Guerra de Malvinas: Radio Liberty, la emisora secreta para desmoralizar a los británicos

Como estrategia de combate psicológico, el Servicio de Inteligencia del Ejército argentino utilizó mensajes transmitidos por onda corta para desanimar a los soldados ingleses que venían a combatir a las islas del sur.

En un conflicto bélico, además de proyectiles, aviones y barcos, se juegan otras cartas. La búsqueda de la desmoralización del enemigo es constante y todo recurso vale. En la guerra de Malvinas, el Ejército argentino creó una emisora clandestina, Radio Liberty, con el objetivo de minar el ánimo de las tropas británicas.

"Hola, soy Liberty. He decidido mostrarme al mundo. Desde una tierra muy lejana para ustedes y muy cercana para nosotros. Soy las Islas Malvinas, Sándwich y Georgias del Sur. Soy una voz, un espíritu, un país. Soy la que hoy puede decir con orgullo que el mundo escucha cuando Argentina habla", era uno de los mensajes que podía escuchar un militar inglés camino a los mares del sur.

Las transmisiones de Radio Liberty arrancaron en abril de 1982, a cargo del Servicio de Inteligencia del Ejército. El objetivo era darles un golpe moral a los ingleses, en una táctica de guerra psicológica que se había usado en otros conflictos pero ya había caído en desuso.

El antecedente más célebre es Rosa de Tokio, nombre genérico utilizado por los soldados estadounidenses en Asia durante la Segunda Guerra Mundial. En esas transmisiones, locutoras japonesas angloparlantes transmitían mensajes de los prisioneros de guerra a sus familias, además de música occidental e información local, con el objetivo de desmoralizar a las tropas aliadas.

Embed - Radio Liberty for Argentina Buenos Aires 1982

Cuarenta años más tarde, tras el desembarco en las Islas Malvinas, se conformó un equipo para repetir la experiencia. La voz principal de Radio Liberty era la locutora y periodista Silvia Fernández Barrio, que en ese entonces había dejado el noticiero 60 Minutos, en ATC. También participaron figuras como el periodista Enrique Mancini y el humorista Juan Carlos Mesa, encargado de los guiones.

Los programas se grababan en la entonces Radio Municipal (hoy Radio de la Ciudad), en rollos de unos 45 minutos que después se transmitían varias veces en el día. Se pasaba música británica, en especial Los Beatles. De hecho, en varios fragmentos que pueden encontrarse en YouTube se escucha la pesarosa melodía de Yesterday.

El plan era que los soldados ingleses que se dirigían a las Malvinas sintonizaran la radio y escucharan canciones de su tierra y mensajes grabados que les dieran nostalgia, melancolía, que los hicieran pensar en sus familias, en sus novias, en sus casas. Además, se hablaba de fútbol inglés y se reproducían sonidos como las campanadas del Big Ben para aumentar esta cápsula sonora de nostalgia.

Radio Liberty también se podía escuchar en otras partes de la anglósfera, como Australia, Nueva Zelanda o el propio Reino Unido. En varias entrevistas, Fernández Barrio reveló que cambiaba los guiones si eran demasiado ofensivos o bélicos, porque ella no buscaba insultar ni denigrar a los británicos, sino simplemente llegarles por el lado melancólico para que desistieran de participar en una guerra.

Silvia Fernández Barrio 1980
Silvia Fernández Barrio en 1980, cuando trabajaba en 60 Minutos.

Silvia Fernández Barrio en 1980, cuando trabajaba en 60 Minutos.

Las transmisiones eran por onda corta, a veces apoyadas por el Servicio de Radiodifusión Argentina al Exterior (RAE). Se cambiaba de frecuencia seguido para que la inteligencia británica no pudiera interferir en la banda. Los soldados enemigos, tras escuchar varias veces Radio Liberty, le dieron entidad y apodaron a esa voz como Argentine Annie.

Al final de la guerra, ya caído Puerto Argentino, Radio Liberty ya no tenía razón de ser y dio por finalizadas sus transmisiones. Se mantuvo en estricto secreto por muchos años hasta que Mancini rompió el silencio y, recién después, Fernández Barrio contó cómo había sido su experiencia.

Con el diario del lunes, podría decirse que la emisora falló en sus objetivos. También cabe preguntarse si esas tácticas, que habían tenido su auge a mediados del siglo XX, podían tener el mismo impacto varias décadas más tarde.

Radio Atlántico del Sur, la respuesta británica a Radio Liberty en la Guerra de Malvinas

El gobierno británico también intentó utilizar la radiofonía para difundir mensajes desmoralizantes para las tropas argentinas, pero tuvo menos impacto. Locutores latinoamericanos que intentaban pasar por rioplatenses leían noticias. En cuanto a la música, lo único argentino que tenían eran unos discos del director de orquestas de tango Juan D'Arienzo, por lo que sus canciones eran prácticamente lo único que sonaba.

A diferencia de Radio Liberty, que llegó a ser escuchada por soldados británicos, que hasta le pusieron un nombre a su locutora, la experiencia de Radio Atlántico del Sur estuvo muy lejos de los efectos buscados.

Embed - Propaganda Británica durante Malvinas - Radio Atlántico del Sur

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: