Amaba tanto el básquet que jugó hasta el día que sabía que podía ser detenido

José Luis Suárez desapareció el 9 de junio de 1977 cuando iba a disputar un partido en La Plata. "Poneme en la planilla que de alguna manera llego", le escribió a su entrenador, pero nunca llegó. La historia del "Flaco" que había llegado desde San Cayetano y la dictadura consideraba peligroso.

"Flaco, poneme en la planilla que de alguna manera llego".

José Luis Suárez amaba tanto el básquet que, pese a que sabía que lo estaban buscando, le escribió una carta a su entrenador, pocas horas antes del momento de su desaparición, el jueves 9 de junio de 1977. Omar Parrachini, coach del equipo del pueblo donde seguía jugando, lo contó años después. “Nunca llegó y nunca más supimos de él”, relató.



Suárez tenía 24 años cuando se lo llevó un grupo de tareas. Era de San Cayetano, pueblo ubicado en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, a 585 kilómetros de nuestra capital, pero estudiaba Educación Física en La Plata. Vivía en un departamento en la calle 35 con tres compañeros con quienes militaba. Tenía ideas, era comprometido, pero nada más. Pero, para la dictadura, era peligroso y se lo llevaron. Justo cuando iba a un partido de básquet que no quería perderse por nada del mundo.

José Luis Suárez 1

Hasta su llegada a La Plata, jugó al básquet en el club Independiente de su pueblo. Hizo todas las divisiones (mini, cadetes, juveniles y Primera) y hasta fue campeón de la Asociación Necochense, a los 18 años. Fue en diciembre de 1970, cuando se impuso en el torneo oficial de la liga y la Copa “Bodas de Oro Ecos Diarios” de manera invicta. También representó al seleccionado de su pueblo.

El amor por el básquet lo contó su sobrina Paula Zubillaga, cuando le dio al periodista e investigador Gustavo Veiga –autor del libro Deporte, Desaparecidos y Dictadura que, en su última edición, precisó que fueron 220 los atletas que nunca más volvieron- una carta que Suárez le mandó a su coach. "Yo empiezo las clases el 10 de abril así que si ustedes aceptan jugar el cuadrangular voy a poder estar, pero no sé si lo consideran conveniente. Estaba pensando sacarme el yeso unos 4 o 5 días antes de los 20 estipulados por el doctor para poder practicar algo. Hace una semana que estoy en cama y la pata no se deshincha y por eso no me enyesan". Eso escribió el 17 de marzo de 1972 cuando ya estudiaba en La Plata. Amaba jugar.

José Luis Suárez 2

Por eso aquel 9 de junio de 1977 no dudó en intentar llegar hasta Olavarría, donde tenía un partido por un torneo regional. El grupo de tareas ya lo sabía y, antes que saliera, se lo llevó, desde el departamento que ocupaba en la calle 35, entre 121 y 122, en La Plata, junto a tres compañeros quienes también desaparecieron. Según el testimonio brindado ante la Conadep en 1984 por Francisco Ferrer, el Flaco –como le decían- habría estado detenido–desaparecido en la Comisaría 5ta de La Plata – hoy es Espacio para la Memoria – y además en el centro clandestino de detención La Cacha.

Suárez tenía proyectado regresar a su pueblo, luego de recibirse, justamente donde hoy el Polideportivo de San Cayetano lleva su nombre. Quería hacer docencia, dar clases, formar personas. No pudo hacerlo. En aquellos últimos días, sabía que lo seguían porque en uno de sus tantos viajes desde La Plata para jugar al básquet lo fueron a buscar a González Chávez –ciudad cercana a San Cayetano–, pero él nunca apareció en el colectivo que trasladaba al plantel. Sus compañeros y el técnico Parrachini se preocuparon pero lo encontraron después en el club Independiente. Había cambiado de ruta, les contó. Esa fue la última vez que lo vieron. La próxima vez se lo llevaron. Y ya nunca más apareció. Como tantos otros…

¡Nunca más!

DEJA TU COMENTARIO: