Javier Milei presiona al Senado y la oposición busca su brújula

Tras la media sanción de la Ley Bases y el paquete fiscal, el Gobierno apura el tratamiento en la Cámara alta para tratar de llegar bien parado al 25 de mayo, mientras que Unión por la Patria intenta asegurarse los votos para evitar que el proyecto se convierta en le ley.

El oficialismo intenta replicar el trámite exprés que consiguió en las comisiones de la Cámara baja y tenerlo listo para el pleno dentro de dos semanas. Todo indica que las firmas para el dictamen están. Pero qué pasará en la votación es más difícil de predecir. El final es absolutamente abierto. Según el poroteo del Gobierno, Unión por la Patria podría perder un par de votos entre abstenciones y apoyos al oficialismo por presión de gobernadores y eso significaría, al día de hoy, un empate en 31 con 10 indecisos.

Pero en Unión por la Patria tienen otro pronóstico. Creen, a partir de un encuentro virtual del mismo viernes, que no perderán voluntades, ni siquiera por la presión de mandatarios extremadamente dialoguistas como el de Catamarca, Raúl Jalil. En entrevista con Juan Amorín en Radio 10, el senador José Mayans aseguró que nadie ha expresado en el Interbloque opositor otra alternativa que el rechazo absoluto. El lunes habrá una reunión presencial que quizás dé una pista más acabada acerca de esto.

José Mayans

Lo impredecible de la situación también está dado porque el hecho de que las promesas políticas y económicas a los gobernadores desde el oficialismo son cada vez más pero también se extiende entre los legisladores la sospecha de que luego no se cumplirán.

Entre el rechazo total que pretende Unión por la Patria y el acompañamiento que acarician La libertad Avanza y el PRO hay matices. En el radicalismo y los senadores independientes o pertenecientes a monobloques crece la idea de acompañar el proyecto en general pero plantear modificaciones. Algunos temas como la reversión del Impuesto a las Ganancias son resistidos en provincias con altos ingresos y mucho mayor costo de vida, como las patagónicas. Si esto sucediera, el proyecto debería volver a Diputados donde el Gobierno no tiene los dos tercios que necesita para ratificar los textos originales pero puede aceptar los cambios e intentar votar con premura.

La idea de llegar al 25 de mayo con todo aprobado se diluiría pero, además, el efecto social del salvaje ajuste estaría en su apogeo. En el Gobierno saben que los tiempos comienzan a acortarse conforme crece el descontento general y que los triunfos que no se logren en las próximas semanas pueden no llegar nunca.

La oposición dialoguista y los aliados saben lo mismo y es por eso que, de volver los proyectos a Diputados, las acciones de los colaboradores Miguel Ángel Pichetto, Rodrigo De Loredo, Silvia Lospenatto y Cristian Ritondo subirán fuertemente. En este sentido tanto en Unión por la Patria como en la izquierda trotskista entienden que el factor que puede decidir voluntades es la calle.

Diputados Pichetto

Dirigentes tan disímiles como Gabriel Katopodis y Myriam Bregman convocaron en las últimas horas a una multitudinaria marcha el día que se voten la Ley Bases y el paquete fiscal. “Si metemos un millón y medio de personas en la calle, la ley no sale” confían en el peronismo más crítico de Milei.

A pesar de que la relación entre el palacio y la calle puede no ser la esperada por la oposición, es cierto que el efecto puede repercutir en el futuro. Nadie olvida que el comienzo de la declinación del gobierno de Mauricio Macri comenzó en la enorme manifestación -con represión incluida- que se opuso a la reforma previsional. El macrismo venía de ganar las elecciones de medio término pero no pudo evitar que su estrella comenzara a declinar de modo muy marcado, aún aprobando la ley. ¿Sucederá lo mismo con Milei?

El Gobierno y su poco tacto en las relaciones diplomáticas

En el mientras tanto, su administración elige continuar por una senda ridículamente riesgosa: pelearse con países que deberían ser aliados, a partir de comentarios del propio Milei, de la canciller Diana Mondino o de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Por torpeza o por ideología, no parece verse fácilmente como insultar a los presidentes de México y Colombia o afirmar datos incomprobables acerca de actividades del terrorismo en Chile pueden ayudar a los intereses de la Argentina.

Esta semana tocaron China y España. La boutade de la canciller acerca de que “todos los chinos son iguales” podría mover a risa por lo estúpido, pero la gracia se acaba cuando pensamos que una expresión racista para con los ciudadanos de uno de nuestros principales socios comerciales puede tener consecuencias catastróficas para producción argentina. El exabrupto además, le pone el moño a una gira de Mondino por China que estuvo plagada de errores políticos.

China Mondino

Lo de España es más complejo y procede de un efecto espejo. Se inició a partir de un comentario cuestionable del ministro de Transporte español, Óscar Puente, que sugirió en una charla que Javier Milei “ingiere sustancias”. El repudio lógico de la Oficina del Presidente de nuestro país no se hizo esperar pero sumó elementos de crítica al gobierno de Pedro Sánchez en su política doméstica que también son inaceptables. Los comentarios de esa se hacen eco de la prédica de la ultra derecha española justo cuando Milei viaja a ese país para participar de un encuentro de Vox. De nuevo, lo ideológico parece estar por encima de los intereses de nuestro país en la relación con naciones clave para nuestro desarrollo.

En el caso de la política vernácula como en el de la exterior, el presidente avanza por motivos de lucimiento personal o por ideología pero no parece tener en cuenta ni el contexto ni las conveniencias de las mayorías. Esto también representa un desafío para la oposición que se mece entre querer construir poder haciendo concesiones por derecha y sostener banderas loables pero con dirigentes que se encapsulan en patrullas perdidas con poca repercusión entre las masas. Del otro lado hay una sociedad que sigue desencantada y aguarda por una síntesis que le permita tener una vida mejor.

DEJA TU COMENTARIO: