Inundaciones en Brasil: ascienden a 137 los muertos y hay más de 2 millones damnificados

Defensa Civil emitió las cifras correspondientes a los rastrillajes de las primeras horas del sábado. El punto álgido del fenómeno se sitúa en Río Grande do Sul, estado fronterizo con Argentina y Uruguay.

Ya son 137 los muertos y más de 2 millones los damnificados debido a las fuertes inundaciones en Brasil. Este sábado Defensa Civil informó las cifras y mostró un aumento de 11 personas, frente a los 126 del día anterior. En tanto, se registraron más de 750 heridos y otras 141 personas siguen desaparecidas.

Las tormentas e inundaciones que azotan el estado más meridional del país sudamericano, en el que viven unos 10,9 millones de personas, también dejaron casi 340.000 evacuados.

La zona más afectada por el desastre natural es la de Río Grande do Sul, estado fronterizo con Argentina y Uruguay. La otra víctima vivía en el estado de Santa Catarina.

Caballo rescate Brasil 10-5-24.png

De acuerdo con el informe demográfico que presentó Defensa Civil, esta tormenta fue definida como "la mayor catástrofe climática de la historia" dado que alcanzó a 441 de los 497 municipios de Río Grande do Sul, afectando a casi 2 millones de personas.

Las precipitaciones intensas, vinculadas a la fuerte corriente de El Niño de este año, que se encontró con otros frentes climáticos, provocaron que varios ríos y lagos de la región alcanzaran sus niveles más altos y se desbordaran.

Los anegamientos en el centro de Porto Alegre, la capital del estado, y desplazaron a más de 300.000 personas de sus hogares. La lluvia comenzó nuevamente después de una pausa de un día que permitió que el nivel del cauce cayera por debajo de un récord de 5 metros.

El grupo de meteorólogía Met Sul consideró que las lluvias deberían persistir hasta el lunes, con un "alto riesgo de tormentas" durante el fin de semana. El volumen de lluvia superó los 400 milímetros en los primeros cinco días de mayo en Rio Grande do Sul, mucho más que el promedio de entre 140 y 180 milímetros para todo el mes, indicó el Instituto Meteorológico Nacional.

Lula da Silva advirtió que las inundaciones en Brasil son "un aviso para el mundo"

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se refirió al cambio climático y calificó a las graves inundaciones que afectan el sur del país como "una factura que le está pasando el planeta a la humanidad".

En un acto en el que anunció un paquete de inversiones en áreas de infraestructura y prevención de desastres naturales, que apuntan a "corregir décadas de ocupación desordenada de las ciudades de este país", el mandatario brasileño sostuvo que estos acontecimientos son "un aviso para el mundo", por lo que "tenemos que parar eso a tiempo".

El anuncio contempla una serie de proyectos por un valor total de 18.300 millones de reales, unos u$s3.560 millones, que serán ejecutados en 532 ciudades de todas las regiones del país.

Se trata de iniciativas que se encontraban en análisis antes del desastre de los últimos días, que dejó al menos 101 muertos y más de un centenar desaparecidas como consecuencia de las peores inundaciones sufridas por esa región en la historia.

El agua cubrió ciudades enteras, como Porto Alegre, capital del estado de Rio Grande do Sul, fronterizo con Argentina y Uruguay, declarado en estado de calamidad y donde 1,5 millones de personas de unos 400 municipios sufren la falta de agua y alimentos y serios problemas en el suministro de energía.

Según expertos, los eventos climáticos extremos se harán más frecuentes en Brasil

Inundaciones históricas, récord de incendios forestales, olas de calor sin precedentes y sequías son algunos de los eventos extremos que se multiplicarán y se harán más frecuentes en Brasil, advirtieron expertos.

El peor desastre climático de la historia de Rio Grande do Sul se cobró al menos un centenar de vidas y arrasó con la economía de ese estado agropecuario, el cual demorará meses e incluso años en recuperarse, según las autoridades, que hablan de la necesidad de "un plan Marshall" de asistencia.

Pero hubo otras tragedias que golpearon recientemente a Brasil. El año pasado fue escenario de 1.161 desastres naturales, más de tres por día en promedio. Ese es un récord desde que comenzaron los registros en 2011, según el Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales (Cemaden).

La propia geografía brasileña explica en parte esa vulnerabilidad, con regiones que se inundan en el sur y otras que sufren reiterados períodos de sequía, como la semiárida del este. También incide el fenómeno natural de El Niño.

Pero debido al progresivo calentamiento del planeta, los acontecimientos extremos o raros "son cada vez más frecuentes y más extremos, y es de esperar que eso continúe", indicó José Marengo, coordinador de investigación del Cemaden.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: