El juez Villena hizo lugar al pedido de Estados Unidos de incautar el avión venezolano retenido en Ezeiza

La fiscal Cecilia Incardona había dictaminado que es "procedente" la incautación solicitada por un juez de Columbia.

El juez federal Federico Villena hizo lugar al pedido de Estados Unidos de incautar el avión venezolano de la empresa Embratur retenido en Ezeiza luego de que la fiscalía federal de Lomas de Zamora considerara "formalmente procedente" el reclamo.

Este jueves a la tarde, la fiscal Cecilia Incardona dictaminó que es "procedente" la incautación solicitada por un juez de Columbia (Estados Unidos). Ahora el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, decidió aceptar el pedido en el marco de los acuerdos internacionales de cooperación en materia de Justicia entre Argentina y el país del norte de América, informaron fuentes judiciales.



Se trata de un exhorto tramitado en el marco del tratado bilateral aprobado por ley argentina (24.034), por lo que se enmarca en un pedido de colaboración, explicaron a Télam fuentes del caso que detallaron que la fiscal sostuvo que el juez Villena es competente para definir y que el pedido reúne todos los requisitos formales necesarios.

Las fuentes judiciales resaltaron además, que el avión ya se encuentra incautado por la Justicia argentina, y que lo que ahora definió el juez de Lomas de Zamora es habilitar su incautación también a la orden del juez de Columbia que lo reclamó a través del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Qué dice la solicitud de Estados Unidos

A principios de agosto el Departamento de Justicia de Estados Unidos transmitió una solicitud a las autoridades argentinas para incautar un avión de carga Boeing 747-300, luego de que se revelara una orden de incautación emitida por la corte de Distrito de Columbia el 19 de julio pasado.

En la orden de incautación de la Justicia de Columbia se indicaba que el avión de fabricación estadounidense "está sujeto a decomiso en base a violaciones de las leyes de control de exportaciones" de ese país y que en este caso la violación estaría relacionada "con la transferencia no autorizada del avión de Mahan Air, una aerolínea iraní" a una firma venezolana.

Cuando se comunicó la decisión de la Justicia de Columbia, el departamento de Justicia norteamericano recordó también el supuesto vínculo de Mahan Air al Hezbollah con a la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC-QF), una organización sindicada como terrorista por los Estados Unidos.

La venta, según surge del comunicado, fue de Mahan Air a la "Empresa de Transporte Aéreocargo del Sur, S.A. (Emtrasur), una aerolínea venezolana de carga y subsidiaria del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos, S.A (Conviasa) , una empresa estatal venezolana", algo que también fue expuesto en la causa judicial que tramita en Lomas de Zamora, por los propios tripulantes del avión.

El dictamen de la fiscalía de Lomas de Zamora se conoció después de que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela criticara el miércoles en duros términos a la fiscal Incardona. Esas críticas generaron que la Procuración General de la Nación (PGN), interinamente a cargo de Eduardo Casal, enviara una nota a la cancillería argentina para expresar su "profunda preocupación institucional". El texto lleva la firma del titular de la secretaría de Coordinación Institucional de la PGN, Juan Manuel Olima Espel, y fue dirigido al secretario de Relaciones Exteriores de la Cancillería, Pablo Tettamanti.

DEJA TU COMENTARIO: