AySA aplicará un esquema progresivo de quita de subsidios desde noviembre

Comenzará a implementarse de manera gradual hasta el 1 de marzo de 2023. La iniciativa contempla básicamente cinco medidas.

Agua y Saneamiento Argentino (AySA), empresa estatal conducida por Malena Galmarini, presentó una propuesta de segmentación tarifaria de quita de subsidios. Comenzará a aplicarse gradualmente a partir del 1 de noviembre hasta el 1 de marzo de 2023.

La iniciativa abarca cinco medidas: determinación del nivel tarifario y del subsidio vigente, segmentación de tarifa, programa de reducción progresivo en etapas de los subsidios, fortalecimiento del programa de tarifa social y establecimiento de un registro de mantenimiento del subsidio para usuarios residenciales.



La empresa encargada de proveer los servicios de agua y cloacas explicó que los usuarios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) pagan actualmente solo el 30% del valor del agua producida.

En medio de ese contexto, se busca eliminar totalmente los subsidios a partir de noviembre para los usuarios residenciales y también terrenos baldíos localizados en las zonas de calificación como ingresos altos, que incluye a barrios y urbanizaciones cerradas.

Agua: el 15% pagará tarifa plena desde noviembre

Mientras que para las zonas calificadas como “medias”, la quita de subsidios para los usuarios de residenciales y terrenos baldíos se hará en tres etapas: subsidios del 40% desde el1º de noviembre de 2022 y hasta el 31 de diciembre de 2022; subsidios del 20% desde el 1º de noviembre de 2022 y hasta el 28 de febrero de 2023 y eliminación de subsidios desde el 1º de marzo de 2023.

En la misma línea, los usuarios de las zonas calificadas como bajas, la quita será: subsidios del 45% desde el 1º de noviembre de 2022 y hasta el 31 de diciembre de 2022; subsidios del 30% desde el 1º de noviembre de 2022 y hasta el 28 de febrero de 2023 y subsidios del 15% desde el 1º de marzo de 2023.

Los usuarios no residenciales recibirán subsidios del 40% desde el 1º de noviembre de 2022 y hasta el 31 de diciembre de 2022; del 20% desde el 1º de noviembre de 2022 y hasta el 28 de febrero de 2023 y eliminación del beneficio desde el 1º de marzo de 2023.

Por otra parte, se comunicó que aquellas personas que ya cuentan con tarifa social y comunitaria quedarán exceptuados de la segmentación, por lo que no perderán el beneficio.

Cabe recordar que, en el último año, la tarifa social ascendió a un total de 250 mil hogares que tienen un ingreso neto inferior a dos jubilaciones de la mínima ($86.630 a septiembre de 2022).

Por otra parte, el programa de Tarifa Social de AySA cuenta este año con un presupuesto inicial de $950 millones y, de manera preliminar, se estima una previsión inicial para el programa de tarifa social en 2023 de $2.300 millones.

Sin embargo, la empresa estatal aseguró que si bien la propuesta de segmentación de tarifa implica un incremento en los ingresos de la empresa, aun no resulta suficiente para el sostenimiento operativo del servicio, por lo que seguirá con asistencia financiera del Tesoro Nacional.

De acuerdo a las primeras informaciones, la última revisión tarifaria se aplica en dos etapas: una desde el 1º de julio, con un incremento del 20%, y luego desde el 1º de octubre, con un incremento del 10%. En total, se tendrá un incremento final del 32%.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: