Un comandante justificó la represión de la Policía de Brasil contra los hinchas argentinos

Antes del comienzo del encuentro, la Policía local reprimió a un grupo de simpatizantes de la Selección que se encontraban en las tribunas del estadio Maracaná, demorando el inicio del partido.

El episodio violento ocasionó que se demore media hora el inicio del encuentro en el que la Selección argentina derrotó al conjunto local por 1-0. Incluso, los jugadores argentinos intentaron calmar la situación, pero al no tener respuesta se retiraron al vestuario donde permanecieron por orden del capitán Lionel Messi.

Vagner Ferreira, comandante del Batallón Especial de Policía en los Estadios (BEPE), sostuvo que las medidas no fueron excesivas y justificó la violencia: "Usamos los bastones con el objetivo de detener las agresiones".

Policía Brasil

"Algunos hinchas tienen un historial de confrontación con las fuerzas de seguridad. Creo que esa fue la causa. Fue necesario usar cada vez más fuerza. En principio hicimos advertencias verbales. Luego tuvimos que usar los bastones", señaló en una entrevista con la señal SporTV.

Incluso, minimizó el hecho al agregar: "No usamos balas de goma ni gas lacrimógeno, fuimos muy técnicos”. También, comentó que los heridos no fueron solo de la parcialidad argentina, sino que hubo policías que tuvieron que recibir atención médica.

"Si los entradas ya fueron vendidas antes de la reunión, es un hecho que llama la atención", añadió el comandante, responsabilizando a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Por su parte, la Secretaría de Estado de Policía Militar señaló: "El Batallón Especializado en Vigilancia de Estadios (BEPE), referente nacional en su especialidad, cumplió rigurosamente su misión, de acuerdo con la legislación vigente".

DEJA TU COMENTARIO: