Los gatos y las bolas de pelos: qué hacer ante esta problemática

Consejos para controlar las bolas de pelos y evitar problemas de salud en los felinos.

La formación de bolas de pelo es una de las grandes problemáticas del mundo felino. Son el resultado de la acumulación de pelos que se traga tu gato cada vez que se lame para acicalarse. En un gato saludable, eso pasa varias veces al día.

Su lengua rasposa ayuda a eliminar el polvo y otras suciedades del pelaje y es normal que en el camino arrastre algunos pelos que van a parar al estómago del felino. Normalmente se eliminan en las heces, pero hay veces donde pueden ocasionar vómitos o incluso obstrucciones intestinales.



En general no debe asustarte si tu gato vomita alguna bola de pelo de vez en cuando. Es normal verlos inclinados hacia adelante, haciendo sonidos de arcada o incluso tos.

Con la expulsión de la bola que les está ocasionando la molestia vas a ver que inmediatamente después tu gato sigue su camino normalmente.

Qué hacer si las bolas de pelos generan malestar en los gatos

Sin embargo, si este comportamiento está acompañado por la falta de apetito, dificultades para ir al baño, ya sea estreñimiento o diarrea, o decaimiento en general, es momento de hacer una consulta con el veterinario.

Es poco frecuente, pero si es posible que los pelos tragados por tu gato le han provocado una obstrucción en el tracto digestivo y será mejor tratarlo cuanto antes.

¿Se puede hacer algo para evitar las bolas de pelo?

La alimentación

Hay maneras en las que se puede colaborar para que este factor no impida que tu gato tenga una correcta digestión y se evite problemas.

Para empezar, una dieta equilibrada con los niveles adecuados de fibra es esencial para que tu gato pueda eliminar sin problemas los pelitos de su interior. No te olvides de chequear que siempre tenga a su alcance agua limpia y que beba la cantidad necesaria.

También existen productos especializados como la malta para gatos. Este producto se consigue en veterinarias y tiendas de mascotas y ayuda a deshacer las bolas de pelos para que no causen problemas en el paso por el tracto digestivo del gato.

La hierba gatera también es una gran aliada para ayudar a la digestión. Si tenés una maceta o recipiente con hierba al alcance de tu felino, estás proporcionándole una manera natural de purgarse.

Es normal observar algún vómito o incluso heces más blandas luego de consumir hierba, pero no es motivo de preocupación, al menos que los síntomas prevalezcan en el tiempo.

También hay algunas plantas que pueden reemplazar a la hierba gatera como el catnip, el tomillo, la menta o la valeriana.

El cepillado

El cepillado habitual también es importante para evitar que tu gato trague pelos en exceso. Con un cepillo especial para gatos podes ayudarlo a retirar no solo los pelos muertos que se le vayan a caer naturalmente sino también el exceso de suciedad ayudando así a mantener un pelaje más limpio y saludable.

Además, cepillar regularmente a tu gato fortalece el vínculo entre ambos. Si tu gato tiene el pelo corto podés cepillarlo dos o tres veces por semana. Si tiene el pelo largo, lo ideal es una vez por día.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: