Los alumnos que toman las escuelas quedarán libres si no recuperan los días de clase

Así lo advirtió la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, y ratificó que los padres notificados de las denuncias deberán asumir el costo económico de los sueldos de los docentes que no pudieron dar clases.

A diez días del inicio de la toma de las escuelas porteñas en reclamo de una mejora en las viandas escolares, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, apuntó contra el kirchnerismo y advirtió a los alumnos que no cesen con la medida.

La funcionaria porteña sostuvo que “el kirchnerismo armó un escenario con las tomas de colegios como si estuviésemos en los 70”, e indicó que al momento hay “solo siete” establecimiento en esas condiciones.



En declaraciones radiales, Acuña consideró que las tomas de escuelas responden a “una iniciativa político-partidaria que comenzó hace 100 días incitada por CTERA y legisladores del Frente de Todos, que entregaron manuales de como tomar escuelas”.

Al mismo tiempo, advirtió que aquellos estudiantes que participen de tomas de colegios deberán recuperar los días de clases perdidos durante los fines de semanas, y avisó que en caso de que no lo hagan correrán el riesgo de quedar libres.

“Luego del proceso de invierno, nosotros presentamos un nuevo sistema de presentismo: para ser un alumno regular, hay que tener el 85% de presentismo por bimestre. Traducido a lo que los chicos miran, eso significa que los chicos tienen una cantidad de días de faltas injustificadas sin perder la regularidad. Y va cambiando esa cantidad de días, en función de las semanas que tiene cada mes (...) En este caso son 7-8 días los que pueden faltar. Y ahora hay tomas que ya están superando esos días. Con lo cual, esos chicos que están en la toma, perdieron la regularidad, no son alumnos regulares. ¿Qué significa esto? Que este bimestre va a tener que hacer medidas compensatorias como por ejemplo ir a las escuelas los días sábado para recuperar la regularidad. Si en el segundo bimestre no recuperan la regularidad, no van a poder acreditar las materias, lo que en nuestra época se llamaba ‘quedarse libre’”, explicó.

Respecto a la decisión de los alumnos, la ministra consideró que la mayoría de esas instituciones mantienen las medidas de fuerza por solidaridad a “reclamos de otros establecimientos y no por asuntos propios”.

Acuña calificó de “incomprensible” la toma de escuelas y ratificó que cuyos padres que fueron notificados de las denuncias deberán asumir el costo económico de los sueldos de los docentes que no pudieron dar clases.

DEJA TU COMENTARIO: