La historia de "El Pelado", el ladrón serial de ojos claros que va a juicio por 20 robos en 60 días

Está detenido con prisión preventiva. Se movía por el barrio Fátima en Villa Soldati y tenía atemorizados a los vecinos. Solía robarle a niños, adolescentes y mujeres solas, con bebés y hasta embarazadas. En su perfil delictivo un componente xenófobo

El caso de Jorge Martín Carrazán, de 29 años y más conocido por su apodo de “El Pelado”, podría ser el de decenas de delincuentes que, como él, a diario, se sienten impunes robándole a vecinos de los barrios más vulnerables de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Aproximadamente 1,70 de altura, tez blanca, ojos celestes, flaco y de pelo negro”, la descripción del Pelado se repite en varias denuncias de cómo asolaba el barrio Fátima -la ex villa 3-, en Villa Soldati, en el sur de la ciudad.

Sus víctimas preferidas, los más vulnerables: niños y adolescentes que iban o volvían del colegio y mujeres solas, con bebés y hasta embarazadas.

Pero además, hay en su perfil delictivo un componente xenófobo ya que, según la investigación, también elegía a sus víctimas por ser extranjeras, principalmente de la comunidad boliviana y les decía en la cara que se sentía con el derecho de robarles: “Extranjero que está en mi país, tiene que pagarme por estar viviendo acá”, llegó a decirle a uno de los damnificados.

Según la causa judicial -a la que accedió C5N-, Carrazán robaba montado en una bicicleta, con dos cuchillos o, a veces, exhibiendo un arma de fuego en su cintura.

Lo habitual era que el Pelado nunca fuera preso o terminara recuperando la libertad en el día porque todos le temían y nadie se animaba a formalizar una denuncia. En su legajo policial consta que entre 2013 y 2019 tuvo causas por “robo, lesiones y tenencia de armas”, que le valieron una condena a seis meses de prisión efectiva.

Pero en este sumario, algunas de las víctimas también llegaron a declarar que en el barrio se decía que hace “seis o siete años” Carrazán además había estado involucrado en el homicidio de un remisero.

Jorge Martín Carrazán

El miedo de los vecinos

“Muchos vecinos no quieren hacer la denuncia porque sale rápido y saben que su abogado le indica los nombres de quienes lo denuncian, y luego toma represalias”, contó uno de los damnificados de esta causa instruida por la Fiscalía 44 y el Juzgado 15 del fuero en lo Criminal y Correccional.

El 7 de marzo pasado todo cambió porque y desde entonces el Pelado está preso. Todo gracias a un grupo de WhatsApp donde se viralizó que ese día lo habían detenido y al trabajo de la Fiscalía 44 y de la Comisaría Vecinal 8B de la Policía de la Ciudad, que alentaron a los damnificados a hacer las denuncias.

Así se fue elaborando un voluminoso sumario policial que derivó en una causa judicial donde el Pelado ahora quedó imputado por un total de 20 hechos de robos -la mayoría ocurridos en solo 60 días, entre febrero y marzo de este año-, por los que ahora deberá afrontar un juicio oral.

En el apartado de calificación legal del requerimiento de elevación a juicio de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 44, quedó plasmada para Carrazán casi toda la gama de variables del delito de robo, contemplado en el Código Penal.

Está el “robo simple y reiterado en cuatro ocasiones”, el “calificado por haber sido cometido mediante el empleo de un arma” -en 11 ocasiones-, el “calificado en grado de tentativa”, el “agravado por el uso de arma de fuego cuya aptitud no puede tenerse por acreditada”, el “calificado por haber sido cometido en poblado y en banda” y hasta un par de hechos de “amenazas coactivas agravadas por el uso de armas”.

“Yo no le tengo miedo a nadie”.

El 7 de marzo último, a las 8:40 de la mañana, ocurrió el asalto que derivó en la detención de este presunto ladrón serial. Según la acusación, en el pasaje 27 de mayo y la calle Laguna de Villa Soldati, el Pelado asaltó con un cuchillo a una adolescente que vestía el uniforme de la escuela Nuestra Señora de las Gracias. Le robó dinero y un celular y escapó en bicicleta diciendo “yo no le tengo miedo a nadie”.

Gracias a una testigo que llamó al 911 y dio su descripción, fue perseguido por distintos pasillos del barrio Fátima y detenido a pocas cuadras. Incluso, ofreció resistencia y le pegó un codazo al policía que logró reducirlo y esposarlo.

En su poder, llevaba el cuchillo de aproximadamente 15 centímetros de largo con el que amedrentaba a todas sus víctimas. También dos celulares -el suyo y el robado a la alumna-, y 900 pesos en efectivo en billetes de 200, 100 y 50 pesos.

En otro hecho ocurrido dos semanas antes, una ecuatoriana de 23 años denunció que el Pelado la asaltó y le robó 30.000 pesos cuando ella estaba estacionada en su auto en el cruce de las calles Janer y Laguna, siempre del mismo barrio Fátima.

El imputado se le acercó, le preguntó “¿estás perdida?” y ella le respondió que se fuera. Pero tras un forcejeo, Carrazán le sacó el dinero que tenía en una riñonera. “Cuando quiso sacar algo para amenazarme, le tiraron una botella desde la terraza de la pizzería y solamente alcanzó a rasguñarme”, contó la víctima. Y agregó que cuando se iba, le dijo: “Vas a ver cuando te vuelva a ver, vas a ver”.

Otro de sus denunciantes fue un hombre de nacionalidad boliviana de 41 años, asaltado en dos oportunidades, una vez en agosto de 2023 cuando le exhibió dos cuchillos y un arma de fuego en la cintura, y en febrero de 2024, cuando le sacó un celular amenazándolo con un cuchillo y un fierro. “Llamá a la Policía y va a ser peor para vos”, le dijo.

En la fiscalía, este hombre trazó el perfil de Carrazán al afirmar que “suele robarle a la gente que ve más débil: niños, adolescentes, mujeres embarazadas, mujeres con bebés, es muy atrevido. No podemos caminar en paz”.

Según el expediente, el 1° de marzo, el blanco fueron varios adolescentes. Por la tarde, le robó a un chico de 15 años sus botines marca Topper y talle 41. Le mostró un cuchillo y lo amenazó: “Si me seguís, te voy a cortar”.

Más tarde, también armado con un cuchillo, abordó a dos hermanos de 14 y 15 años que regresaban de la escuela. “Dejate robar”, le dijo a uno. Junto a un cómplice, se apoderó de una campera, una mochila y un celular y cuando se iba, le pegó una trompada en la nariz al mayor de los chicos.

Jorge Martín Carrazán

El 6 de marzo -un día antes a su detención-, a las 9:40 de la mañana, le había tocado a una joven madre que circulaba con su bebé de 9 meses en un cochecito. “Dame todo porque te rompo el coche del bebé”, le dijo “El Pelado” mostrándole un cuchillo y se llevó una pañalera y una billetera con 2.500 pesos y un carnet de discapacidad.

Otra mujer boliviana, de 48 años, fue víctima el 2 de marzo de otro hecho donde quedó asentada su discriminación hacia los extranjeros.

En Laguna y pasaje América, el Pelado le dijo a la víctima: “Dame plata para una birra. Tenés que pagarme por estar viviendo acá”. Ante su negativa, le arrebató una riñonera con la suma de 23.000 pesos.

Ella fue una de las víctimas que se animó a ir a denunciarlo porque “en un grupo de WhatsApp de los vecinos, se avisó que había sido detenido”.

“¿Qué te metés vos boliviana de mierda, mañana te voy a agarrar”, fue la amenaza xenófoba que el imputado le hizo a otra de sus vecinas.

Esperará el juicio con prisión preventiva

Lo concreto es que gracias a la suma de esta veintena de hecho, el Pelado Carrazán se encuentra detenido con prisión preventiva y con su causa ya elevada a juicio oral.

Fuentes judiciales confirmaron a C5N que la causa recayó en el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional (TOCC) 7 de la Capital Federal. El fiscal de juicio será Oscar Ciruzzi, quien al tratarse de 20 hechos en “concurso real”, en el futuro alegato y cuando pida una condena, podrá sumar las penas de cada delito hasta un tope que pude llegar, aunque no superar, los 50 años de cárcel.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: