la mujer llegó a los Tribunales de San Isidro a las 14 acompañada por el abogado Adrián Murchio. Entró rápido al edificio sin hacer declaraciones, mientras en el bar de enfrente estaban almorzando Carlos Carrascosa junto a sus abogados, que son querellantes en el juicio, y su hermano Horacio García Belsunce, quienes se acercaron hasta allí para “acompañarla espiritualmente”.

En breves declaraciones a la prensa, el viudo expresó: "Espero que se haga justicia”; y cuando le preguntaron si creía que Nicolás Pachelo es el culpable respondió: “Y por qué crees que está ahí sentado”. Luego aclaró que no iba a hablar más hasta después de su declaración.

10-08-2022_carlos_carrascosa_la_fiscalia_del.JPG

Irene Hurtig, la única del círculo más íntimo de María Marta que no fue acusada por encubrimiento, se sentó frente a los jueces del Tribunal Oral 4 de San Isidro y recordó todo lo sucedido aquella tarde del 27 de octubre de 2002 en el country Carmel.

Con las piernas cruzadas y moviendo su pie derecho con insistencia, mientras jugaba con sus anteojos de leer con sus manos, Hurtig declaró durante más de una hora con un tono pausado, pero enérgico, que solo se vio interrumpido por un repentino ataque de tos.

“Tengo la seguridad de que en la muerte de mi hermana intervino Nicolás Pachelo. Este muchacho no respeta ni amigos, ni vecinos ni nada”, arremetió la mujer sin titubear mientras el acusado la escrutaba con gesto adusto a escasos dos metros de distancia.

Luego presentó su hipótesis de cómo Roberto Ribas incidió en la causa desde un comienzo. “Él ya trabajaba en ese momento para que su cliente estuviera lo más lejos de esta situación. Incluso en febrero de 2003, cuando nuestros abogados quisieron recusar a Molina Pico él fue el único que no se opuso y ni siquiera representaba a una de las partes”, argumentó.

“Ribas se paseaba por entonces por los canales de televisión fogonenando que nosotros habíamos encubierto el crimen”, añadió.

El complot, según Hurtig, siguió mucho después. En 2011, la fiscal que llevó adelante el juicio por encubrimiento contra el círculo íntimo, Laura Zyseskind: "Pidió mi detención como coautora del homicidio. ¡Pidió mi detención sin citarme a indagatoria. Por supuesto que el juez se la rechazó, pero logró su objetivo, que yo no declarara en ese juicio como testigo y con eso engañaron al tribunal”.

"Y lo más curioso de ese juicio fue que Beatriz Michelini, que llegó acusada por encubrimiento, cambió su declaración y fue la única que resulto absuelta. Y oh casualidad... ¿Quién fue su abogado? Roberto Ribas", argumentó.

Por otra parte, la mujer criticó la actuación de Molina Pico a quien calificó como "un delincuente" y "una basura", a tal punto que el fiscal de juicio Patricio Ferrari le llamó la atención y le pidió respeto. “Si usted hubiera vivido lo que viví entendería”, le respondió y subrayó: “Que quede claro que Molina Pico no nos respetó nunca”.

La declaración de Hurtig siguió en línea con la postura de Gustavo Hechem, abogado de Carrascosa y de María Laura García Belsunce, y que ejerce la querella, que denunció por encubrimiento agravado a Molina Pico.

Hurtig contó que se recibió de abogada en 2011 y que se volcó a estudiar Derecho para tratar de entender por qué la Justicia le había dado la espalda a su familia. "Todo ese daño que nos hicieron es irrecuperable", sostuvo.

Ante una sala colmada, entre los que había amigos y familiares, la mujer dijo que la causa les arruinó la vida. "Además de perder a mi hermana, perdí a mi marido (Guillermo Bártoli fue condenado por encubrimiento y luego absuelto, murió de cáncer en 2014) y mi madre murió de tristeza. Mis hijos hoy, 20 años después, siguen los dos yendo a terapia".

Declaró el primer médico que asistió a María Marta García Belsunce

El médico Juan Ramón Gauvry Gordon, el primero en llegar a la casa del country Carmel donde María Marta García Belsunce fue asesinada, declaró como testigo en el juicio contra Nicolás Pachelo y dos ex vigiladores acusados por el homicidio, y también descargó su bronca contra el fiscal Diego Molina Pico y los jueces que en 2011 lo condenaron por encubrimiento.

"Yo fui a la casa a tratar de salvar una vida y terminé preso", sostuvo Gauvry Gordon quien ingresó a la sala de audiencias antes que Irene Hurtig, el mismo lugar donde, según él, pasó el peor momento de su vida.

El 27 de octubre de 2002, él trabajaba en la empresa de emergencias Paramedic, que prestaba servicio para OSDE y de acuerdo a su relato: "Estábamos en la ambulancia y me informan por radio de una mujer con pérdida de conocimiento. Partimos raudamente y creo que llegamos siete o diez minutos después. Cuando llegamos a la guardia no estaba esperando un cuatriciclo y de ahí debemos haber tardado uno o dos minutos más. No nos pidieron datos y nos escoltaron. Creo que llegamos a la casa 19:15".

"En la casa nos recibió una persona, que después me enteré que era Carlos Carrascosa. Con mi chofer nos bajamos con todos los elementos (desfribilador, oxigeno, ampollas de adrenalina) necesarios para reanimar a una persona, porque desde Paramedic me habían informado que respiraba un poquito", relató.

"Cuando ingreso al domicilio, subo la escalera y arriba había dos personas, una mujer y un joven, que luego supe que eran la masajista Beatriz Michelini y Diego Piaza (un estudiante de medicina vecino del country). La mujer me dice que le había estado dando respiración boca a boca y me informa que el marido la había encontrado sumergida la mitad del cuerpo en la bañadera, que la saco y la apoyó en el piso", amplió el médico.

Luego añadió: "La paciente no tenía signos vitales. Hice compresiones toráxicas, le apliqué oxígeno y mediante el desfribilador comprobé que no tenía actividad cardíaca".

Gauvry Gordon hizo un detallado relato de todo el proceso de cómo intentó reanimarla, que le aplicó ampollas de adrenalina y descargas con el desfribilidador durante 20 minutos.

"Tenía un traumatismo cráneo encefálico en el parietal izquierdo con pérdida de masa encefálica", respondió cuando le preguntaron qué herida notó en la víctima, y agregó: "La punta de mi dedo ingresó en el agujero del parietal izquierdo. El cabello estaba con sangre, mojado, se había hecho como un engrudo, que se llama plastrón. Separé el pelo y aparte de esa lesión no vi ninguna otra".

Gauvry Gordon explicó que fue lo que pensó sobre el motivo de la muerte: "Nadie me explicó la mecánica de la lesión. Parecía un accidente doméstico. Era un baño complicado. Había un charco de sangre de 20 centímetros entre en el inodoro y el bidet. La bañera estaba llena de agua con sangre. No vi salpicaduras de sangre ni nada que me llamara la atención. Traté de buscar la explicación de lo que parecía una muerte estúpida. Se podría haber golpeado la cabeza con la viga y impactar con las canillas que tenían forma punzo cortante. Yo traté de buscar explicación de lo que podría haber pasado y lo compartí con el médico que llegó después. No veíamos otra explicación ni tampoco me informaron otra cosa que pudo haber pasado".

Antes de concluir con su declaración, el médico sostuvo: "Tendrían que llamar a Molina Pico para saber qué pasó. A mi mandaron preso 15 días. Me destruyeron la vida. Estuve en esta misma sala y salí con las manos esposado. Me condenaron a tres años de cumplimiento efectivo. La he pasado muy mal. Y otra vez sigo acá. No se termina nunca más para mí".

"Conmigo la justicia no fue justa. Nadie me pidió perdón. Ni Molina Pico, que me acusó de haber recibido dinero. No investigó. Por suerte hubo jueces de Casación que no incurrieron en la mala praxis del TOC 1. Yo fui a la casa a tratar de salvar una vida y terminé preso. Yo nunca oculté nada ni cambié mi declaración. No vi signos de que fuera un asesinato. Le dije a Carrascosa este verano que lamentaba no haberme dado cuenta de que tenía cinco balazos en la cabeza", finalizó.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO:

últimas noticias

Teto Medina junto a su hija Macarena.

La hija de Teto Medina defendió a su padre con un contundente mensaje

Hace 23 minutos
Tras 8 años de relación y dos hijos en común, Zaira Nara confirmó a JakobVon Plessen

Qué dijo Zaira Nara tras su separación de Jakob Von Plessen

Hace 33 minutos
La producción de Toyota se paralizará el miércoles.

Toyota suspende su producción a partir del miércoles

Hace 34 minutos
Messi complicado para el partido de esta noche ante Jamaica.

La noticia que Scaloni no quería escuchar: Messi no será titular ante Jamaica

Hace 38 minutos
Alerta meteorológico por lluvias y tormentas en más de 100 localidades de Argentina

Alerta meteorológica en más de 100 localidades de Argentina: podría caer granizo

Hace 42 minutos






¿Querés recibir notificaciones de alerta?