"Muerto el perro se acabó la rabia": los chats que pudieron provocar al peluquero asesino de Recoleta

El juez transcribió parte de las conversaciones del grupo de WhatsApp que integraban su propietario, Facundo Verdini, y el resto de los empleados, entre ellos Medina y Guzmán.

Todos los empleados de la peluquería “Verdini” del barrio porteño de Recoleta donde el pasado 20 de marzo, el estilista Luis Abel Guzmán ejecutó de un disparo en la cabeza a su compañero de trabajo, Germán Gabriel Medina (33), en un crimen que quedó filmado a cinco cámaras, formaban parte de un grupo de WhatsApp donde un mes antes del asesinato el imputado quedó expuesto por los conflictos que generaba entre sus compañeros y en el que la víctima hizo una serie de comentarios que pudieron alimentar el odio de su homicida.

Así surge de la resolución -a la que accedió C5N-, en la que el juez en lo Criminal y Correccional 48, Javier Sánchez Sarmiento, le dictó a Guzmán su procesamiento con prisión preventiva por los delitos de “homicidio agravado por alevosía” y “privación ilegal de la libertad”.

El juez analizó el contenido del celular de la víctima, y encontró un intercambio de chats que podría ser clave a la hora de explicar por qué Guzmán odiaba tanto a Medina, y decidió dispararle a él.

El colorista asesinado era quien a menudo enfrentaba y delataba a Guzmán ante sus jefes, por los conflictos que generaba que usara con frecuencia formol para hacer los alisados de cabello en la peluquería. Y eso también se ve reflejado en los chats.

En la resolución, el juez transcribió parte de las conversaciones del grupo de WhatsApp “Verdini Beruti”, que integraban su propietario, Facundo Verdini, y el resto de los empleados, entre ellos Medina y Guzmán.

Peluquero Moreno
Luis Abel Guzmán en el momento de su detencíón.

Luis Abel Guzmán en el momento de su detencíón.

Allí, se puede observar que el 2 de febrero último, Verdini reenvió un audio de su abogado, sólo identificado como Maximiliano, en el que el letrado hizo la siguiente advertencia: “He tenido conocimiento de que se están utilizando productos prohibidos por el Ministerio de Salud para el cuidado y tratamiento del cabello, como por ejemplo el Formol. La firma ya tiene una sanción y multa dineraria, por el uso de este producto por parte de los empleados, por esto, por ende, si vuelvo a tomar conocimiento de esto, tomaré medidas sancionatorias, siendo la más grave el despido con causa”.

Pese a esa advertencia, el 23 de febrero, el propio Verdini decide enviarles a sus empleados un video, en el que ante la evidencia de que los problemas continuaban, expuso de manera directa a Guzmán.

“Quería hacer un video hablando del tema formol, el tema de formol eh… Esto va más que nada para vos Abel… Que tengo muchas quejas con los chicos y ya bueno… ya me está superando este tema, ¡prohibido usar formol! Listo acá lo digo, acá lo dejo grabado como evidencia, no quiero más formol en la peluquería”, advirtió Verdini en el video.

Y continuó dirigiéndose al hoy detenido: “Nada. Cero formol, libre de formol la peluquería, porque ya nos hicieron una denuncia y no quiero tener problema con nada. No formol, cero cero, cero formol. Si hay alguna clienta que quiera hacerse formol, tenés la libertad Abel, si querés, de darle tu teléfono y la atendés en su casa a la clienta o donde sea, pero en la peluquería, ¡nada formol!”.

Ante semejante mención, Guzmán reaccionó y escribió: “Ahora que tenés este equipo te molesta el formol. Por qué esperaste tanto tiempo para poner claro tantas cosas. No tengo problema de mañana nos encontramos y lo resolvemos pero como corresponde. Si todo (es) un problema para vos, ya sabés qué tenés que hacer. Primero decís algo y ahora decís otra cosa. La verdad no entiendo”.

Y siguió en el chat apuntando y cuestionando a su jefe: “Primero demos buen servicio y ahora hablemos, si no ya sabés cómo resolver esto”.

“Te olvidás de quién sos… Siempre estuve y nunca te abandoné y te portas así conmigo, no quiero más, mañana te busco en la otra pelu y lo resolvemos mañana mismo”, le escribió Guzmán.

Verdini contestó: “Al que no le guste, puede abrir un salón propio. Está lleno de locales por la zona. Es sólo animarse. Ya lo hablamos mil veces horas y horas, pero ahora lo expongo porque todos me dicen que nunca te digo nada. Ahora nos metieron dos denuncias, no es joda”.

Y en ese momento del cruce, intervino la víctima, Medina, en el chat para decir: “Hasta donde yo entiendo, se hace lo que el jefe dice y si no patada en el tuje”.

El encargado del local, Charly, agregó: “Chicos voy a preparar una reunión con Facu para poder charlar todos juntos y solucionarlos problemas de la pelu, siempre hablando y de la mejor manera para todos”.

peluqueria recoleta
Tras haber permanecido prófugo, fue hallado en la localidad de Moreno.

Tras haber permanecido prófugo, fue hallado en la localidad de Moreno.

Pero Medina, volvió a cuestionar la actitud de Guzmán, y escribió: “Onda ¿dónde se vio que se le hable así al que te paga el sueldo? Sí, pero lo de recién sonó a amenaza. ¿Qué le pasa? Háganla corta.... Ustedes son los que mandan ... Si no le gusta a alguien que agarre la puerta y listo”.

Y en el último mensaje de ese chat transcripto por el juez en la resolución, la víctima Medina, sentenció: “Muerto el perro se acabó la rabia”.

El juez Sánchez Sarmiento concluyó en su resolución que “el móvil del homicidio de Germán Gabriel Medina se trataría de una cuestión celos, odio y resentimiento profesional” de Guzmán hacia Medina, ya que, entre otras cuestiones, era quien se animaba a enfrentarlo, lo expuso ante sus pares y su jefe, y porque además era apreciado por la clientela por la calidad de su labor como colorista.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: