Crisis política en Perú: cómo se vive el día después de la destitución de Castillo

En una jornada convulsionada, la vicepresidenta Dina Boluarte asumió el Gobierno y prometió completar el mandato. Hay tensiones entre Lima y el interior del país por el reclamo de elecciones anticipadas.

"La incertidumbre aún no se despeja. La crisis política deja todavía la situación del país en una zozobra y promete que no va a terminar. Aún existen muchas posibilidades de que el gobierno de Dina Boluarte tampoco se termine", explicó el periodista Hernán Floríndez desde Lima en diálogo con C5N.



"Hubo una expectativa de adelanto de elecciones. Sin embargo, en el discurso inaugural Boluarte prometió que no se iría del Gobierno hasta 2026, es decir hasta culminado el mandato. El adelanto de elecciones requiere una serie de reformas, y la relación Congreso-Ejecutivo no se ha mejorado o arreglado", analizó.

"El pedido de diálogo ya es tan común que está desgastado. Hay personas que decidieron no aplaudir públicamente como símbolo de protesta. Boluarte sigue siendo una figura de izquierda en un Congreso mayoritariamente conservador", señaló Floríndez.

El periodista destacó que Perú se encuentra "fraccionado" y que el clima político que se vive en las regiones no es el mismo que en la capital. "Ha habido distintos dirigentes, comunidades, organizaciones sociales que, más allá de los términos procedimentales, están protestando contra el término del Gobierno de Castillo", relató.

"Y hay otra parte muy fuerte acá en Lima que, todo lo contrario, está felicitándose a sí misma porque ha logrado algo que se intentó durante mucho tiempo. Incluso antes de que asuma el mandato ya se buscaba que no tenga poder", concluyó el periodista.

Boluarte busca formar su Gobierno tras la destitución de Castillo

La incertidumbre reinaba hoy en Perú en el primer día de presidencia de Dina Boluarte, quien pidió una tregua a la oposición para superar la crisis institucional luego de la fulminante destitución y detención el miércoles de su antecesor Pedro Castillo tras disolver el Congreso.

Hasta ahora Vicepresidenta, la abogada de 60 años debe conformar en las próximas horas su primer gabinete ministerial y someterlo a la aprobación del Congreso, lo que permitirá tomar el pulso a la orientación de su Gobierno y vislumbrar sus posibilidades de sobrevivir a la tormenta política que la acecha desde el parlamento.

DEJA TU COMENTARIO: