Empresarios de la construcción alertan por la parálisis de la obra pública

El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, explicó que las tareas se hacen muy cuesta arriba con los atrasos en los pagos por parte del Estado. Además, dijo que es difícil comprar los materiales necesarios por la inflación y las trabas a las importaciones.

Los empresarios de la construcción alertaron por la demora de pagos por parte del Estado y el impacto de la inflación en el sector, convirtiendo en una misión casi imposible el financiamiento. Esta situación contradice el relato del Gobierno que indica que la obra pública está activa en todo el país.

Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), alertó que "los contratos pierden valor económico mes a mes y los atrasos en los pagos, con tasas del ocho al 10%, hacen que una demora de uno o dos meses sean cifras muy difíciles de llevar".



"Hay muchas obras públicas en todo el país, no solo del gobierno nacional, también de los provinciales, el plan de obras públicas es difícil de llevar adelante con estos niveles de inflación", agregó Weiss.

Luego, en diálogo con Radio Mitre, el presidente de CAMARCO agregó que "Los contratos de obra pública tienen un sistema de actualización de precios, con una fórmula polinómica con índices INDEC diseñada post-convertibilidad, para mantener constante los valores de los contratos firmados pero se deteriora con estos niveles de inflación".

obra publica

Por otro lado, remarcó que "las obras vinculadas al BM y el BID están bastante al día. Pero las obras por convenio del gobierno nacional con las provincias o municipios tienen demoras más importantes".

"Hay casos en el interior de cinco a nueve meses. Esas obras están semiparalizadas o paralizadas. Grandes obras, como puertos, usinas de generación eléctrica no hay. Pero hay inversiones en FFCC y Vialidad. El gasoducto está financiado y no hay problema", cerró.

Las causas de los atrasos en los pagos, según CAMARCO

En cuanto a los atrasos de pagos, Weiss manifestó que "hay obras de 20 mil a 40 mil millones de pesos que son obras importantes y muy difíciles de financiar en la situación que mencionamos. El sistema financiero no apoya fuertemente. La mayoría de las constructoras del país son pymes. No son obras demasiado grandes pero para las empresas son importantes".

Los retrasos de los pagos son muy variables y dependen del financiamiento. Si es de origen extranjero no presentan demora, mientras que si depende del Estado pueden tener un desfasaje de hasta 9 meses.

A esto hay que sumarle la traba a las importaciones necesarios para la construcción y la inflación, que eleva el valor de los costos todos los meses: “Tenemos graves problemas de insumos, sobre todo insumos importados. Ya sea productos totalmente importados o productos, materiales que se fabrican en la argentina con algún insumo importado”.

“Ahí hay muchos materiales en los que no hay stock, no hay entrega, no hay precio. O los precios, cotiza una empresa, y duran 24 o 48 horas. Porque los fabricantes no pueden garantizar o no tienen claro a qué dólar van a poder recomprar el insumo entonces se cubren cotizando 24 o 48 horas de validez de precios. O en algunos casos el presupuesto directamente en dólares”, expicó Weiss.

DEJA TU COMENTARIO: