El Gobierno adelantó que el piso de Ganancias será superior a 1.2 millones

Luis Caputo aseguró que se está analizando el número y tratando de escuchar el reclamo de los gobernadores. "Es un impuesto que está en todo el mundo", argumentó.

El ministro de Economía, Luis Caputo, adelantó que el Gobierno aún no definió el piso del Impuesto a las Ganancias pero que lo está debatiendo y "escuchando el reclamo de las provincias", uno de las principales resistencias que presentaron los gobernadores durante las últimas reuniones con el Ejecutivo. No obstante, aclaró que el piso será superior a 1.200.000 pesos.

"Honestamente a nadie le gustan los impuestos. Pero el Impuesto a las Ganancias es un impuesto que se paga en todo el mundo", comentó Caputo durante una entrevista al medio TN. "Es un impuesto que está en todos lados, es suficientemente progresivo y es mucho mejor que ingresos brutos o impuesto al cheque", añadió.

En ese sentido, anticipó: "Estamos debatiendo (cuál será el piso), escuchando el reclamo de las provincias", pero aseguró que el mismo "no va a ser de 1.200.000 pesos".

El vocero presidencial, Manuel Adorni, había aclarado en conferencia de prensa este viernes por la mañana que "todos los pisos y los números que leí en los medios de comunicación son inexactos porque no están definidos". Además, resaltó que todavía la "situación actual está en debate". "Por ahora esa información es inexacta", remarcó.

Sin embargo, Caputo advirtió que "si bajamos impuestos, vamos a recaudar menos". "La única forma de bajar impuestos es primero demostrando que cumplís, ganando credibilidad, la economía creciendo. Una vez que creces y tenés superávit, se lo vamos a devolver a la gente con baja de impuestos", explicó.

Respecto a los plazos estipulados para que comiencen a bajar los impuestos, el ministro aseguró que "esto puede estar pasando el año que viene mismo o antes si empezáramos a crecer antes".

Ante este escenario, Caputo señaló que estas medidas están sujetas a la aprobación de la nueva versión de la Ley Ómnibus. "Si pasa la ley, claro", advirtió.

"Nosotros estratégicamente y a sabiendas de que no teníamos representación en el Congreso y que probablemente la ley no iba a pasar, planteamos el ajuste de manera tal que nos la pudiéramos valer por nosotros mismos. Porque sabíamos que la única forma de ganar credibilidad y poder de negociación con las provincias, era mostrando que no los necesitamos", argumentó.

DEJA TU COMENTARIO: