Un nuevo satélite de la NASA buscará observar cómo se escapa el calor de los polos

Este instrumento se empleará para llevar a cabo mediciones en el infrarrojo lejano en las regiones del Ártico y la Antártida, con el fin de mejorar las proyecciones relacionadas con el calentamiento global.

Un satélite de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), de dimensiones reducidas y diseñado para realizar mediciones detalladas sobre la pérdida de calor, fue lanzado hacia el espacio desde Nueva Zelanda, con la misión de estudiar las regiones polares de la Tierra.

"Esta nueva información, hasta ahora inédita, nos permitirá comprender mejor los fenómenos que ocurren en los polos y su impacto en el clima", comentó en una conferencia de prensa a mediados de mayo Karen St. Germain, responsable de investigaciones científicas relacionadas con la Tierra en la NASA.

Cómo es el nuevo satélite de la NASA que observa el calor de los polos

Tierra NASA

La misión denominada PREFIRE tiene como objetivo mejorar las previsiones de los científicos sobre el cambio climático. El satélite, del tamaño de una caja de zapatos, fue lanzado por un cohete Electron de la empresa Rocket Lab desde Mahia, en el norte de Nueva Zelanda.

A través de PREFIRE, la NASA busca comprender cómo factores como las nubes, la humedad y la transformación de una superficie congelada en líquido afectan la pérdida de calor en la Tierra.

Hasta ahora, los modelos utilizados para prever el calentamiento global se basaban únicamente en teorías, careciendo de observaciones reales en este aspecto.

Este satélite se une a más de veinte misiones de la NASA dedicadas a la observación de la Tierra, ya en órbita.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: