Productividad tóxica: cómo saber si te está afectando y cómo evitarla según Harvard

Desde la universidad estadounidense revelaron las cinco claves para identificar esta actitud que comienza como algo positivo pero puede afectarte negativamente.

A muchas personas puede resultarles que su tarea, trabajo o actividad laboral que realizan nunca es suficiente. Esto se convierte en una productividad tóxica dejando de lado los cuidados personales y creyendo, por momentos, que lo que hacemos no alcanza o no es suficiente. Es por eso que expertos de la universidad de Harvard, con la intención de llevar tranquilidad y modificar el comportamiento de varios individuos, dio a conocer cómo detectar si te afecta y qué hacer para evitarla.

Sucede que aflora la culpa por no estar haciendo lo suficiente y, al mismo tiempo, puede asomar la incapacidad de gestionar el vacío que produce terminar una tarea antes de comenzar la siguiente. Conocé cada una de las claves para sentirte mejor.

Qué claves indican que tenés una productividad tóxica y cómo evitarla según Harvard

Cuando se habla de productividad tóxica se refiere a la búsqueda de estar constantemente ocupado y nos lleva a tener que estar realizando horas extras en el trabajo, un cansancio interminable y un desgaste que luego resulta difícil salir de allí. Esto, en parte, se deba a lo que nos inculca la sociedad.

harvard
Constante agitación, culpa por no cumplir tareas, autoestima dependiente de la productividad, dificultad para relajarse y descuido del autocuidado, las claves según Harvard.

Constante agitación, culpa por no cumplir tareas, autoestima dependiente de la productividad, dificultad para relajarse y descuido del autocuidado, las claves según Harvard.

Constante agitación

Si vas de un lado para el otro con la sensación de urgencia, ya es un primer síntoma de que podría terminar en ansiedad. Desde Harvard explican: "La parte del cerebro encargada de detectar amenazas percibe la urgencia y malinterpreta la señal como 'peligro', activando una respuesta de lucha o huida".

Culpa por no cumplir tareas

Es un síntoma claro de productividad tóxica por no completar suficientes tareas o sentir que lo que has hecho no fue bueno. Deberás repetirte que las cosas las estás haciendo lo mejor posible y que lo de hoy fue suficiente.

Autoestima dependiente de la productividad

Si notás que tu autoestima depende de lo productivo que seas, es una señal preocupante que puede perjudicar la salud mental. Según la especialista Natalie Dattilo, es ideal practicar la autoconversación distanciada para tener una perspectiva objetiva de tus logros.

Dificultad para relajarse

Si relajarte o dedicar tiempo al ocio te cuesta, es un indicador que necesitas replantear tu relación con el tiempo de inactividad. Es fundamental mantener un equilibro ya que permite un mejor rendimiento y sentirse mejor con uno mismo.

Descuido del autocuidado

Es importante entender que dejar el autocuidado o bienestar personal en un segundo plano, tildándolo de pérdida de tiempo, puede ser perjudicial para la salud física y mental. No descuides el ejercicio, el sueño, la alimentación saludable y el tiempo para el placer.

DEJA TU COMENTARIO: