La masacre de Ramallo: rehenes, 180 balazos y muchos interrogantes

Fue uno de los episodios más sangrientos y bochornosos de la historia policial argentina.

Fue la toma de rehenes más sangrienta y bochornosa de la historia policial argentina. El 16 de septiembre de 1999, tres ladrones ingresaron a robar al Banco Nación de la tranquila ciudad de Ramallo, a 200 kilómetros de la Capital. Tomaron rehenes, pidieron las llaves del tesoro y durante la madrugada, al ver que no avanzaban las negociaciones, dos de los asaltantes decidieron escapar en un auto con los civiles: el contador del banco, el gerente y su esposa. La policía disparó unas 200 balas en 37 segundos y terminó con la vida de dos civiles y un ladrón.

El caso sentó un precedente y también dejó muchas incógnitas, ¿qué pasó en el banco de Ramallo aquella madrugada? ¿Había documentación confidencial en la bóveda? ¿La Policía liberó la zona y actuó en connivencia con los ladrones?



Ramallo 2.jpg
Tres ladrones ingresaron a robar al Banco Nación de la tranquila ciudad de Ramallo.

Tres ladrones ingresaron a robar al Banco Nación de la tranquila ciudad de Ramallo.

La investigación demostró que hubo una llamada entre los delincuentes y su abogado, en el que decían que iban a escapar con los rehenes. Así fue que los jefes del operativo estaban al tanto de que los delincuentes saldrían con los rehenes en un auto, y así y todo los ejecutaron.

Durante la tarde, cuando ya estaba detenido, encontraron a Martín Saldaña, el que había quedado dentro del banco, ahorcado en el calabozo con el cordón de un colchón. La Policía informó que fue un suicidio.

Ramallo 5.jpg
La investigación demostró que hubo una llamada entre los delincuentes y su abogado.

La investigación demostró que hubo una llamada entre los delincuentes y su abogado.

Las preguntas se sucedieron unas con otras: ¿Hubo descoordinación policial? ¿Por qué terminó todo como terminó? ¿Cuál fue el rol del subcomisario Pablo Bressi y el juez Carlos Villafuerte Ruzo en la negociación?

Ramallo 4.jpg
El gerente del banco y su esposa.

El gerente del banco y su esposa.

Saldaña y otro de los delincuentes, Javier Hernández, se llevaron ciertos secretos a la tumba: cómo obtuvieron el soporte informativo para cometer el asalto, quienes fueron los entregadores y de qué manera llegó a sus manos el plano de la bóveda que fue hallado entre las ropas de Saldaña ya estando muerto. Era un croquis que sólo pudo estar en poder de un efectivo policial de Seguridad Bancaria o de un funcionario del Banco Central.

Ramallo 3.jpg
El auto recibió unos 180 balazos.

El auto recibió unos 180 balazos.

Hubo dos juicios: uno en 2002 y el otro en 2004, para separar las responsabilidades de la banda de delincuentes y de los policías. El Tribunal Federal Oral número 1 de Rosario condenó a los delincuentes y a los policías con penas que fueron de 2 a 24 años. Pero allí no terminó la historia para Flora Lacave, quien se salvó de milagro y perdió a su compañero de vida: aún tiene pesadillas y mira hacia los costados cuando pasa cerca de un banco.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: