Cómo es el ritual japonés de la limpieza que hacen las personas que están más felices

Según el monje budista Shoukei Matsumoto, este procedimiento de limpieza que tanto triunfa en Japón, es un camino hacia la paz mental porque ayuda a vivir de manera más consciente.

No es la primera vez que, en cuestiones relacionadas con el bienestar emocional y la búsqueda de la paz mental, pongamos el foco en Oriente para inspirarnos. Y es que la cultura nipona es famosa en todo el mundo porque, con la realización de pequeños rituales muy fáciles de ejecutar, logran ser más felices cada día y te contamos cómo llevarlos a cabo.

Y es que, por si no lo sabías, para los japoneses la búsqueda de la felicidad va de la mano de la paz mental, a las cuales, a su vez, siempre llegan a través de técnicas vinculadas con el orden y la limpieza de la casa. Porque te sonará Marie Kondo, ¿verdad?

Existe un monje budista, llamado Shoukei Matsumoto, que promueve la práctica de un ritual ancestral japonés conocido como Soji, un método de limpieza que no solo transforma el hogar, sino que también tiene el poder de purgar los pensamientos y ofrecer una sensación de serenidad y satisfacción en todas las áreas de tu vida. Básicamente, consiste en una rutina de limpieza de 15 minutos y, según Matsumoto, te ayuda a macerar un gran día, cada día.

mujer limpiando

De qué se trata el ritual japonés de Soji

El método Soji es mucho más que una sencilla rutina de limpieza, es una filosofía de vida que se enfoca en la búsqueda de la felicidad a través del espacio que nos rodea. Básicamente, lo que se consigue con este procedimiento ancestral de limpieza japonés es sentirte en bienestar contigo mismo y con tu contexto a pesar del estrés y las preocupaciones que nos acompañan en el día a día. Tal como manifiesta Shoukei Matsumoto en su libro 'Soji', esta rutina diaria de limpieza es un viaje hacia la armonía interior y exterior que fusiona la paz mental con el orden y la limpieza.

Y es que para los japoneses la paz mental y la felicidad interiores son el reflejo de un entorno externo ordenado y limpio. Según Matsumoto, el Soji es un método que transciende la limpieza física rutinaria para transformarse en una herramienta de transformación espiritual. En palabras de Matsumoto "es esencial para alimentar el alma, incluso más que la meditación, ya que nos ayuda a dejar atrás lo superficial, a eliminar lo que oscurece nuestro presente y a cultivar una mente clara y enfocada hacia el futuro". El soji nos recuerda la importancia de mantener una profunda conexión con nuestro alrededor y ver la vida con actitud optimista y que el acto de limpiar, aunque sean solo 15 minutos, signifiquen un canal de meditación para lograrlo.

Shoukei Matsumoto

Cómo hacer el Soji en tu vida diaria

Según Matsumoto, el Soji te ayuda a vivir de una forma más consciente y satisfactoria ya que viene a demostrarnos que en la simplicidad y en el orden de las cosas existe la posibilidad de encontrar la clave para disfrutar de una vida más auténtica y pacífica. Para incorporar este rutina de limpieza poniendo en práctica el Soji, debes hacer lo siguiente:

  • Empezá limpiando cosas pequeñas: No te agotes tratando de limpiar todo a la vez, es mejor empezar por una zona más chica del hogar, transformarla en parte de tu rutina diaria y así, poco a poco, ir en aumento.
  • Siempre con intención: Es esencial que, cada vez que limpies, lo hagas desde una plena conciencia. Para ello, concéntrate en cada uno de tus acciones al limpiar y en cada una de tus respiraciones. Sentí la conexión con tu cuerpo, tu mente y el espacio que estás limpiando.
  • Celebra el progreso: Con este punto, el escritor se refiere a que dejemos de ver la limpieza como una obligación o una tarea cansadora, nos anima a a que cambiemos nuestra óptica y nos concentremos en los aspectos positivos. La idea es festejar nuestro progreso y encontrar felicidad en el cuidado de nuestro entorno.
  • Crea un ritual: Para practicar el Soji, lo ideal es que cada una de nosotras nos creemos nuestro propio ritual personal. Por ejemplo, puedes prender una vela, poner incienso o solo hacer una serie de respiraciones conscientes antes de iniciar la limpieza. Encontrá el ritual que mejor funcione para ti y ponlo en práctica.
  • Ponte un horario: Aunque con el ritmo que llevamos sea complejo disponer siempre de la misma hora, por lo menos intenta definir una franja horaria para practicar esta técnica, te ayudará a mantener una rutina diaria. Recordá que solo 15 minutos serán más que suficientes.
DEJA TU COMENTARIO: