Tras la represión, Conmebol marcó "atribuciones exclusivas" de FIFA en la organización de las Eliminatorias

La Confederación Sudamericana de Fútbol rechazó "toda forma de violencia", tras los hechos ocurridos en la previa al partido de Argentina con Brasil en el Maracaná.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) rechazó los actos de violencia en la previa al partido que la Selección argentina ganó 1-0 contra Brasil por la fecha 6 de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial 2026 que se jugará en Estados Unidos, México y Canadá.

En un comunicado, el organismo presidido por Alejandro Domínguez se refirió a la represión de la Policía brasileña a los hinchas argentinos en el estadio Maracaná. "La Conmebol condena toda forma de violencia y cooperará siempre con acciones que apunten a desterrar la violencia, el racismo, la xenofobia y la discriminación", advirtió.

En tanto, marcó el deber de la Federación Internacional de Fútbol Asociación ya que se señaló que "asimismo, deja constancia que la Conmebol no es organizadora de las clasificatorias a la Copa del Mundo. La elaboración de las normas que rigen la clasificatoria, así como la decisión de abrir una investigación y la aplicación de eventuales sanciones, son atribuciones exclusivas de la FIFA".

Luego, remarcó que trabaja para eliminar la violencia en el deporte. "La Confederación Sudamericana viene trabajando sistemáticamente en la erradicación de este flagelo que afecta al fútbol sudamericano y mundial; y se pone a disposición para continuar colaborando en toda iniciativa que busque erradicar la intolerancia y la violencia en el deporte", destacó.

La represión de la Policía brasileña a los hinchas argentinos

La Policía brasileña reprimió a un grupo de hinchas argentinos que se encontraban en las tribunas del estadio Maracaná minutos antes del inicio del partido que ambos equipos deben disputar por las Eliminatorias Sudamericanas. Por tal motivo, el encuentro estuvo media hora demorado.

Los incidentes comenzaron una hora antes del horario previsto para el comienzo del encuentro (21.30), cuando hinchas locales quisieron despojar a los argentinos de una bandera, pero recrudecieron con más violencia a la hora de ejecutarse los himnos de ambos países.

Todo se complicó cuando intervino la policía local, quizá cargada aún por la multitudinaria visita a Río de Janeiro de los hinchas de Boca Juniors en ocasión de la final de la Copa Libertadores, que atacó duramente a ese pacífico grupo de argentinos entre los que se encontraban mujeres y niños.

DEJA TU COMENTARIO: