Lula, de obrero a tres veces presidente: una vida entregada a la política

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva vuelve a la presidencia de Brasil tras derrotar en el balotaje a Jair Bolsonaro.

El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva será presidente por tercera vez en Brasil tras vencer en el balotaje al actual presidente Jair Bolsonaro.

Luiz Inácio Lula da Silva nació en la extrema pobreza en el seno de una familia numerosa. A los catorce años comenzó a trabajar como tornero y con los años se transformó en dirigente metalúrgico. En abril de 1980, encabezó la primera huelga general contra la dictadura, fue un preso político y al salir fundó el Partido de los Trabajadores.



Tras perder en tres elecciones consecutivas, en el 2003 se consagró presidente y gobernó Brasil por dos mandatos. Terminó su gobierno con una enorme popularidad del 87%, eligió a Dilma Rousseff como su sucesora, y en 2018, cuando las encuestas lo daban como favorito para volver a ganar la Presidencia, se entregó a la Justicia víctima del Lawfare.

La infancia de Lula

Luiz Inácio da Silva nació el 27 de octubre de 1945 en el pequeño pueblo de Caetés, en el Estado de Pernambuco, en el seno de una familia de labradores, fruto del matrimonio de Aristides Inácio da Silva y Eurídice Ferreira de Melo.

Lula fue el último de los siete hijos que tuvo el matrimonio. Muy poco después de nacer, su padre se mudó a São Paulo para trabajar como estibador en el puerto de Santos. Lula conoció progenitor recién a los cinco años. En una biografía autorizada, lo describió como un hombre "muy ignorante y alcohólico".

En 1956 Lula, su madre y todos sus hermanos se instalaron en São Paulo, la principal ciudad de Brasil. Allí, Lula comenzó trabajando a los doce años como limpiabotas, más tarde consiguió un trabajo como ayudante en una tintorería y también trabajó de vendedor ambulante de tapioca y frutas tropicales.

Acabó la primaria en 1956 y en 1959 fue el primero de la familia con un título, de tornero mecánico, que le valió un empleo en 1960.

Lula de niño

Su militancia sindical

En 1966 Lula entró al Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo y, más tarde, al alcanzar la Presidencia del gremio, lideró el mayor movimiento obrero de la historia de Brasil en duros tiempos de dictadura.

En 1979 realizó la primera huelga general contra la dictadura y reunió unos 80.000 metalúrgicos en un estadio de fútbol. Al año siguiente, fundó el PT, fue detenido y se convirtió en un preso político.

Fueron tiempos difíciles y de mucho sufrimiento, pero también de crecimiento: para 1982, PT se había expandido por todo el país y contaba con 400.000 militantes.

Lula metalúrgico

La llegada de Lula a la presidencia

En 1986 Lula se convirtió en el diputado más votado del Congreso Nacional. Tres años después, se presentó, por primera vez, como candidato a presidente. Perdió y volvió a intentar otras dos veces y fue derrotado nuevamente.

Recién en las elecciones de 2002, con el empresario José Alencar como su compañero de fórmula, logró triunfar en las urnas. Ni bien asumió el gobierno, presionado por una fuerte corrida financiera, anunció que su principal objetivo era que todos los brasileños "coman tres veces por día".

Su primer golpe de efecto en el gobierno fue llevar a la portada de todos los diarios la cara africana de Brasil. Lula recorrió las regiones más pobres con todo su gabinete para que sus ministros, muchos de ellos de "buena cuna", sintieran "el olor de la pobreza".

Apostó por la ortodoxia económica y pareció no tener oposición durante sus primeros dos años de gobierno, en los que su discurso social resonó más que los logros reales de sus políticas.

Tras esa primera luna de miel enfrentó un primer escándalo de corrupción que descabezó a la cúpula del PT y, en ese momento, surgió el Lula más pragmático, que se desmarcó de su propio partido para aliarse al centro y la derecha, y a los señores feudales de las regiones más empobrecidas del país. Con ese tejido de alianzas volvió a ser candidato presidencial en 2006 y ganó otra vez.

Lula presidente 2003

Lula, un referente internacional

En su segundo mandato, Lula se rodeó de una variopinta coalición, en otra prueba de un enorme pragmatismo que siempre justificó con el alegato de que "se gobierna en función de la correlación de fuerzas políticas".

Su proyección internacional y la del propio Brasil llagaron hasta límites insospechados, apoyadas ambas en el despegue de un país que en sus ocho años de gobierno pudo sacar a 28 millones de personas de la miseria, la misma en la que el propio Lula se crió.

Sus logros sociales y económicos le valieron el reconocimiento de jefes de Estado y reyes, con quienes siempre habló con su campechano carisma o lo que él llamaba la "lengua del pueblo".

En el 2010, Lula eligió a Dilma Rousseff como su sucesora y terminó su segundo mandato con una gran popularidad, contando con más de un 87 % de aprobación.

Lula, líder regional

Persecución judicial

Los problemas judiciales del ex presidente comenzaron en 2014, cuando estalló la operación Lava Jato encabezada por el entonces juez Sergio Moro.

El 12 de julio de 2017 Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sérgio Moro, siendo la primera vez en la historia de Brasil que un expresidente era condenado por corrupción pasiva.

Lula, preso

Cuando el 7 de abril de 2018 supo que no habría forma de esquivar la cárcel, Lula se refugió en los brazos del pueblo y pasó 48 horas atrincherado en la sede del sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo.

Allí, en el día "más indignante" de su vida, como él mismo describió, Lula dejó una imagen para la historia: salió de su cuna política cargado a hombros por una multitud mientras la policía lo esperaba a algunos metros de distancia para llevarlo hasta la sede de la Policía Federal de Curitiba,

En su celda de 15 metros cuadrados, Lula montó un cuartel electoral y orquestó su campaña para las elecciones presidenciales de octubre donde el era uno de los principales candidatos. Pero la Justicia volvió a cruzarse en su camino y vetó su candidatura.

Lula se entrega

Los días en la cárcel

Entre rejas fue testigo de la llegada de la ultraderecha al poder de la mano de Jair Bolsonaro y sufrió su segunda condena por corrupción. Pero pese a las derrotas políticas y judiciales, nada fue tan duro en su vida como la muerte en marzo de su nieto Arthur, de apenas 7 años.

En los últimos años, mientras batallaba en los tribunales para defender su "inocencia", Lula también perdió a uno de sus hermanos y a su esposa, Marisa Letizia, quien falleció por un derrame cerebral, el cual algunos militantes atribuyen a las presiones sufridas por las denuncias de corrupción que también le salpicaron.

Pero Lula, reencontró el amor tras conocer a la socióloga Rosangela da Silva, de 40 años, y, según sus allegados, su primer "proyecto" fuera de la cárcel será casarse con ella.

Lula, preso2

El día que recuperó su libertad

El 8 de noviembre de 2019 tras cumplir su sentencia: se ordenó su liberación. El 8 de marzo de 2021 uno de los jueces de la Corte Suprema anuló todas las sentencias dictadas contra Lula, debido a que el juez Moro carecía de competencia para entender en los supuestos delitos que le imputó y por ende se inició una investigación en contra del magistrado.

En 2022, presentó oficialmente su candidatura presidencial con el sueño de reconstruir Brasil luego de cuatro años de mandato de Jais Bolsonaro.

Lula presidente 2022

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: