Ley Bases: las ausencias que garantizaron las facultades delegadas para Javier Milei

Los santacruceños Carambia y Gadano se levantaron luego de rechazar la ley en general. Con el apoyo de Pablo Blanco, que durante el día de la sesión adelantó que acompañaría a pesar de que había prometido no hacerlo durante el debate en comisión, el Gobierno logró aprobar el título que tenía más difícil.

En una sesión maratónica, el Senado aprobó en general la Ley Bases. Con 36 votos a favor y 36 en contra y el desempate de Victoria Villarruel, finalmente el Gobierno logró la foto tan esperada. Fue en medio de un griterío, ya que la presidenta del Senado decidió hacer un discurso antes de desempatar, refiriéndose a lo sucedido en las inmediaciones del Congreso. Desde Unión por la Patria le recriminaban que no puede discutir ni opinar sobre el asunto deliberado, según establece el reglamento.

Durante el transcurso de la tarde se generaron dudas respecto de si efectivamente sería ese escenario final, ya que los santacruceños José María Carambia y Natalia Gadano (protagonistas indiscutidos de la jornada), que el día anterior a la sesión anunciaron que no darían quórum –y no lo hicieron- tampoco bajaron al recinto durante casi todo el debate.

Tras el anuncio de los cambios en el RIGI realizado por el oficialista Bartolomé Abdala, los senadores australes se sentaron en sus bancas y estuvieron presentes durante los cierres de los bloques. Si Carambia y Gadano no bajaban, el poroteo daba 36 a favor del oficialismo y 34 para el rechazo –con UxP y Martín Lousteau-.

Tanto Carambia como Gadano estuvieron en la votación en general. Sin embargo, se levantaron inmediatamente después de rechazar la ley. Esto fue lo que acordaron con José Rolandi, que desde uno de los palcos del Senado se mostraba sonriente tras la negociación. Con sus ausencias, las facultades delegadas que corrían peligro, fueron aprobadas a partir de generarse un nuevo empate que votó afirmativamente Victoria Villarruel.

Por su parte, Pablo Blanco, también fue fundamental para el triunfo del oficialismo en cuanto a la delegación de facultades. El fueguino había anunciado durante el debate en comisiones que no votaría las facultades delegadas, ya que no lo había hecho en gobiernos anteriores. No obstante, a partir del anuncio de los cambios que planteó La Libertad Avanza, que en gran medida era lo que pedía el senador radical, Blanco aceptó, incómodo, votar favorablemente el título I.

Cuáles son los cambios que aceptó el oficialismo

En el comienzo de la sesión, el miembro informante del proyecto, Bartolomé Abdala anunció una serie de modificaciones de último momento producto de las negociaciones con la oposición dialoguista, que seguía metiendo presión para la votación en particular a pesar de haber acompañado el dictamen.

Uno de los puntos más sensibles en el articulado eran las privatizaciones. Parte de la discusión que trababa la votación en particular era la privatización de Aerolíneas Argentinas, el Correo y RTA (Radio y Televisión Argentina). Finalmente, La Libertad Avanza cedió y acordaron quitarlas del proyecto.

Lo mismo sucedió con la eliminación de la moratoria previsional. El título XIII fue eliminado del texto que habían firmado en el dictamen hace casi dos semanas. De esta manera, la creación de la "Prestación de Retiro Proporcional" propuesta por Diputados también quedaría descartada. Si la Cámara Baja sostiene esta modificación, seguirá existiendo moratoria para los jubilados.

Además, se aceptó agregar la prohibición de disolver organismos vinculados a la cultura, incorporar a la comisión nacional de energía atómica como organismo excluido de la facultad de intervenir y reanudar las obras públicas con ejecución del 80% o con financiamiento internacional que fueron paralizadas.

Más tarde, se agregaron cambios en el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI). Se propuso acotar el régimen al sector agroforestal, minería, energía y tecnología. De esta manera, el resto de los sectores quedarían excluidos. Además, propusieron en los cambios que los proyectos deberán detallar su plan de desarrollo de proveedores locales, a los cuales deberán asignar al menos el 20% de la inversión destinada a proveedores "siempre y cuando la oferta de proveedores locales se encuentre disponible y en condiciones de mercado en cuanto a precio y calidad". El porcentaje mínimo deberá mantenerse tanto en la etapa de construcción como en la de operación.

Qué senadores votaron a favor y quiénes en contra

A favor

Frente PRO: Carmen Rivero, Martín Goerling, Alfredo De Ángeli, Luis Juez, Victoria Huala, Guadalupe Tagliaferri.

UCR: Marina Juri, Flavio Fama, Carolina Losada, Daniel Kroneberg, Rodolfo Suárez, Stella Maris Olalla, Gabiela Valenzuela, Eduardo Vischi, Víctor Zimmermann, Pablo Blanco, Eduardo Galaretto, Maximiliano Abad.

La Libertad Avanza: Ivanna Arrascaeta, Ezequiel Atauche, Vilma Bedia, Bruno Olivera, Juan Carlos Pagatto, Francisco Paotroni, Bartolomé Abdala.

Unidad Federal: Carlos Espínola, Edgardo Kueider, Alejandra Vigo.

Por la Justicia Social: Beatriz Ávila.

Frente Renovador de la Concordia Social: Carlos Arce, Sonia Decu.

Cambio Federal: Andrea Cristina, Juan Carlos Romero, Edith Terenzi.

Comunidad Neuquén: Lucila Crexell.

Juntos Somos Río Negro: Mónica Silva.

En contra

Unión Ciudadana: Eduardo “Wado” De Pedro, Martín Doñate, Anabel Fernández Sagasti, Celeste Gimenez Navarro, Sergio Leavy, Carlos Linares, Cristina López, Carolina Moisés, Fernando Salino, Juliana Di Tullio, Eugenia Duré, Silvina García Larraburu, Nora Del Valle Giménez, Alicia Kirchner, Oscar Parrilli, Silvia Sapag.

Frente Nacional y Popular: Guillermo Andrada, Lucía Corpacci, Daniel Bensusán, Juan Manzur, Florencia López, Sandra Mendoza, José Mayans, Gerardo Montenegro, Marcelo Lewandowski, María Teresa González, José Neder, Mariano Recalde, María Pilatti Vergara, Antonio Rodas, Fernando Rejal, Claudia Zamora, Sergio Uñac.

Alianza por Santa Cruz: José Carambia, Natalia Gadano.

UCR: Martín Lousteau

DEJA TU COMENTARIO: