Secta de Villa Crespo: Plácido Domingo hizo una presentación en Comodoro Py a través de un abogado

El tenor español solicitó en la Justicia federal un certificado para demostrar que no esta imputado en la causa, luego de los rumores que lo vinculan a la Escuela de Yoga.

El tenor español Plácido Domingo, quien quedó en el centro de la polémica por un supuesto vínculo con la llamada "secta del horror" de Villa Crespo, se presentó este viernes en los tribunales de Comodoro Py a través de un abogado para obtener un certificado y demostrar que no está imputado en la causa. Finalmente lo recibió.

Plácido Domingo fue señalado como cliente de los servicios sexuales ofrecidos por la Escuela de Yoga de Buenos Aires, una secta con más de 30 años de historia. En la serie de escuchas ordenadas por el juez Ariel Lijo, quien esta a cargo de la investigación, se escucha a un hombre hablar que se trataría del tenor. Si bien no está imputado hasta el momento, este nuevo pedido por parte de su abogado, busca frenar con los rumores que lo vinculan a la secta para no perder prestigio en su carrera, en medio de una serie de recitales que bridará este mes.



En la causa hay 19 imputados por los delitos de asociación ilícita destinada a cometer delitos de trata de personas con fines de explotación sexual. De todos los imputados, a 14 se les dictó el procesamiento con prisión preventiva; a cinco sin esa figura procesal con “cauciones reales de 300.000 y 500.000 pesos; y en el caso del médico Jorge Alberto Novas, de la Clínica CMI Abasto, se dictó la falta de mérito para procesarlo o sobreseerlo” y se ordenó su inmediata libertad.

EXCLUSIVO: así ALLANARON la SECTA del HORROR

Los procesados son Juan Percowicz, Marcela Alejandra Sorkin, María Susana Barneix, Ruth Viviana London, Susana Mendelievich, Mariano Krawczky, Mario Alberto Leonardo, Gustavo Aníbal Rena, Carlos Walter Barragán, Georgina Ivonne Hirschfeld, Marcela Argüello, María del Carmen Giorgi, Daniel Eloy Aguilar, Alicia Arata, Silvia Alicia Herrero, Luis Romero, Horacio Vesce, Daniel Gustavo Trepat Fryd, y Federico David Sisrro.

Durante la investigación se verificó que la organización contaba, al menos, con tres ámbitos de captación y despersonalización de nuevos miembros: la “Clínica CMI Abasto”, la empresa de coaching “BA Group” y las clases impartidas en el Café de la sede central.

La organización se dedicaba a captar personas mediante engaños o en situaciones de vulnerabilidad, tanto por ser menores de edad como por sus graves problemas de adicciones, de salud, diferentes tipos de violencia y situaciones de crisis. En este contexto, los alumnos eran utilizados como instrumentos y se empleaban sus capacidades y recursos para obtener resultados económicos. Además, la organización poseía con una estructura económica y financiera propia que se utilizaba para el lavado de activos y el despojo de bienes de los alumnos, según la resolución del juez.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: