Doble crimen en Vicente López: un familiar complicó más a Martín Del Río

Su suegro lo reconoció "por su forma de caminar" cuando los fiscales le exhibieron las grabaciones del presunto parricida llegando a la casa de sus padres el día del hecho.

La situación de Martin Del Río, el detenido como presunto autor del doble homicidio de sus padres en la localidad bonaerense de Vicente López, está cada vez más complicada luego que su suegro lo reconociera como la persona que se ve llegar y retirarse de la escena del hecho.

Miguel Sánchez fue el último en dar testimonio. “No dudó en afirmar que, por su manera de caminar, se trataba de su yerno Martín Del Río”, aseguró uno de los investigadores judiciales a Télam y precisó que el hombre lo identificó cuando los fiscales le exhibieron las grabaciones del sospechoso al que llaman el “caminante encapuchado” que quedó filmado llegando el día del hecho a la casona de Vicente López a las 17.33 y saliendo a las 18.30.



El testimonio del hombre que vive en General Villegas y se dedica a la actividad rural, era importante porque es el dueño del departamento de la calle Virrey Arredondo 2465 del barrio porteño de Colegiales que él habitaba esporádicamente cuando venía a Capital Federal y que le prestaba a su yerno para que usara de oficina.

El departamento es clave para los fiscales porque Del Río quedó filmado llegando en su camioneta Mercedes Benz a las 20.02 del día del crimen y permanecer 50 minutos.

Sánchez es el tercer testigo que ya reconoció por su modo de caminar “zigzagueante, con pasos cortos y levantando las rodillas”, a Del Río como el sospechoso de los videos que cubierto con buzo con capucha, barbijo y gorra, caminó ida y vuelta unas 30 cuadras entre Núñez y Vicente López, para llegar y salir del sitio del doble asesinato.

Ante lo habían identificado ante los fiscales su hermano, Diego Del Río, y la agente inmobiliaria con la que mantenía una relación extramatrimonial.

Doble crimen en Vicente López: la ampliación de indagatoria de la empleada

Por su parte, la ampliación de la indagatoria de María Ninfa “Nina” Acosta, la empleada de las víctimas, que estaba prevista para esta mañana, quedó suspendida a pedido de su propia defensa.

Es que el abogado de la imputada, Hugo López Carribero, presentó ayer un escrito para desechar aquel pedido que había formulado cuando su clienta aún estaba detenida por el caso.

“Nina”, quien trabajó 12 años en la casa del matrimonio asesinado, estuvo detenida casi 13 días como sospechosa de haber “entregado” el hecho, entre otras cosas por las sospechas que sobre ella plantó el ahora detenido Del Río ante los investigadores, aunque cuando la causa apuntó hacia el hijo menor de las víctimas, el juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa, ordenó su liberación.

DEJA TU COMENTARIO: