Cuál es el plan de la NASA para recorrer territorios rápidamente: Dragonfly es la clave

La misión a Titán, la luna de Saturno, fue aprobada en los últimos días para volar en 2028. Los detalles del vanguardista sistema inteligente de búsqueda de rastros de vida.

Finalmente, el sueño de indagar en profundidad territorios en helicópteros se hará realidad, después de que la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), confirmara la misión Dragonfly a Titán, la mayor luna del planeta Saturno. Este proyecto hará historia ya que la nave Dragonfly (Libélula en inglés), un helicóptero – dron del tamaño de un automóvil pequeño, será lanzado al cosmos en 2028 y llegará a la atmósfera de Titán en 2034.

Dragonfly fue elegida por la agencia norteamericana como parte del programa Nuevas Fronteras de la agencia, que incluye la misión New Horizons a Plutón y el Cinturón de Kuiper, Juno a Júpiter y OSIRIS-REx al asteroide Bennu. El esquema es administrado por la Oficina del Programa de Misiones Planetarias del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA en Huntsville, Alabama, para la División de Ciencias Planetarias de la entidad en Washington.

“El programa Nuevas Fronteras ha transformado nuestra comprensión del sistema solar, descubriendo la estructura interna y la composición de la turbulenta atmósfera jupiteriana, descubriendo los secretos helados del paisaje de Plutón, develando objetos ocultos en el cinturón de Kuiper e indagando un asteroide cercano a la esfera terrestre para estudiar los componentes básicos de la vida”, explicó Lori Glaze, directora de la División de Ciencias Planetarias de la NASA.

dragonfly

Cómo es Dragonfly, el helicóptero de la NASA que ayudará en las misiones de reconocimiento

El helicóptero, equipado con ocho rotores y que vuela como un dron, será el primer vehículo científico de la NASA que volará sobre otro astro planetario. El robot explorará desde dunas de arena hasta el suelo de un cráter donde los científicos esperan hallar agua líquida y otros materiales orgánicos que podrían brindar pistas sobre el origen de la vida que pudo haber existido en ese cuerpo celeste hace decenas de miles de años.

Durante su misión de referencia de 2,7 años, Dragonfly se expondrá a diversos contextos claves para la vida que alguna vez existieron y finalmente llegará al cráter de impacto Selk, donde hay muestras de agua líquida, materia orgánica y energía, que en conjunto representan la receta de la vida.

Cómo es la próxima misión de la NASA con Dragonfly en Titan, la luna de Saturno

El aparato sobrevolará docenas de lugares del satélite natural del gigante gaseoso Saturno, rico en metano y posiblemente materia orgánica, en busca de procesos químicos comunes tanto en Titán como en la Tierra primitiva antes de que se desplegara la vida.

Dragonfly está siendo diseñado y construido bajo la dirección del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins (APL) en Laurel, Maryland, que gestiona la misión para la NASA. A partir de ahora, el equipo de la misión tiene cuatro años para finalizar el diseño final de la nave, construirla y probar sus instrumentos científicos.

El anuncio lo hizo el mes último el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Nicky Fox, quien destacó: “Dragonfly es una misión científica espectacular con un amplio interés por parte de la comunidad. Explorar Titán ampliará los límites de lo que podemos hacer con helicópteros fuera de la Tierra”.

Dragonfly estaba primeramente previsto para 2026, pero sufrió un retraso de dos años por las restricciones presupuestarias y los costes extra generados por la pandemia de Covid-19. El equipo de Dragonfly logró avances técnicos esenciales, entre ellos: una progresión de exámenes de los sistemas de guía, pruebas de navegación y control de Dragonfly sobre los desiertos de California que se parecen a las dunas de Titán.

Según los expertos de la NASA, Titán es un análogo de la Tierra primitiva que puede facilitar pistas sobre cómo pudo haber surgido la vida en nuestra esfera terráquea. Titán es más amplio que el planeta Mercurio y es la segunda luna más imponente del sistema solar. Mientras orbita Saturno, está a unos 1.400 millones de kilómetros (886 millones de millas) de distancia del Sol, unas 10 veces más que la Tierra.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: