Movilidad jubilatoria: las alternativas que tiene el Congreso ante un eventual veto de Javier Milei

El Presidente adelantó que hará uso de esa facultad para defender las cuentas públicas. Desde la UCR, Hacemos Coalición Federal, la CC, bloques provinciales y Unión por la Patria le recuerdan que el parlamento puede vetar el DNU que estableció el modelo oficialista.

Tras el golpe que sufrió el Gobierno a manos de la oposición, que se unió para darle media sanción a la modificación de la movilidad jubilatoria en la Cámara de Diputados, el presidente Javier Milei ratificó su intención de vetar cualquier ley que, según su criterio, “atenta contra el equilibrio fiscal”. Pero en el escenario actual, esa medida podría jugarle en contra.

“Les voy a vetar todo, me importa tres carajos”, bramó Milei en el cierre del Foro de Economía Latinoamericano, en referencia a la votación en la que 160 legisladores apoyaron las modificaciones a los haberes de los jubilados. Lo que no tuvo en cuenta Milei a la hora de quejares, es que dadas las ausencias a la hora de emitir el sufragio, en la Cámara Baja se obtuvieron dos tercios de los votos de los presentes.

De haber estado todos los diputados en el recinto a la hora de votar, la oposición hubiese necesitado 170 votos para obtener esa mayoría especial. De las 16 ausencias, siete pertenecen al PRO -con los llamativos faltazos de Silvia Lospennato y María Eugenia Vidal- y tres al bloque Independencia, perteneciente a los tucumanos que rompieron con Unión por la Patria en el verano para convertirse en aliados del Gobierno.

milei foro economico latinoamericano

¿Por qué es importante que la oposición haya obtenido 2/3? Porque en caso de que el Presidente avance con el veto prometido (luego de que el proyecto sea aprobado por el Senado), una de las opciones que contempla la Constitución Nacional es que el Congreso insista con la iniciativa anulada. Para ello, necesita una mayoría especial -de dos tercios de los presentes en ambas cámaras- para ratificar la ley.

El artículo 83 de la Carta Magna especifica que “desechada en el todo o en parte un proyecto por el Poder Ejecutivo, vuelve con sus objeciones a la Cámara de su origen: ésta lo discute de nuevo, y si lo confirma por mayoría de dos tercios de votos, pasa otra vez a la Cámara de revisión. Si ambas Cámaras lo sancionan por igual mayoría, el proyecto es ley y pasa al Poder Ejecutivo para su promulgación.”

El amplio consenso logrado entre los bloques de la oposición, destraba un nuevo escenario en el Congreso, vapuleado por el Presidente desde el comienzo de su gestión. Después de algunos acercamientos en los últimos meses, finalmente lograron una foto juntos, donde se le perdió el miedo a “quedar pegados al kirchnerismo”, sobre todo de un sector del radicalismo más ligado al presidente del bloque, Rodrigo de Loredo.

Rodrigo De Loredo

Consulta popular o rechazo del DNU del Gobierno

Además de la anulación del veto por las dos terceras partes de los presentes en ambas cámaras, la oposición también baraja otras opciones en caso de que Milei avance con la anulación de la iniciativa que recompone los haberes de los jubilados.

Fuentes del sector dialoguista, advierten que “el Gobierno tiene que tomar nota. No solo el Presidente tiene poder. El Congreso también”. Explican que, al menos cuatro bloques que respaldaron la ley Bases, votaron a favor y que sería una equivocación anular una iniciativa con tan amplio consenso.

No obstante, si eso sucediera, podrían desde el Congreso descartar la movilidad jubilatoria del Gobierno con el rechazo del Decreto 274/24 publicado en marzo que, incluso, fue lo que generó la rebelión de los dialoguistas en Diputados que concluyó en esta media sanción. Según la Ley N° 26.122, para que un DNU deje de tener vigencia, debe ser rechazado por ambas cámaras. En este caso, con la mitad más uno de los votos, alcanza.

Por último, otra de las alternativas en las que ya piensan quienes aprobaron la nueva fórmula, es la de llamar a consulta popular. El artículo 40 de la Constitución Nacional dice que “el Congreso, a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley. La ley de convocatoria no podrá ser vetada. El voto afirmativo del proyecto por el pueblo de la Nación lo convertirá en ley y su promulgación será automática.”

En tal caso, todavía resta la media sanción del Senado, que deberá tratar la iniciativa en comisiones para luego llevarla al recinto. Dadas las fechas, esto será luego del tratamiento de la Ley Bases en la Cámara Alta que se espera para el próximo 12 de junio, aunque todavía no ha sido oficializada la convocatoria.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: