Una empresa japonesa venderá polvo lunar a la NASA por 5 mil dólares

La multinacional enviará una nave espacial al satélite para recolectar muestras y generar un intercambio con la Agencia Aeroespacial. Es el primer acuerdo de su tipo para la explotación de materiales lunares.

La empresa japonesa Ispace venderá polvo lunar a la NASA por 5 mil dólares. Una nave espacial llegará al satélite y extraerá muestras para poder expenderlas a la Agencia Aeroespacial. Es el primer acuerdo de su tipo para la explotación de materiales lunares y plantea el debate sobre quién es el dueño de los recursos espaciales.

“Si Ispace transfiere la propiedad de los recursos lunares a la Nasa de acuerdo con su plan, será el primer caso en el mundo de transacciones comerciales de recursos espaciales en la Luna por parte de un operador privado. Será un primer paso pionero hacia el establecimiento de la exploración espacial comercial por parte de operadores privados”, comentó Sanae Takaichi, ministra de Política Espacial de Japón para el diario Telegraph.



El objetivo de la empresa Ispace es extraer muestras de regolito, un polvo gris arenoso característico del satélite natural. A través de una nave espacial que está previsto para el próximo 22 de noviembre desde Cabo Cañaveral (Florida), a través de un cohete Falcon 9 de Space X.

image.png

Quién es dueño de los recursos espaciales

Durante los últimos 10 años, el tema de poder extraer y explorar diferentes recursos que ofrece el espacio se volvió una realidad. En 2021, Japón emitió una ley que autoriza a empresas locales extraer recursos espaciales y le otorgó a la compañía Ispace realizar actividades en la luna.

Algo muy parecido aprobó Estados Unidos en 2015 autorizando a empresas locales a la extracción. Pero todavía no hay una regulación internacional que controle a los países y compañías privadas sobre las actividades que se pueden realizar con los recursos del espacio.

“Tradicionalmente, el derecho espacial proviene de las Naciones Unidas, y eso le daría cierta legitimidad. Aunque se trate de un gran tratado internacional, sería útil un compromiso de colaboración entre países y actores comerciales”, comentó Christopher Newman, profesor de Derecho y Política Espacial de la Universidad de Northumbria para el diario Telegraph.

image.png

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: