Allanamientos y arrestos por el crimen del empresario descuartizado: cuatro detenidos y dos prófugos

La Policía busca intensamente a Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas, quienes vieron por última vez a Fernando Pérez Algaba el pasado 18 de julio. El elemento clave para la causa fue la red de celulares y antenas. Los investigadores creen que lo citaron para matarlo.

La Policía busca intensamente a Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas, quienes vieron por última vez a Fernando Pérez Algaba el pasado 18 de julio. El elemento clave para la causa fue la red de celulares y antenas. Los investigadores creen que lo citaron para matarlo. Ambos tienen pedido de captura internacional.

Fernando Pérez Algaba

Tras las declaraciones de Pilepich y Vargas como testigos, los investigadores analizaron el registro de sus celulares para poder reconstruir el por los lugares donde estuvieron entre el 18 y 19 de julio, días en los que Pérez Algaba desapareció.

La principal hipótesis incluiría la participación de Pilepich y Vargas, quienes en realidad lo citaron para matarlo. Sin embargo, tras conocerse unos audios donde el empresario expresó que no se sentía cómodo ante este encuentro, la Policía fue a buscar a Flavio Lorena Bomrad de Pérez Algaba, quien lo ayudaba en la compra y venta de autos.

Hasta el momento los detenidos fueron identificados como Matías Ezequiel Gil, Fernando Gastón Martín Carrizo y Luis Alberto Contreras. Las autoridades hicieron un seguimiento mediante los celulares de los principales sospechosos, de cómo se fueron trasladando y cómo Pilepich fue organizando el asesinato.

El fiscal Marcelo Domínguez sostuvo que el principal acusado tenía una deuda con el empresario asesinado por "50 mil dólares, pagaderos en varios pagos, y la entrega de 17 lotes en el barrio privado 'Renacer' que haría Pilepich a Pérez Algaba", la cual había sido certificada en una escribanía de Castelar.

En las últimas horas, también detuvieron al hermano de Nicole Chamorro, quien vive tan solo a diez cuadras de donde encontraron el cuerpo.

Las imágenes claves en la causa: así llegaba Fernando Pérez Algaba a el barrio "El Renacer"

En las últimas horas se conocieron unas imágenes donde aparece la camioneta donde circulaban Nahuel Vargas junto a Fernando Pérez Algaba al descampado donde fue visto por última vez. Los celulares fueron claves para hacer un seguimiento y determinar por dónde se trasladaron.

Los investigados creen que desde General Rodríguez convencieron a "Lechuga" a ir a buscar la plata que le debían a otro lugar. Sin embargo, Maximiliano Pilepich, no utilizó su teléfono durante esas horas sino que en realidad utilizó el dispositivo que había sido comprado unos meses antes por el Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires.

Crimen de Fernando Pérez Algaba 15-8-23 (1).png

Ese teléfono se activa entre el 18 de julio y el 25 de julio y, el encargado de entregar el celular fue entregado por Héctor Córdoba, subcomisario especialista en tecnología criminal y amigo de Pilepich. Según los fiscales, este sujeto le habría dado recomendaciones a Pilepich para poder borrar rastros en torno al crimen.

Una de las últimas imágenes que se conoció al respecto, ubican a Pilepich, Vargas junto a Pérez Algaba, dentro de la camioneta de este último en una estación de servicio a las 19:20 el 18 de julio pasado. Para la investigación, momentos después trasladaron a la víctima hasta una propiedad de Maximiliano Pilepich donde habría ocurrido el asesinato.

Crimen de Fernando Pérez Algaba 15-8-23.png

Quiénes son Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas

Maximiliano Pilepich y Nahuel Vargas, dos que cuentan con un pedido de detención y fueron los últimos dos que vieron con vida al empresario Fernando Pérez Algaba, tenían una deuda de 150 mil dólares con la víctima.

Cuando se presentaron como testigos, los ahora principales sospechosos aseguraron que entre los dos, le debían esa cantidad de dólares y que un porcentaje (90 mil dólares) lo habían saldado en la escribanía y que los 60 mil restantes se los entregaron en mano ese martes 18.

Ambos aseguraron que, antes de pagar la deuda, le habían prestado a Lechuga una camioneta Range Rover Evoque a modo de garantía durante algunos días y que, una vez que el monto quedó saldado, la víctima les devolvió el vehículo. Según sus testimonios, Pérez Algaba quedó solo, a pie y con la plata en un lugar bastante inhóspito.

Para el fiscal Domínguez, esto fue el principio de la planificación, que luego incluyó el hecho de haberle robado el celular a Pérez Algaba, de deshacerse de su cuerpo y mentir en sus testimoniales.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: