Martín Tetaz: "El modelo que propone Milei no funciona en ningún país del mundo"

El diputado de la Unión Cívica Radical habló del rol y los desafíos de su partido, analizó los cinco meses de gestión del Presidente y advirtió sobre las consecuencias económicas de este Gobierno. “Vamos a una combinación muy mala de una inflación muy alta y al mismo tiempo una recesión muy grande”, sentenció.

El triunfo de Javier Milei puso en revisión a todas las fuerzas políticas, entre ellas al radicalismo. Actualmente no solo se debate la identidad del partido, sino cómo actuar frente a la actual gestión, una pregunta que divide al espacio. “Al radicalismo no lo veo ni cercano al Gobierno ni tampoco cercano al kirchnerismo, hoy está en un no espacio”, afirmó el diputado radical Martín Tetaz.

En diálogo con C5N, el economista remarcó la necesidad de volver a enamorar al electorado radical y destacó que las diferencias que existen son más de formas que de fondo. Además, analizó los cinco meses de gestión de Javier Milei, que, a su entender, logró ganar las elecciones con "dos golazos comunicacionales" que representaron los términos "casta" y "dolarización". "Después era obvio que el Gobierno no iba a ser anticasta y era obvio que no iba a dolarizar", concluyó.

El legislador cuestionó además la falta de un plan económico consistente, puso el foco en las consecuencias que las medidas del Gobierno generan en la sociedad y advirtió: "Estamos teniendo una caída de la actividad económica similar a la de la pandemia".

Periodista: ¿Qué representa y qué es hoy el radicalismo?

Martín Tetaz: Es un partido republicano y liberal, así nació, como una reacción al Partido Conservador de entonces y me parece que con los nuevos tiempos, cada vez más, esa identidad se va a reforzar.

P: Dentro del mapa del radicalismo, ¿quiénes son los principales líderes?

MT: Tenés todos los gobernadores que son líderes naturales y que tienen fortaleza territorial, eso siempre es una construcción política muy importante. Tenés también la figura de Martín Lousteau en el Senado o la de Rodrigo de Loredo en Diputados que son figuras fuertes, o la de Carolina Losada o Danya Tavela en la provincia, hay muchas figuras potentes.

P: Las históricas banderas del radicalismo, ¿se ven plasmadas en la práctica?

MT: Las históricas sí, se está recuperando eso. Lo que pasa es que la disrupción del peronismo fue lo mismo que lo está haciendo Milei ahora. El peronismo ofreció una opción que tenía una derecha y una izquierda al mismo tiempo y forzó a que los otros espacios políticos también buscarán alguna solución. Fijate que el radicalismo tuvo muchos problemas de identidad, la ruptura del radicalismo en la Unión Cívica Radical Intransigente y del Pueblo tiene que ver con el quilombo que dejó Perón que nadie entendía dónde estábamos parados. Eso Milei también lo está poniendo patas para arriba y ahora se reconfiguran las identidades y hay un tiempo hasta encontrar ese espacio.

martin tetaz
Para Tetaz, Milei está poniendo

Para Tetaz, Milei está poniendo "patas para arriba" el tablero político tradicional.

P: ¿Qué rol tiene que tener el radicalismo con respecto al Gobierno?

MT: Una cosa es tu definición política, qué es lo que querés ser y qué querés representar, y otra cosa es cómo. La pregunta del cómo, la táctica, la estrategia para tratar de conseguir el apoyo electoral de la gente, de construir poder, ahí es donde nosotros tenemos más diferencias. Cuando vos te pones a pensar en cómo piensa un radical del aborto, de la educación pública, de un montón de cosas en general vamos a estar todos juntos, todos pensamos muy parecido, pero después en la estrategia es donde aparecen las diferencias más grandes. Entonces, ¿cómo hacer? ¿qué queremos nosotros? Queremos que al Gobierno le vaya bien. ¿En qué? En estabilizar, en construir el consenso macroeconómico que no pudo hacer Argentina y que hicieron Chile, Colombia, Perú, Paraguay, Uruguay, Brasil, todos resolvieron el problema de la inflación, todos resolvieron el problema de la estabilidad macro, después discuten. Nosotros no logramos construir eso. Esto es lo difícil, cómo hacemos para que el Gobierno logre construir esa base de estabilidad, pero al mismo tiempo marcar que nosotros no tenemos nada que ver con el proyecto político que quiere tirar abajo la educación pública, que quiere romper todo el Estado.

P: ¿Puede haber una alianza con el Gobierno cómo se plantea con el PRO?

MT: No, yo creo que el PRO está medio condenado a terminar en una boleta única con La Libertad Avanza. Están los dos condenados porque el PRO forma parte del Gobierno, tiene a una de sus principales líderes políticas en el Gabinete. Por otro lado, la elección que viene es una elección de medio término y si yo quiero que le vaya bien al Gobierno voy a buscar votar diputados de Milei, ¿por qué votaría un diputado de amigos de Milei? No tiene sentido que vote algo parecido, entonces va a estar medio forzado el PRO. Pero Milei también porque la elección más importante es la de la provincia de Buenos Aires, y ahí Milei salió tercero. Mientras estamos hablando la construcción cae al 40%, la industria al 20%, no es muy difícil imaginar cuál va a ser el resultado electoral de Milei en el Conurbano, es bastante obvio. No puede defender una elección de medio término saliendo tercero cómodo, tiene que ir a buscar una opción competitiva y es difícil imaginar que no esté Diego Santilli encabezando o alguna figura fuerte y conocida del PRO. Al radicalismo no lo veo en ninguno de esos dos espacios, ni cercano al Gobierno ni tampoco cercano al kirchnerismo, hoy está en un no espacio.

martin tetaz
Para Tetaz, el radicalismo

Para Tetaz, el radicalismo "primero tiene que dar el debate de la cuestión identitaria".

P: ¿El radicalismo debate cómo volver a enamorar al electorado?

MT: Es el debate central que estamos teniendo permanentemente. Primero tenés que dar el debate de la cuestión identitaria. Hasta ahora era relativamente fácil. Fijate que Cambiemos surge como la necesidad de darle a la Argentina una salida republicana y al mismo tiempo terminar con la hegemonía del kirchnerismo. Había una razón de ser, que además era muy parecida al origen del partido, o sea la idea de una posición republicana, bastante liberal, entonces el partido se identificaba bien ahí, pero ahora, al romper todo Milei, no hay nadie hegemónico, ni siquiera Milei. El Presidente tiene menos de un tercio del Congreso. No hay hegemonías. Y al no haber hegemonías tenés que debatir qué sos y nosotros estamos todavía en esa búsqueda. Una vez que logras definirte qué sos, qué representas después podés ir a buscar a la gente. Ahí tenemos otro problema, que es que el radicalismo es viejo en términos comunicacionales, con algunas individualidades que hacen una diferencia. Lo tenés a Rodrigo de Loredo o a Carolina Losada que son una bomba comunicacionalmente, pero el partido en sí tiene una estructura vieja que no responde a los tiempos modernos y que no tiene dinámica comunicacional.

P: A cinco meses de la asunción, ¿qué ves en Milei?

MT: Lo veo mucho más pragmático de lo que parecía y menos ideológico. Él se fue a dormir el día de la noche de la primera vuelta puteando a todos, él era distinto y todos eran una mierda, él era anti casta, pero se levantó al otro día antikirchnerista porque sabía que no ganaba si no sumaba un pedazo y eligió sumar al PRO. Y desde ahí empezó a sumar como un pacman, empezó a sumar peronistas uno atrás del otro. Metió al peronismo de Córdoba, de Salta, al peronismo tucumano. La forma en que está construyendo políticamente es una sorpresa positiva, me parece bien porque es lógico, no puede gobernar con 37 diputados. Llegó diciendo: ‘Me corto los brazos si subo un impuesto’ y lo primero que hace es subir el Impuesto PAIS porque si no le llenaban la cara de dedos, le sacaban todos los dólares y también sube el impuesto a las Ganancias. Finalmente termina siendo mucho más pragmático de lo que aparentemente era.

P: ¿Qué mirada tenés con respecto al ajuste, "la casta" y el impacto en la gente?

MT: Él tuvo dos golazos comunicacionales. Sintetizó la propuesta económica en una palabra, dolarización, con lo difícil que es comunicar en economía. Ahora si raspabas un poquito la palabra era un quilombo bárbaro, nadie sabía qué quería decir la dolarización, ni ellos, en el mismo equipo se peleaban. El mismo Milei si lo escuchabas a las tres de la tarde decía una cosa y a las cuatro y media decía una cosa distinta. Lo mismo hizo con la cuestión de la construcción política, con "la casta", ¿qué quiere decir "la casta"? Lo que está claro es que simbolizaba un hartazgo, la sociedad estaba cansada, podrida, el Estado no le resolvía los problemas que le tenía que resolver, entonces él interpretó muy bien eso, fue un gran intérprete de lo que estaba pasando en el momento y lo pudo comunicar con dos palabras. Después era obvio que el Gobierno no iba a ser anticasta y era obvio que no iba a dolarizar, pero eso es el teorema de Baglini, podés decir cualquier boludez en la campaña, después cuando te acercas a la oficina tenés que empezar a ser más racional y lógico y empezar a hacer. Al final del día no lo van a juzgar por eso. Cuando vayamos a la elección del año que viene a él le va a ir bien o mal si la gente está bien o mal, nadie le va a decir ‘vos me dijiste que en realidad ibas a dolarizar’. Si baja la inflación de acá a la elección del año que viene y la economía se reactiva, va a ganar.

P: ¿Te preocupa el modelo económico que lleva adelante?

MT: Absolutamente. Ni siquiera es un modelo económico, es una estrategia de transición para hacer un ajuste que se hace mal porque se hace sobre una presunción de cómo funciona de manera teórica la economía, que es muy incompleta, que le falta mucho. Un ejemplo: si vos querés seguir aumentando los precios de las cosas, y el platito y la cucharita que vale dos lucas mañana me lo quieren vender a cuatro, no van a haber pesos en la calle para que vos puedas vender. La gente no va a poder hacer todas las transacciones con los precios al doble. Pero eso te das cuenta cuando vos ponés el platito a cuatro, te cagaste de hambre porque no vendiste ningún platito y cerraste. Después alguno empieza a bajar, pasa un montón de tiempo, se funden comercios, se funde gente, eventualmente bajas la inflación, pero la bajas con una contracción de la actividad económica brutal: estamos teniendo una caída de la actividad económica similar a la de la pandemia. Todos los planes de estabilización exitosos del mundo tuvieron un mecanismo de coordinación de expectativa, ese mecanismo no está.

martin tetaz

"Al Gobierno le falta una preocupación por la micro", afirmó el legislador radical.

P: ¿Falta cierta sensibilidad?

MT: Lo que le falta al Gobierno, más que una preocupación por los números o por lo social, es una preocupación por la micro. Está muy preocupado por la macroeconomía, por el cierre del equilibrio fiscal, y no está preocupado por las reformas micro que necesita la economía, por cómo hacemos que la economía funcione mejor, por cómo le generamos entusiasmo para que la gente invierta y produzca en algunos sectores de la actividad. La decisión, por ejemplo, de cerrar completamente la obra pública, no va a surgir una ruta por obra y gracia del Espíritu Santo, esto no va a ocurrir. Eso no justifica que el mecanismo actual de gestión de la obra pública sea bueno, seguramente es malo, seguramente genera corrupción y un montón de cosas pero de ahí a ‘tiro todo’, eso no funciona en ningún lugar del mundo. La discusión en el mundo es entre los países que funcionan. A vos te puede gustar un modelo capitalista con más Estado tipo Suecia, Noruega, Dinamarca, con educación para todos, con salud para todos o te puede gustar uno tipo Australia, Irlanda, Nueva Zelanda, pero eso es lo que funciona. El modelo que está proponiendo Milei no funciona en ningún país del mundo.

P: Con este diagnóstico, ¿cuál es la proyección?

MT: Yo creo que vamos a una combinación muy mala, que es una combinación de una inflación todavía muy alta y al mismo tiempo una recesión muy grande, lo que combina lo peor de las últimas dos crisis. Vos en el 2021 tenías una crisis esencialmente de mucho desempleo, pero no tenías inflación y en la última crisis 2021/23 tenías mucha inflación pero no tenías desempleo. Ahora vas a ir a un punto donde vas a combinar mucho desempleo, sobre todo en sectores socioeconómicos bajos porque el efecto multiplicador de la caída de la construcción va a noquear a los sectores populares, entonces ahí vas a tener mucho desempleo, con inflación todavía alta. Ese escenario de estanflación es muy complejo, muy difícil.

P: Si pudieras hablar con el Presidente ¿qué le dirías?

MT: Le aconsejaría que haga políticas públicas basado en la evidencia, no basado en el manual de Rothbard, que es muy lindo para discutir en la universidad o para hacer una discusión de café, pero no es un manual adecuado para gobernar, no hay ningún país anarcocapitalista en el mundo. Un día le pregunté si había un país que le gustaba y me dijo Suiza, ¿pero vos sabés la regulación que tiene Suiza, por ejemplo, en el sistema de salud? Lo que hicieron con las prepagas no pasa en ningún país del mundo, menos en Suiza, es uno de los países donde la salud está más regulada. Me parece que el mejor consejo es que mire lo que funciona en el mundo y que elija, pero que elija entre lo que funciona. Querer ser lo que no funciona en ningún país del mundo es complicado.

DEJA TU COMENTARIO: