25 de mayo 2022 - 15:00

La Libertadores y una definición marcada por la violencia de Pablo Escobar

La final entre Nacional y Olimpia fue histórica porque no eran dos equipos habitués en esas instancias. Sin embargo, también lo fue debido a las amenazas y la golpiza que sufrió el árbitro argentino Juan Carlos Loustau.

La Copa Libertadores tiene un montón de momentos épicos, pero también otros lamentables y a la vez históricos como fue la final de la edición de 1989, que estuvo marcada por la violencia del narcotraficante Pablo Escobar.

A la definición del torneo continental habían llegado Olimpia de Paraguay y Nacional de Medellín, dos equipos que no eran habitués en ese tipo de instancias. Los paraguayos habían dejado en el camino en semifinales a Gremio, mientras que los colombianos habían hecho lo propio con Danubio.

La llegada de Nacional a la final fue con polémica. Es que en la instancia previa, la terna arbitral argentina había sido amenazada, extorsionada y sobornada con u$s150 mil dólares.

Para la final, fue designado otro argentino como el árbitro principal: Juan Pablo Loustau. Junto a él estuvieron sus compatriotas Francisco Lamolina y Jorge Romero. Sabiendo lo que había pasado en la semifinal, por cuestiones de seguridad, la Conmebol decidió trasladar el encuentro definitorio de Medellín a Bogotá.

Los argentinos se alojaron en el hotel donde permanecía el Comité Ejecutivo para que pudieran estar a resguardo. Sin embargo, el terror comenzó una noche que salieron a comer a un restaurante.

Mientras estaban comiendo, apareció un hombre y le dejó un portafolio en la puerta de Loustau. Este se levantó y quiso pelear con ese muchacho, aunque obtuvo una respuesta que lo intimidó: “Si no gana Nacional son cadáveres”.

Loustau hizo la denuncia e indicó que no estaba en condiciones psicológicas para dirigir el partido. Durante la tarde lo persuadieron y finalmente estuvo al frente de la final que terminó 2 a 2 en los 90 minutos y se definió por penales: en el penal número 17 se consagró Nacional.

Olimpia tenía el apoyo de los hermanos Rodríguez Orejuela del cartel de Cali, que también competía con Escobar del cartel de Medellín.

Al término del encuentro, el árbitro principal fue a la cadena Caracol a buscar el video de la final para tenerlo de recuerdo. Esta se encontraba en las afueras de Bogotá. Cuando salió de allí en un remis rumbo al hotel, dos autos se le cruzaron y le impidieron seguir su camino.

Bajaron cuatro hombres armados, abrieron la puerta y lo sacaron a Loustau. Lo agredieron verbal y físicamente. “Ganamos, pero no entendiste el mensaje”, le dijeron los violentos que se llevaron el remis y lo dejaron tirado en la carretera.

Lamolina y Romero esperaban a su compañero, pero no supieron nada de él hasta que apareció junto a ellos gracias a que un vecino de la zona lo vio tirado en la calle y lo asistió. Lo atendieron médicos y no recordaba lo que había ocurrido. Tenía una amnesia parcial.

De regreso a Buenos Aires, con un operativo que le garantizaba su seguridad, los dos árbitros comenzaron a contarle cómo había sido la definición de la Libertadores con el penal convertido de Álvarez. Fue así que Loustau recordó cómo fue el encuentro.

DEJA TU COMENTARIO:

últimas noticias

Gabriel Katopodis.

El llamado de Katopodis a los empresarios: "Necesitamos que los trabajadores ganen más"

00:00
Enterate que depara para tu signo.

Horóscopo de hoy, sábado 18 de junio

23:55
La Policía brasileña sigue con la búsqueda de los restos del periodista y su amigo.

Brasil: restos hallados en la Amazonia son del periodista británico

23:45

La Supersopa, una iniciativa argentina para combatir el hambre

22:35
El avión de la empresa venezolana Emtrasur.

Paraguay se sumó a Israel y al embajador de EEUU y destacó el trabajo de la Argentina en relación al avión venezolano-iraní

21:53