Rosario: murió la bailarina baleada tras estar dos meses internada

Virginia Ferreyra, profesora de danzas de 32 años que había quedado en medio de un tiroteo en el que también falleció su madre, perdió la vida en la madrugada del sábado.

Por el crimen de su madre hay dos personas imputadas con prisión preventiva que ahora serán sometidas a una nueva audiencia para recalificar la acusación legal por doble homicidio.



La profesora de danzas murió en la madrugada del sábado, pasadas las 3.30, en el hospital de Emergencias de Rosario luego de dos meses de internación, a causa de las graves heridas que sufrió la tarde del 23 de julio en una parada de colectivos de Isola y Maestros Santafesinos, en el sur de esta ciudad santafesina.

El 10 de septiembre, un hombre de 45 años identificado como Fernando David Cortez, de 45 años, y su hijo Lautaro, de 19, fueron imputados con prisión preventiva por dos años como presuntos autores de la balacera que causó las dos muertes. También fueron acusados de portación y tenencia ilegítima de arma de fuego y encubrimiento

Según la investigación, los acusados, junto a otras tres personas aún no identificadas en la causa, se movían aquella tarde en un Peugeot 308 color negro y al llegar al complejo de edificios de Isola y Maestros Santafesinos cuatro de ellos descendieron y dispararon contra la Torre 11.

Embed

Para el fiscal Patricio Saldutti, se trató de una acción que buscaba “causar temor en la zona y herir o matar a cualquier persona ajena a los conflictos” entre dos bandas criminales enfrentadas.

“El ataque no estaba dirigido a quienes resultaron víctimas”, afirmó Saldutti, para quien los atacantes “habrían recibido un pago de dinero para cometer este hecho y otros más que también se mencionan, cuyas investigaciones están abiertas, sobre otros homicidios en la zona”.

Como resultado del ataque murió la docente jubilada Claudia Deldebbio y resultó gravemente herida su hija Virginia, quienes esperaban el colectivo en esa esquina.

Detrás del ataque, según los indicios de la pesquisa, estaría un hombre llamado René Ungaro, miembro de una familia con larga trayectoria en el mundo criminal de Rosario, que cumple condena por el asesinato en 2010 del entonces jefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys, Roberto “Pimpi” Camino.

La Fiscalía avanza en la línea investigativa para demostrar que quien pagó el ataque fue “El Brujo” Ungaro, que además de cumplir condena por el homicidio de Camino el año pasado fue sentenciado a 7 años de cárcel como líder de una violenta asociación ilícita que opera en el mercado ilícito de la venta de drogas al menudeo en tres barrios del sur de Rosario.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) santafesino informó que en los próximos días se realizará una nueva audiencia para recalificar la imputación legal a padre e hijo, al producirse la muerte de Ferreyra.

ROSARIO: UNA MUJER MURIÓ y SU HIJA ESTÁ GRAVE

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: