"Sonría, lo estamos grabando": la importancia de las muelas para un cantante lírico del Teatro Colón

En el último capítulo del reality de C5N, el doctor Cristian D’Agata se encargó de mejorar la masticación de Marcelo, un reconocido tenor. La cirugía de sus muelas ayudó a proteger las cuerdas vocales para poder cantar mejor.

Marcelo Gómez tiene 42 años, es cantante lírico y parte del coro estable del Teatro Colón. "Llegué acá por un problema molesto y es que me faltan seis muelas. No tengo una funcionalidad buena a la hora de comer o tragar la comida y eso me genera mucho reflujo, una de las cosas más nocivas para las cuerdas vocales", explicó.

Marcelo llegó al doctor Cristian D’Agata por Juan Manuel, su hermano, que fue entrenador del odontólogo. Y es que el deporte también es parte de la vida de Gómez: "Juego al rugby, y eso tuvo que ver con mi pérdida de muelas. Dos las perdí por un golpe muy grande jugando al rugby y en las otras cuatro se me hicieron quistes en las raíces y me las tuvieron que extraer”. Para Marcelo, “tener las piezas molares puede hacer que la funcionalidad al comer mejore bastante”.

Marcelo Sonría
A Marcelo le faltaban piezas en el maxilar inferior.

A Marcelo le faltaban piezas en el maxilar inferior.

Al cantante lírico le faltan piezas en el maxilar inferior pero, por suerte, todavía conserva mucho hueso, lo que hace más fácil llevar adelante el tratamiento tanto del inferior como del superior. Antes de colocar los 6 implantes, D'Agata remarcó la importancia de remover la infección de una de las piezas dentales de Marcelo: "La falta de piezas dentarias en el sector posterior le va a afectar porque al masticar mal y tragar se genera reflujo, algo muy nocivo para las cuerdas vocales".

Para el tratamiento, D’Agata decide realizar una cirugía guiada: va a anestesiar la zona y, a través de la encía y con un elemento pequeño, colocará los implantes sin realizar ninguna incisión. “Esto permite que el paciente, si tiene que cantar luego de la cirugía, pueda hacerlo sin problemas”, explicó D’Agata.

Marcelo Sonría 2

"Al masticar mal y tragar se genera reflujo", explicó el doctor D´Agata.

"No resolví esta cuestión antes por miedo a no poder seguir trabajando de lo que hago, que es cantar", relató el hombre, y contó qué va a ser lo primero que haga cuando termine el tratamiento: "El primer día después voy comerme un asado con mis amigos y disfrutarlo mucho. Ahora estoy en las manos de Cristian", subrayó.

Después de la colocación de los implantes, Marcelo organizó todo para comer el ansiado asado y también pudo seguir cantando en el Teatro Colón con total normalidad. "La posibilidad de comer lo que quiero comer y no sufrir después es increíble. Y no volvió el reflujo, que es lo más importante", manifestó, entusiasta, en la antesala de una nueva función.

Marcelo Sonría 4
Después de la colocación de los implantes, Marcelo pudo seguir cantando en el Teatro Colón con total normalidad.

Después de la colocación de los implantes, Marcelo pudo seguir cantando en el Teatro Colón con total normalidad.

Sonría, lo estamos grabando: salud y estética en el camino de la felicidad

Sonría, lo estamos grabando es el nuevo reality documental de C5N en el que el reconocido cirujano bucomaxilofacial Cristian D’Agata (M.N: 23.743) se mete a fondo en las historias de vida de sus pacientes y los acompaña en el camino para conseguir esa sonrisa soñada.

“Lo que me movilizó para llevar adelante el reality fue la cantidad de personas con necesidades odontológicas, ya sea estéticas o funcionales. La intención es darle una solución a los pacientes que no tienen posibilidades económicas, o alguna otra limitación, y devolverles la salud de la boca”, explicó el Dr. D’Agata.

Maru Dagata Sonría

"La intención es darle una solución a los pacientes que no tienen posibilidades", explicó D´Agata.

El caso de Yolanda: tenía dientes débiles por sus trastornos alimenticios y recuperó la sonrisa

Embed - TENÍA DIENTES DÉBILES por su ANOREXIA y ahora RECUPERÓ la SONRISA - "SONRÍA, LO ESTAMOS GRABANDO"

Desde muy pequeña, Yolanda Mancuello comenzó a sufrir distintos trastornos de la conducta alimentaria (TCA) como bulimia, anorexia y "trastorno del atracón". Eso colaboró para que sus dientes se fueran torciendo cada vez más. “Por más que yo lo pudiera identificar y que me generara vergüenza, mi salud bucal pasó siempre a un segundo plano”, recordó la joven de Quilmes.

El tratamiento de Yolanda consistió en colocarle 24 porcelanas de circonio y tres implantes. En primer lugar, hubo una instancia quirúrgica, acompañada por un tratamiento con sueros para que su post operatorio fuera más exitoso. Luego, el proceso consistió en anestesiar los maxilares, limpiar el sarro y los dientes para escanear la boca, diseñar cuáles iban a ser los dientes provisorios y luego los definitivos.

Después de los dientes provisorios, llegó el turno de los definitivos de porcelana. El proceso consiste en colocarlos con un pegamento especial que se endurece al entrar en contacto con la luz ultravioleta. “El resultado final en Yolanda fue excelente: pudimos modificar forma, tamaño, posición y color de los dientes. Además, su autoestima es mucho más alegre porque busca sonreír. Está más empoderada”, cerró el Dr. D’Agata.

Yolanda Sonría (8)

La reconstrucción total de la sonrisa de Loly

Embed - La RECONSTRUCCIÓN TOTAL de la SONRISA de LOLY PÉREZ - "SONRÍA, LO ESTAMOS GRABANDO"

Loly Pérez tiene 47 años y se crió en el seno de una familia trabajadora. En sus primeros años de vida tuvo acceso a atención primaria odontológica, pero eso cambió cuando su padre dejó de estar en casa. "En ese momento el dentista pasó a ser algo secundario y no tan importante como un médico clínico", cuenta.

Antes de empezar el tratamiento con el Dr. D'Agata, a Loly le quedaban dos dientes con mucha infección que le reabsorbieron aún más el hueso. Tener una prótesis removible y mal adaptada hizo que la paciente no pudiera ingerir ciertos alimentos y terminara recurriendo a hidratos de carbono. "Le resolvimos no sólo un tema masticatorio, funcional y estético, sino un tema sistémico para poder nutrirse de forma correcta", destacó D'Agata.

El tratamiento consistió, en primera instancia, en la colocación de tres implantes para sostener las prótesis completas en el maxilar superior. Luego, agregó coronas de circonio en el maxilar inferior para unificar forma, tamaño y color con los de la parte de arriba: un cambio funcional y estético.

Loly sonrisa

Maru recuperó sus dientes, perdió la vergüenza y volvió a bailar salsa

Embed - RECUPERÓ sus DIENTES, PERDIÓ la VERGÜENZA y VOLVIÓ a BAILAR SALSA - "SONRÍA, LO ESTAMOS GRABANDO"

Cuando era joven, Maru Gómez sufrió un grave accidente en la cara mientras caminaba por la calle. A raíz de ese incidente perdió parte de la nariz y decidió hacerse un tratamiento de reconstrucción facial. Ahora, encontró el momento para dedicarle tiempo a su salud dental y quiere cambiar su vida.

En el momento de la cirugía, y gracias a tomografías computadas que mostraron el estado de la boca, se pudo realizar una operación guiada. “Se colocaron siete implantes en el maxilar inferior y cinco en el maxilar superior”, explicó D’Agata.

Este tipo de cirugía guiada genera poco o mínimo traumatismo ya que se manipulan poco los tejidos blandos. “Luego de la parte quirúrgica llegó la parte de las fundas de porcelana. Sin dudas el objetivo final fue alcanzado”, aseguró.

Sonrisa Maru

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: