Crimen de Fernando Báez Sosa: una testigo confirmó la aberrante frase de uno de los acusados

"Quedate tranquilo que me lo voy a llevar como trofeo", fue lo que escuchó decir Tatiana Caro, una de las jóvenes que estuvo minutos después de la violenta agresión contra el estudiante de abogacía.

En la cuarta jornada por el juicio contra los ocho acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, declararon nuevos testigos, entre ellos, la joven que le hizo RCP a la víctima y quien presenció la agresión y ratificó las aberrantes frases de los rugbiers.

También lo hicieron los policías y dos comerciantes que estaban a pocos metros. El miércoles, en tanto, declararon empleados del boliche donde sucedió todo, más efectivos y Pablo Ventura, quien había sido falsamente incriminado.

En la nueva jornada, los detenidos ingresaron rodeados de la custodia de rigor del SPB a la sala del Tribunal N°1, y a diferencia de las audiencias anteriores, se mostraron sin barbijo.

El uso de cubrebocas fue un requerimiento de los jueces al inicio del proceso. Se distribuyeron gratuitamente en la primera jornada a los presentes, de cara al reciente aumento en los casos de COVID. Ayrton Viollaz y Máximo Thomsen se los bajaron en repetidas ocasiones en las audiencias anteriores.

Fernando Burlando habló sobre cómo se vivió dentro del Tribunal durante la tercera audiencia

El abogado de la querella contó que “desde el momento cero los acusados buscaron entorpecer a la Justicia”. “Cuando salís a la calle para pelearte todo el tiempo, ejecutás un plan”, sostuvo y arremetió contra los acusados: “Fueron en grupo, en el mismo momento, a los gritos, esos que infundían temor. Muchos testigos no se quisieron acercar por eso. Eran gritos arengando la violencia”.

Al mismo tiempo, se mostró a favor del pensamiento de José María Ventura, papá de Pablo, al acusarlos de “cobardes” por acusar a una persona inocente. “Lo que hicieron con Ventura describe a la perfección cómo actuaron”, remarcó el letrado.

Por último, consultado sobre el estado de Graciela, la mamá de Fernando, aclaró que “está con fuerza” y “con ganas de seguir en el juicio”.

“Quedate tranquilo que me lo voy a llevar como trofeo”, el relato de una de las testigos

Tatiana Caro, que presenció la agresión en la puerta del boliche Le Brique, contó lo que escuchó decir de uno de los acusados cuando cometían el brutal ataque contra Fernando Báez Sosa.

“Me encontraba en Beerland, el restaurante que estaba al lado de Le Brique, me acerqué a saludar a uno de los patovicas, Chiqui Muñoz, y justo interceptó el momento en que sacaban a ambos grupos”, recordó y al igual que manifestaron los patovicas y a lo que se vio en los videos, aseguró que a Fernando y a los amigos los sacaron por la puerta principal y a los acusados por la de servicio.

En su relato, refirió que pudo ver cómo “le pegaban a Fernando por atrás y atacaban a los amigos que fueron los que intentaron defenderlo”. Consultada sobre si recuerda a quién le pega por atrás, Tatiana Caro asegura que era “robusto”.

Caro volvió a ratificar la frase que escuchó decir de loa agresores: “Quédate tranquilo que me lo voy a llevar como trofeo” (en referencia al joven). Fue en medio de la pelea que ella vio cuando le “pegaban patadas en la cabeza”.

La frase se la atribuye a uno de los Pertossi, aunque no aclaró si se trata de Ciro, Lucas o Luciano. Además, Tatiana recordó que Fernando estaba “parado” cuando lo atacaron, y que “le pegaron de atrás”. “Había chicos que decían, lo mataron, lo mataron” y relató que Fernando “tenía toda la cara golpeada”.

La declaración de la joven que le practicó RCP a Fernando Báez Sosa

Virginia Pérez Antonelli fue la testigo que le practicó maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) a Fernando tras el ataque que sufrió a la salida del boliche “Le Brique” aquel enero de 2020.

Frente al Tribunal, Pérez Antonelli contó que pidió ayuda a policías presentes en el lugar al ver a Fernando “sin respirar y sin conciencia”, por lo que les indicó los pasos a seguir para realizarle RCP. “Quedate conmigo, por favor”, fue la frase que le dijo la víctima fatal.

Virginia también refirió que sostuvo la cabeza de Fernando para evitarle lesiones en la columna mientras lo asistían en el suelo y describió que uno de los agresores era “una bestia físicamente" e indicó que "no paraban de pegarle ni un segundo”.

“Escuché muchos gritos de ´dale, dale´, que eran acompañados de golpes. En un primer momento no me di cuenta que había un chico tirado”, señaló ante la atenta mirada de los ocho imputados, Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz, y Luciano, Ciro y Lucas Pertossi.

Tras finalizar su testimonio, la joven se abrazó a los padres del joven asesinado, Graciela Sosa Osorio y Silvino Báez, quienes quedaron conmovidos por su declaración y le dijeron que van a estar agradecidos “toda la vida” con ella.

“Tengan fortaleza”: la carta de la mamá de Ángeles Rawson a los papás de Fernando Báez Sosa

Jimena Aduriz la madre de la adolescente de 16 años asesinada en 2013 por el portero del edificio en el que vivía en el barrio porteño de Palermo, publicó en las redes sociales una carta dirigida a los padres del joven golpeado hasta la muerte en Villa Gesell.

En la misma les pide que “tengan fortaleza” durante el proceso judicial, ya que es “una de las situaciones más crueles que puede vivir un ser humano”.

“Sólo le ruego a Dios que en este penar, Graciela y Silvino tengan la fortaleza para transitarla. Como tantos otros padres. Y como tantos otros que ni siquiera llegan a esta instancia o llegan y no tienen Justicia”, finaliza el texto.

DEJA TU COMENTARIO: