Crisis política en Perú: el Congreso destituyó a Pedro Castillo y quedó detenido

Una hora antes, el Presidente había anunciado la disolución del Parlamento y la oposición lo había acusado de cometer un golpe de Estado.

El presidente peruano Pedro Castillo fue destituido de su cargo y detenido por la Policía Nacional poco después de que anunciara la disolución del Congreso, lo que desató una grave crisis política. En su lugar asumió la vicepresidenta Dina Boluarte.

"Defendiendo nuestra democracia y la Constitución, el pleno del Congreso aprobó, con 101 votos a favor, la vacancia contra el presidente Pedro Castillo", publicaron desde la cuenta de Twitter oficial del Congreso peruano.



De inmediato, el presidente del cuerpo, José Williams, convocó a una sesión para tomarle juramento a la vicepresidenta, Dina Boluarte. Castillo fue detenido en la sede policial en el Cercado de Lima y luego trasladado a la sede de la Prefectura de Lima.

Congreso peruano

La vicepresidenta peruana denunció "un golpe de Estado" de Pedro Castillo

Boluarte manifestó su "rechazo" a la decisión del mandatario Pedro Castillo de disolver el Congreso e instaurar un "Gobierno de excepción" y dijo que "se trata de un golpe de Estado que agrava la crisis política".

"Rechazo la decisión de Pedro Castillo de perpetrar el quiebre del orden constitucional con el cierre del Congreso. Se trata de un golpe de Estado que agrava la crisis política e institucional que la sociedad peruana tendrá que superar con estricto apego a la ley", indicó la funcionaria en su cuenta de Twitter.

image.png

La renuncia de ministros

Antes de que se conociera la destitución de Castillo, distintos ministros habían renunciado a sus cargos en rechazo a la decisión del presidente.

"En estricto apego a mis convicciones y valores democráticos y constitucionales, he decidido renunciar irrevocablemente al cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, ante la decisión del Presidente Castillo de cerrar el Congreso de la República, violando la Constitución", indicó César Landa en su cuenta de Twitter.

"Condeno enérgicamente este autogolpe de Estado e invoco a la comunidad internacional a ayudar al re-encausamiento democrático en Perú. Castillo tomó esta decisión sin mi conocimiento ni apoyo", agregó.

image.png

"Habiéndose vulnerado el Estado de Derecho y en la línea con mis principios democráticos, presento mi renuncia irrevocable al cargo", manifestó en sintonía Kurt Burneo, hasta ahora ministro de Economía y Finanzas.

image.png

"Coherente con mis principios y con pleno respeto a la democracia, he presentado mi renuncia al Gabinete Ministerial", indicó Alejandro Salas, al dejar la titularidad de la cartera de Trabajo.

image.png

También dimitieron otros funcionarios como el ministro de Educación, Rosendo Serna, y el embajador del país ante las Naciones Unidas, Manuel Rodríguez Cuadros, e incluso el abogado del presidente, Benji Espinoza, comunicó su "renuncia irrevocable" a continuar al frente de la defensa legal.

Denuncias de Golpe de Estado

La decisión de Castillo de disolver el Congreso y decretar un estado de excepción fue considerada como un "golpe de Estado" por congresistas de varias bancadas, que de inmediato trazaron un paralelo con el autogolpe que protagonizó el expresiente Alberto Fujimori en 1992.

"Estamos frente a un golpe de Estado", apuntó por su parte la diputada fujimorista Martha Moyano, una de las voces de la oposición que criticó la decisión del mandatario.

En la misma línea se pronunció la exjefa de Gabinete Mirtha Vásquez: "En un Estado de derecho no se puede permitir un golpe de Estado. Castillo está replicando el modelo Fujimori que pone en serio riesgo la democracia; ni el rol nefasto de este congreso, ni las investigaciones por corrupción pueden justificar estas decisiones autoritarias".

La congresista Ruth Luque, de Cambio Democrático, partido de izquierda que antes no había votado a favor de la destitución, señaló que se debe respetar el orden democrático y que, tras una disolución ilegal, la vicepresidenta Dina Baluarte debe asumir el Ejecutivo. “El presidente Castillo ha decidido socavar la democracia”, dijo en declaraciones al medio local RPP.

También hubo una reacción del procurador general del Estado, Daniel Soria, quien anunció que interpondrá una denuncia penal contra Castillo al que acusa de "violar flagrantemente la Constitución".

Por su parte, la fiscal de la Nación, Patricia Benavides, señaló su "rechazo de manera enfática" a "todo quebrantamiento del orden constitucional", y exhortó al mandatario a "respetar la Constitución, el Estado de derecho y la democracia que tanto nos ha costado".

Embed

La decisión de Pedro Castillo que desató la crisis política

En la previa de que el Congreso debatiera una moción de destitución en su contra, Pedro Castillo decidió disolver el Congreso, declaró un "Gobierno de excepción" y un "toque de queda a nivel nacional".

En un mensaje televisado, Castillo convocó "en el más breve plazo a elecciones para un nuevo Congreso con facultades constituyentes para elaborar una nueva Constitución en un plazo no mayor de nueve meses. A partir de la fecha y hasta que se instaure el nuevo Congreso se gobernará mediante decretos ley".

“En atención al reclamo ciudadano a lo largo y ancho del país, tomamos la decisión de establecer un gobierno de excepción orientado a establecer el Estado de derecho y democracia, a cuyo efecto se dictan las medidas: disolver temporalmente el Congreso de la República e instaurar un gobierno de emergencia excepcional”, manifestó.

El presidente acusó al órgano legislativo de "destruir el Estado de derecho, democracia y equilibrio de poderes".

PEDRO CASTILLO anunció la disolución del CONGRESO PERUANO y declaró un toque de queda nacional

DEJA TU COMENTARIO: