Beraldi desmintió un presunto Plan Limpiar Todo y apuntó a los fiscales: "Construyeron una historia paralela"

La defensa de Cristina Kirchner exhibió cómo la Fiscalía construyó una historia en base a unos mensajes de texto para incriminar a Cristina Kirchner.

La defensa de Cristina Fernández de Kirchner en la causa "Vialidad" continúa por segundo día con su alegato final en el juicio que se le sigue a la Vicepresidenta y a otros 12 acusados por supuestos delitos con la obra pública nacional en Santa Cruz.

En el inicio de la jornada, los abogados Carlos Beraldi y Ary Llernovoy expusieron ante el Tribunal Oral Federal 2. Beraldi hizo foco en las maniobras que la Fiscalía orquestó y ejecutó para incriminar a Cristina como jefa de una asociación ilícita.

En su exposición, los fiscales Sergio Mola y Diego Luciani habían aludido a un supuesto plan al que llamaron Limpiar Todo, que el gobierno de Cristina habría ordenado en el final de su gestión para borrar las supuestas pruebas de la corrupción y favorecer con partidas presupuestarias extra a la empresa constructora del empresario Lázaro Báez.

"En un momento se fue a buscar a otros expedientes pruebas que pudieran servir para develar la verdad y la Fiscalía trajo una pericia sobre un teléfono de José López, en el expediente donde terminó siendo condenado, y esa pericia finalmente se la incorporó al debate prácticamente al fin del juicio. Nosotros hicimos observaciones de que el procedimiento no era correcto, ya que no tuvo el control de las defensas. Nos enteramos que iban a construir una nueva acusación recién en el alegato y allí se le puso un título rimbombante", añadió.

"¿Qué surge de ese teléfono? Unos 26.000 mensajes, pero seleccionaron algunos para sostener que en las ultimas semanas de esa supuesta asociación ilícita hubo una intención directa de Cristina de llevar a cabo un proceso para borrar las pruebas de lo ocurrido, que se le dieran a Báez mayores recursos financieros con decisiones administrativas para aumentar las partidas de las obras viales en Santa Cruz y permitir que Báez, digámoslo sin eufemismos, se robara todo esa plata", continuó Beraldi.

El abogado afirmó que "si uno busca cuatro mensajes y pretende construir una historia de tanta importancia va a fracasar en el intento, más si se intentas imputar a la Presidenta cuando ella no aparece en ningún mensaje, son solo circunstancias, mensajes que dicen: 'voy a ver a la señora", 'me voy a reunir', lo más cercano es un mensaje del exsecretario de Obras Públicas con uno de los secretarios privados de Cristina que decía ‘Voy a tener una reunión', algo totalmente rutinario que no debería generar sospecha, pero trataron de inventar un relato para que la asociación ilícita que ha muerto vuelva a nacer”.

“La manera de hacerlo fue con una viveza: si los mensajes no dicen nada o muy poco como para imputar a la expresidenta, construyamos una historia de contexto de esos mensajes para hacerlos creíbles y mostrar que hay una asociación ilícita. Construyeron una historia paralela para darle contenido a unos mensajes que no tenían relevancia y sobre esa base armaron esa operación de acusación”, agregó.

La base de la acusación también hacía foco en una supuesta reunión de Cristina Kirchner con Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz. Pero, ¿Cristina se reunió con Lázaro? Beraldi explicó que para probar ese encuentro los fiscales tomaron como "día clave" el 30 de noviembre de 2015 y se basaron en "una nota periodística que decía que ese día la presidenta iba a Santa Cruz. El problema de la Fiscalía es que tiene un delay, porque esa noticia no corresponde a ese día: dice que el lunes 30 de noviembre Cristina iba en el avión presidencial a Santa Cruz, pero se publicó 24 horas después", agregó.

Luego aseguró que ese 30 de noviembre de 2015, la entonces Presidenta no estuvo en Santa Cruz sino en la provincia de Río Negro. En ese sentido, mostró imágenes de una acto político que realizó la vicepresidenta en la ciudad rionegrina de Bariloche. "Se cae la trampa y los deja en una posición vergonzosa: de esto no se vuelve", sostuvo el letrado.

Otro de los puntales de la acusación se basaba en que el 23 de noviembre de 2015, el día después de que Mauricio Macri ganara las elecciones presidenciales, Julio De Vido dispuso una ampliación de las partidas presupuestarias para la Dirección Nacional de Vialidad para "obras por convenio", lo que se habría aprovechado dos días después para pagarle 500 millones de pesos más a las empresas de Báez. Pero Beraldi explicó que fue aprobada por la Oficina Nacional de Presupuesto. Y no hay ninguna prueba de que haya terminado favoreciendo a Báez. De hecho, cuatro de las cinco obras que figuran en la planilla exhibida por el fiscal no corresponden a obras por convenio, por lo que no existe punto de conexión.

"Concretamente es un invento. Es más, lo que no miraron es que dos días después se dicta la resolución para reducir las partidas: no están dándole plata a Báez. el Plan Limpiar Todo no existe", concluyó Beraldi.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO:

últimas noticias

Detuvieron al "Teto" Medina: allanaron su departamento en Palermo

09:30
La UBA está entre las 10 mejores universidades latinoamericanas en materia de investigación.

La UBA fue distinguida por sus investigaciones científicas: está en el Top 10 de América Latina

09:28
El dólar blue encontró estabilidad luego del salto de $10 del martes.

El dólar blue busca su techo y opera cerca de los $290

09:23

La madre de un paciente defendió al Teto Medina: "Los cuida como a sus propios hijos"

09:22
El programa que desciende día a día sus números.

Rating: el programa que se desploma y atraviesa una profunda crisis

09:16






¿Querés recibir notificaciones de alerta?