Llegó el frío al AMBA: qué ocurrirá con la epidemia de dengue

El descenso de la temperatura reduce la presencia del mosquito Aedes aegypti, transmisor de la enfermedad. Sin embargo, el peligro no desaparece.

Las temperaturas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) sufrieron un descenso considerable durante esta semana, en la que el otoño impuso su presencia. Ante esto, muchos celebran, ya que el retiro del calor podría disminuir la presencia del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, enfermedad que ya causó 161 muertos este año. Sin embargo, el peligro no desaparece.

El miércoles, una ola de frío subpolar comenzó a desenrollar su ovillo sobre la Ciudad y sus alrededores, con los termómetros entre 14 y 20 grados. Se prevé que estas condiciones duren durante, al menos, cinco días.

Si bien el frío lleva a los mosquitos a reducir su actividad y, tras varios días de menos de 15 grados, podría matar a adultos y larvas, los huevos sobreviven.

Además, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) pronosticó lluvias para el fin de semana, al igual que lunes y martes, con un ligero ascenso de la temperatura. Esto podría, en los días sucesivos, generar las condiciones para la colocación de más huevos.

Por lo tanto, pese a que los días más fríos traigan alivio momentáneo respecto a la presencia del mosquito, es importante continuar alerta y procurar que no haya agua estancada en los hogares que permita la proliferación del insecto.

El Gobierno de CABA destacó que se estabilizaron los casos de dengue, pero aclaró que "habrá que vivir con la enfermedad"

Ante el avance del dengue en el país, desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires destacaron este miércoles que en territorio porteño los casos se estabilizaron, pero aclararon que "habrá que vivir con la enfermedad" todos los años.

En conferencia de prensa, el jefe de Gobierno, Jorge Macri, y el ministro de Salud, Fernán Quirós, dieron detalles sobre las acciones llevadas a cabo por el Ejecutivo porteño para combatir la enfermedad, que, según advirtieron, se extenderá "durante unas semanas más".

Además, Macri destacó acciones específicas en contra del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue. "Tenemos sensores donde vamos midiendo cómo se va comportando el mosquito a lo largo del año, medimos la positividad, si está poniendo huevos, si se transforman en larvas y si sigue habiendo mosquitos que puedan contagiar. En esto es muy importante el compromiso de los vecinos. Mucho de lo que hay que hacer es puertas adentro", subrayó.

Embed - BROTE HISTÓRICO de DENGUE: CONFERENCIA de JORGE MACRI y FERNÁN QUIRÓS

Por último, el jefe de Gobierno lanzó un llamado a Javier Milei. "Invitamos al Gobierno nacional porque estamos dispuestos a trabajar de cara a la próxima aparición del dengue, compartiendo toda nuestra información y trabajando en equipo para que el tránsito del próximo verano sea mejor que lo que hemos transitado en este caso", planteó.

Por su parte, Quirós destacó que el dengue "ha venido para instalarse en esta zona de la Argentina y particularmente en la ciudad de Buenos Aires. Es una enfermedad que cicla, que inicia con la aparición del mosquito por noviembre y para diciembre o enero cuando la gente circula por el país o países limítrofes, trae el virus en la sangre y empiezan los contagios locales".

"Todos los años vamos a tener episodios, algunos serán de magnitud significativa y otros serán de magnitudes menores, pero todos los años vamos a tener que prevenir, atender y cuidar a la sociedad", remarcó.

Quirós expresó que "el número de casos en la Ciudad se ha estabilizado". "Esta última semana hemos tenido un primer registro de descenso de ovipostura, el mosquito ha empezado a descender su presencia. Hemos tenido un descenso del número de consultas y de internados; los tres indicadores muestran un quiebre inicial, pero seguiremos con todos los casos, en una tendencia a estar en la etapa final de la epidemia", detalló.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: